Ir a Temas de Portada
Menú
Ind. Contrasentidos
Volver a inicio
Contralinea.com.mx
Murales en ruinas
Por Fabiola Nieto / Nancy Flores
Sitios sugeridos
Sitio de la Universidad Nacional Autónoma de México
Instituto de Investigaciones Estéticas (UNAM)
Sitio de la Secretaría de Educación Pública
Centro Nacional de Conservación y Registro del Patrimonio Artístico Mueble
Sociedad de Autores de las Artes Plásticas
Octavio López, Horacio Aguilar, Alfonso Gómez y Juan Pablo Guerrero
Foto: Fabiola Nieto
Mural Secundaria No. 4
Los murales realizados en escuelas públicas por Roberto Montenegro, Carlos Mérida y Dr. Atl están abandonados. Muchos han desaparecido y otros están en riesgo. La indiferencia de la SEP contribuye al deterioro.

Martillazos que provocan el desprendimiento de material pictórico irrecuperable, nueve o diez capas de pintura encima, esgrafiaduras, salitre, humedad, manchas de comida, mutilación por golpes, entre otros, son los daños comunes que enfrentan las obras de la época del oro de muralismo mexicano albergadas en distintas escuelas primarias y secundarias del Distrito Federal.

Mientras el deterioro continúa, las autoridades de la Secretaría de Educación Pública (SEP) remiten a investigadores, restauradores y reporteros a las oficinas que darán respuesta a las peticiones para estudiar, conservar y corroborar el estado como se encuentra este patrimonio cultural.

"Entre 1925 y 1950 la SEP ha destruido más de 150 murales y descuidado un número similar", señalaba en una carta dirigida al entonces secretario de Educación Pública, Miguel Limón Rojas, la doctora Ida Rodríguez Prampolini, del Instituto de Investigaciones Estéticas (IIE) de la UNAM en 1999.

Al respecto, Walter Boesterly, director del Centro Nacional de Conservación y Registro del Patrimonio Artístico Mueble (CNCRPAM), señaló que en ese tiempo no se tenía suficiente información de los trabajos hechos a partir de 1994, cuando se inició el Programa de Restauración en Escuelas de Educación Básica en el DF, pues "se han rescatado, mantenido y conservado varias pinturas en diferentes inmuebles de la SEP, pero no existía un censo".

Muchos murales fueron destruidos o desaparecidos, a pesar de que la Ley Federal sobre Monumentos y Zonas Arqueológicos, Artísticos e Históricos; en su artículo segundo señala que "es de utilidad pública la investigación, protección, conservación, restauración y recuperación de los monumentos… artísticos … La Secretaría de Educación Pública… realizará campañas permanentes para fomentar el conocimiento y respeto a los monumentos… artísticos".

Pese a esta ley, la SEP atenta contra el patrimonio cultural. Un ejemplo: en el descanso de la escalera principal de la escuela Carlos A. Carrillo se encontraba un gran tablero del pintor Roberto Reyes Pérez, El problema de la lucha de clases y el gobierno mexicano. En su lugar hay paredes color durazno, que en voz del propio supervisor de la zona escolar, Cristóbal Ernesto Rosa de la Cruz, cada año cambian de color.

Mural en escuela Belisario Dominguez


Foto: Fabiola Nieto
(Acercamiento)

Existe la posibilidad de que estos murales permanezcan ocultos tras las capas de pintura, señala Guillermina Guadarrama, investigadora del Centro Nacional de Investigación, Documentación e Información de Artes Plásticas (Cenidiap). La incomodidad que provoca esta temática al gobierno puede ser la causa de la desatención, comenta.

Por su parte, Boesterly afirma que "los criterios de intervención no se rigen por cuestiones ideológicas… Una cosa es la postura que pudo tener un artista y otra es tratar de salvaguardar el acervo que tiene México".

Pero en el pasado estos criterios sí intervinieron para borrarlos. Eliseo Mijangos, jefe del Taller de Pintura Mural del CNCRPAM, dice que "los pintores fueron muy críticos y eso les valió que se destruyera su obra".

Es necesaria la presión para el rescate
A pesar del conocimiento por parte del Estado de la situación en que se encuentran los murales de la escuela Carlos A. Carrillo, "la SEP no ha dado el permiso para ingresar. Nosotros hemos insistido en entrar para hacer calas, pero ha sido muy difícil", indica Eliseo Mijangos.

Y, contrario a lo que dictamina la legislación en la materia, los investigadores tampoco tienen acceso inmediato a las obras que albergan las escuelas. La restauración de algunas obras, incluso, no obedece a iniciativas de la SEP, como es el caso del mural que se encuentra en la biblioteca de la escuela primaria Benito Juárez, que hasta hace dos años permanecía en el olvido. Raúl Escobar, coordinador de la biblioteca, cuenta que fue gracias a los "periodicazos" que la SEP aceptó restaurar la obra plástica de Roberto Montenegro Aladino y la lámpara maravillosa.


En la escuela Licenciado Miguel Serrano, Joel Arturo Lemus Miramón, director de la misma, comenta que "fue el propio Alfredo Zalce quien se comunicó con las autoridades de la secretaría para conocer el estado de tres murales que había realizado en escuelas públicas. Entonces se dieron a la tarea de buscarlos y así fue como supimos que la escuela tenía uno de ellos".

En este caso, "después de negociaciones y esfuerzos sensibilizadores, la SEP aceptó la propuesta del CNCRPAM para descubrir totalmente la pintura mural", apuntó Eliseo Mijangos en la revista Crónicas (no. 3-4)) del Instituto de Investigaciones Estéticas de la UNAM (IIE) en 1999.

El maestro Mijangos comenta que "se dan casos como ése, en que la misma SEP ha intervenido en contra de las obras ... Tuvimos que sacar estos murales después de ocho o nueve capas de pintura que tenían encima".

No hay cultura del respeto
En 1982 varias profesoras destruyeron a martillazos frescos en la escuela Domingo F. Sarmiento, según Renato González Mello, historiador de arte mexicano e investigador del IIE. Maestras y alumnos denunciaron el hecho durante una visita que realizó con técnicos del Centro de Conservación. Cada año, los directores envían oficios al INBA para que los murales existentes puedan restaurarse.

"En las escuelas primarias no se hace conservación de las pinturas murales. Ésta se haría a través del mantenimiento del inmueble, incluso ver que la gente pase sin tocar la pintura; sin embargo, la mayoría de los maestros no tiene la preparación para conservar el patrimonio… No hay una idea de lo que se tiene ni quiénes eran los autores o si son importantes para el acervo", explica Eliseo Mijangos.


Foto: Rafael Gaviria

Escuela Primaria Revolución

Obra Raúl Anguiano 1936


"A una semana de haber restaurado los murales en la escuela Emiliano Zapata ya había chicles, graffitis, papeles pegados. El encargo para los maestros era que y empezaran a sensibilizar a los alumnos, pero no se hizo", manifiesta Alejandro Morfín, subdirector del Centro Nacional de Conservación.
Para la licenciada Martha Tapia, directora de la Escuela de Conservación y Restauración, el descuido de los murales se entiende porque "nosotros no reconocemos el valor, como patrimonio cultural".

"Debemos crear una cultura de conservación preventiva. Eso implica a maestros, alumnos, personal de intendencia. Es una labor a largo plazo, es empezar a reeducar, esa es la clave para que todos podamos ser custodios, propietarios del patrimonio de nuestro país", señala Alejandro Morfín.

Y para conseguirlo "es necesario que se unan todas las instancias correspondientes para hacer un programa piloto que reeduque", dice Martha Tapia, "pero imagínate -continúa- si la SEP apenas puede formar académicos de mediana calidad, es muy difícil que fomente la cultura".

Por lo pronto, las obras de Alfredo Zalce, Roberto Reyes Pérez, Máximo Pacheco, Roberto Montenegro, Gabriel García Maroto, Carlos Mérida, Dr. Atl, Ramón Alva Guadarrama, entre otros, esperan "la conjunción de todas las voluntades, la posibilidad de conseguir los recursos y la muy buena disposición de las autoridades de la escuela para poder reorganizar las instalaciones", explica Walter Boesterly.

Mural Secundaria No. 4


Foto: Fabiola Nieto
(Acercamiento)

 

Murales visitados

Primarias

Vasco de Quiroga y Lorenza Rosales: más de 20 murales de Jorge Enciso destruidos (col. Morelos).
Mtra. Juana Palacios: pervive una de 12 obras de Ramón Alva Guadarrama (col. Prohogar).
Dr. Belisario Domínguez: obra de Carlos Mérida tapada por otros frescos que también presentan problemas de humedad, mutilaciones, graffitis (col. Guerrero).
Estado de Michoacán: mural de Pablo O'Higgins ubicado en el Auditorio, daños generales por salitre y una zona por incendio (col. Michoacana).
Domingo F. Sarmiento: más de siete obras de Máximo Pacheco extintas (col. Aeronáutica Militar).
Francisco Giner de los Ríos: la única obra mural del español Gabriel García Maroto en México registra desprendimientos causados por humedad (col. Obrera).
Carlos A. Carrillo: murales posiblemente ocultos detrás de varias capas de pintura (col. Portales).
Melchor Ocampo: murales desaparecidos (col. Concepción).
Héroes de Churubusco: deterioro de las obras por escurrimientos y desprendimientos parciales (col. Concepción).
Chiapas: escuela desaparecida con los frescos de Jesús Romero Galván (col. Álamos).
Benito Juárez: obra de Roberto Montenegro restaurada por el CNCRPAM (col. Roma Sur).
Miguel Serrano: mural de Alfredo Zalce recuperado en 1998 (col. Centro).
Emiliano Zapata: mural de Pablo O'Higgins, restaurado (col. Industrial).
Centro escolar revolución: murales con gotas de pintura y raspados. Obras de Raul Anguiano. (col. Centro).

Secundarias

No. 4: las obras registran desprendimientos y han sido cubiertas en partes por graffitis (col. Sta. Ma. la Ribera).
No. 2: construida originalmente en Ribera de San Cosme no. 2, su infraestructura fue derribada con todo y los murales de Alfredo Zalce (hoy Fresno no. 45, col. Sta Ma. la Ribera).
Anexa a la Normal Superior: única institución que promueve una cultura de respeto al mural de Federico Silva. Dañado por la humedad, Éste presente desprendimientos parciales (col. Sta Ma. la Ribera).

contrasentidos@contralinea.com.mx


Menú
Ind. Contrasentidos
Volver a inicio
Contralinea.com.mx