Opciones

La Sedena forma paramilitares

Historia de un capitán desaparecido

Digna Ochoa, recibe acoso de Inteligencia Militar

Filtra el narco a la Inteligencia militar

Enfrentan generales, juicio por genocidas

Análisis de la estrategia militar

Las FARP y la seguridad Nacional

 

El manual de los topos de la Sedena
José Réyez

El alto mando del Ejército mexicano aplica un manual de inteligencia militar para el combate a la guerrilla y los grupos subversivos en México con equipo sofisticado, espías, infiltrados…Todo para mantener el ‘orden interno’.

Militar de la SEDENA
SEDENA

Para la Secretaría de la Defensa Nacional no existe información que no registre su archivo de seguridad nacional, actualizado por zonas militares, especialmente en las regiones donde operan grupos guerrilleros, organizaciones radicales, partidos políticos, sindicatos, agrupaciones campesinas y estudiantiles, congregaciones religiosas y residentes extranjeros.

Responsable de elaborar las directrices de control informativo y de contrainformación para el combate a la guerrilla y los grupos subversivos en México, la Sección Segunda de la Sedena enriquece día con día su banco de datos -incluidos los que suministra la red de infiltrados en las distintas organizaciones-- para mantener el control militar de las zonas conflictivas.

Personal castrense especializado en manejo de información, mantiene al tanto de lo que ocurre en cada rincón de país a comandantes de regiones, de Zonas Militares, guarniciones, unidades y sectores. Los responsables de recolectarla y centralizarla son los Comandantes de Armas, Subsectores, Bases de Operaciones y Partidas Tácticas. Todo con el objetivo de “prevenir y reprimir actividades que alteren el orden interior”.

Inteligencia en acción
Inteligencia en acción

Son los topos de la Sedena que dan cuerpo al Manual de Inteligencia Militar para el Combate a los Transgresores, los que clasifican, ordenan y establecen lineamientos de información que van desde la que maneja la propia secretaría (para hacer planes y órdenes), información de combate (que obtiene en operaciones militares), hasta información de orden interno.

Grupos subversivos como el EZLN, el Ejercito Popular Revolucionario (EPR), el Ejército Revolucionario del Pueblo Insurgente (ERPI), las Fuerzas Armadas Revolucionarias del Pueblo, el Comité Clandestino Revolucionario del Pueblo y el Ejército Villista Revolucionario del Pueblo, entre otros, son monitoreados, vigilados, infiltrados y perseguidos hasta lograr su extinción, en aras de mantener el ‘órden interno’.

El orden interno
La información de orden interno, “se obtiene todo el tiempo sobre transgresores actuales y probables, su situación, composición, organización, actividades y movimientos, su disciplina, moral e ideologías, armamento y equipo, así como el ambiente económico, político y social de la jurisdicción militar donde actúan”.

Su objetivo es “reducir la incertidumbre que existe en relación con los transgresores y su terreno, que condicionan la misión del comandante y permite a este formular y supervisar la contrainformación para ocultar actividades propias y contrarrestar las acciones de los transgresores”.

El Manual especifica que el ciclo de información interior comprende cuatro fases, cuyo factor determinante es la misión o directiva impuesta al comandante por el mando superior y son: Búsqueda; recolección y centralización; valuación e interpretación, y difusión.

Tanque mexicano
Foto: Sergio Dorantes

La búsqueda de información sobre los guerrilleros se realiza a través de agencias militares y civiles. Las primeras, representadas por los “escalones superiores de la comandancia militar y comandancias adyacentes”, y las segundas, “por los tres niveles de gobierno, empresas privadas, organizaciones sindicales, obreras y campesinas”.

Como personal de información se incluye a los agentes especiales de las Comandancias de Región y Zonas Militares, así como los servicios especiales de información, que no requieren contacto directo con los ‘transgresores’, y que son el servicio de transmisiones (espionaje), sanidad y materiales de guerra.
Otras fuentes de información del alto mando del Ejército mexicano, son los interrogatorios a guerrilleros capturados; documentos y materiales decomisados.

La búsqueda
Un documento interno de los Estados Mayores y Grupos de Comando, denominado “Plan de búsqueda de información”, establece los elementos esenciales de información, así como las órdenes y peticiones resultantes y su elaboración se inicia “tan pronto se contemplen acciones de los transgresores”.


Formato para fichar
Clic para agrandar

Respecto al método de recolección de información, el Manual detalla que después de realizar un examen inicial, la información se recopila de manera que sea fácil su localización y estudio.

“En primer término, se anota en la Carta de situación y de ahí al Diario de información, posteriormente a la Hoja de trabajo para la síntesis y finalmente a los Documentos de antecedentes biográficos. Así, se controlará la información recibida y se estará en aptitud de evaluarla, interpretarla y posteriormente difundirla”.

Llama la atención el documento de antecedentes biográficos de personalidad y de grupo. Constituye las memorias que elabora inteligencia militar con base en la información obtenida sobre los ‘transgresores’, relativo a identificación, organización, equipo, actividades y personalidad de sus dirigentes.

Es una ficha de personalidad de cada dirigente, líder o persona que el Ejército considera relevante dentro de los ‘transgresores’, la cual es utilizada conjuntamente con las fichas de antecedentes biográficos de grupo, a fin de “comprobar cambios y movimientos en los mandos o puestos clave de los ‘transgresores’.

La ficha de antecedentes biográficos de grupo, organización o núcleo de ‘transgresores’, contiene ubicación, fuerza, composición, armamento, equipo, material, fecha en que se obtuvo la información y la agencia y órgano o fuente, según el caso, que la proporcionó.

El documento, compuesto de dos partes y 59 cuartillas (información y contrainformación), y once anexos, instruye a los comandantes y sus auxiliares avaluar, analizar e interpretar la información con valor militar, la cual ya fue procesada por la agencia y el órgano que la recibió, para proceder a su difusión.

La difusión
La difusión de información de orden interno con valor militar para ser explotada adecuadamente, se transmite en forma inmediata (informes de operaciones contra ‘transgresores’), diaria o periódicamente (información que no requiere ser explotada de inmediato), a través de contacto personal, juntas o conferencias, telegrama o radiograma, síntesis de información, estimación de información, análisis de área y fichas de antecedentes biográficos.

Eperristas muertos en combate
Eperristas muertos en combate

El contacto personal es el medio idóneo para transmitir información en forma directa, por teléfono o radio-teléfono; las conferencias permiten intercambiar datos y sirven para unificar criterios y hacer ajustes; el telegrama o radiograma, incluyen solo un extracto de lo que después se amplia en una síntesis, la cual describe antecedentes, hechos y conclusiones del comandante militar.

Finalmente, la estimación de la información, es un documento mediante el cual se difunde información, en forma interna, al personal del Estado Mayor o Grupo de Comando, que auxilia al Comandante, particularmente por lo que se refiere a la situación y posibilidades de ataque y movilización de los ‘transgresores’.

Otro documento, denominado “análisis de área”, se emplea para difundir información amplia y detallada sobre el terreno donde actúan los ‘transgresores’, incluyendo aspectos como sociología, psicología y religión.

Por último, las fichas de antecedentes biográficos, son empleados para difundir información al Escalón Superior, sobre la personalidad de los guerrilleros líderes y sus actividades.

La contrainformación
Elemento básico para determinar la táctica y la estrategia en una guerra o guerra de guerrillas, la contrainformación figura como un componente indispensable en las operaciones del Ejército en su lucha de combate a los guerrilleros y grupos subversivos del campo y la ciudad.

Por supuesto, reconoce el Manual, la información valiosa de carácter militar, reviste para los guerrilleros la misma importancia que para su contraparte, y considera que también trabajan para obtener información sobre las acciones militares en su contra.

Por ello, la aplicación del método de contrainformación, contiene medidas de seguridad militar, como la conservación del secreto, a fin de evitar que los guerrilleros se hagan de información valiosa.

Las medidas de seguridad militar en materia de contra-información, relativas a la conservación del secreto son: La disciplina del secreto, clasificación de documentos y la seguridad de las transmisiones.

La disciplina del secreto se materializa en la discreción, la seguridad en manejo y elaboración de documentos clasificados y, en caso de que un elemento sea capturado por el enemigo, el establecimiento de seña y contraseña.

Aquí juega un papel importante la estructura centralizada y vertical del número de elementos que manejan información clasificada y solo la parte de información que necesita para desarrollar su misión.

La seña y contraseña es una medida que se aplica todo el tiempo en las jurisdicciones militares a nivel de Zona o Guarnición, y permite descubrir a sospechosos que pretendan introducirse en instalaciones militares y garantiza el secreto sobre las actividades que se desarrollan en ellas.

La clasificación
Inteligencia militar clasifica, asimismo, como documentos secretos (planes y órdenes de operaciones militares; datos que comprometen a altos mandos castrenses, procedimientos criptográficos en vigor); confidenciales (que en manos de la guerrilla `pone en peligro acciones en su contra) y restringidos (exclusivos de las fuerzas armadas).

Las medidas de contra-información para garantizar la seguridad de las transmisiones son: Criptográficas -impiden descubrir textos cifrados o codificados, claves y equipo--; operativas -para impedir que los ‘transgresores’ obtengan información de la corriente de tráfico de mensajes; y materiales -de protección de aparatos, documentos e instalaciones.

Los medios más comunes que comprometen la seguridad de las transmisiones son la intercepción de la radio-comunicación vía circuitos telefónicos y telegráficos, directa o inductivamente; intercepción de señales ópticas de lámparas, banderolas, paneles y pirotecnia, así como la captura de estafetas o agentes portadores de mensajes, códigos o claves.

Plan de búsqueda de información

En esta columna se anotan los Elementos Esenciales de Información dictados por el Comandante, así como los que le hayan sido propuestos por el E.M. o Gpo. Cdo., según el caso, y que los hubiere aprobado.

Se anotarán los indicios en relación a el o los E.E.I. señalados. Serán resultado del trabajo analítico que desarrolló el comandante y sus auxiliares sobre las manifestaciones o síntomas que presentan o pueden presentar los transgresores para la realización de determinada actividad.

En esta columna se establecen las peticiones y ordenes de búsqueda que tiendan a dar contestación a los E.E.I. generalmente podrá obtenerse la información requerida, pero cuando esto no sea posible y el E.E.I. no sea contestado a satisfacción, volverán a establecerse las peticiones y ordenes que sean necesarias.

Se anotan las agencias y órganos de búsqueda disponibles al comandante dentro de su jurisdicción militar, incluyendo a la SDN y que por sus posibilidades puedan proporcionar la información que se requiere.

Una vez señaladas con una “X” las agencias u órganos que estén en aptitud de proporcionar un informe, se seleccionará aquella que pueda cumplir la petición u orden con el mayor éxito.

Al hacer esta selección se tendrá especial cuidado de balancear la distribución de peticiones y órdenes, con el objeto de no cargar a las agencias y órganos de excesivo trabajo que redunde en perjuicio del tiempo en que se deban recibir los informes.

Se anotará fecha, hora y lugar a donde debe ser remitida la información obtenida, debe tenerse presente que si una información interesa directamente a determinada unidad o dependencia, diferente al E. M. o Grupo Cdo., que elabora el plan, en esta columna se destina a ella, con el objeto de que la información no sufra retardos y pueda ser aprovechada oportunamente por la unidad o dependencia interesada, sin detrimento de que posteriormente se registre por el organismo que elabora el plan.

Se harán todas aquellas anotaciones que aclaren o complementen las columnas anteriores, así como las que permitan llevar un control de las peticiones y órdenes de búsqueda que han sido satisfechas y de las que están pendientes.

La información de inteligencia militar

Sistema de posisionamiento global
Sistema de posisionamiento global

Los elementos esenciales de la información que registra la inteligencia castrense comprende la relativa a ciudades y pueblos, territorio, situación socioeconómica, política y religiosa, específicamente en los sectores agrario, obrero y estudiantil.

La información abarca la ubicación exacta de pueblos, ciudades, rancherías, congregaciones, colonias y vías de acceso; grupos sociales que predominan en cada lugar; principales instalaciones industriales, de servicio y gubernamentales.

Terreno que pisan los ’transgresores’, al que define como “caminos de primer, segundo y tercer orden, veredas, senderos, elevaciones, grutas, cuevas, ríos, canales, arroyos, vados y facilidades de navegación”.

En las costas, sitios que faciliten el arribo por mar de ‘transgresores’. Y por aire, aeropuertos, helipuertos, aeródromos, pistas de aterrizaje y terrenos susceptibles como zonas de operaciones clandestinas de aeronaves.

Indicadores económicos, desocupados por jurisdicción militar, “que en un momento dado puedan crear problemas internos, influenciados por agitadores”, nivel salarial, fuentes de trabajo, costo de la vida, emigración hacia otras jurisdicciones o fuera del país.

Nombres de funcionarios públicos ineptos que puedan crear problemas económicos y de personas u organizaciones que originen originar agitación política entre la población.

Los partidos políticos y sus actividades, sus tendencias y áreas y sectores de influencia, membresía, sitios de concentración, principales dirigentes, relaciones internas y con los demás partidos, si cuentan con agitadores profesionales.

Tecnología de inteligencia militar
Tecnología de inteligencia militar

Los problemas del campo que afecten la seguridad y tranquilidad de los núcleos campesinos, número de éstos por jurisdicción militar, organizaciones a las que pertenecen, y sí hay agitadores profesionales dentro del sector.
Sindicatos, líderes y sus tendencias políticas, problemas obrero-patronales y motivos de agitación obrera.

En la academia, actividades, número y nombres del personal directivo, docente y estudiantil de las diferentes instituciones existentes en cada jurisdicción militar, especialmente las de nivel superior.

Nombres de maestros y alumnos líderes con tendencias extremistas y número de simpatizantes. Si hay disturbios dentro o fuera de los planteles y las causas, justas o aparentes, para atraer adeptos.

Religiosos con marcada influencia sobre la población, áreas de influencia, propaganda que difunden y a quienes se dirige; problemas entre diferentes religiones o sectas y sus causas.

Organizaciones civiles por jurisdicción militar, especialmente clubes deportivos de tiro y caza, y sus dirigentes, de quienes se registra si han participado en conflictos de carácter político y las causas.

El manual refiere que frecuentemente son extranjeros los que se dedican profesionalmente a actividades subversivas, por lo que plantea saber sus nombres, situación migratoria, actividades, trabajo, domicilio, lugares que frecuentan, religión, organización civil a la que pertenecen, relaciones con otros extranjeros residentes y con la población en general.

Cómo opera la maquinaria militar
Ana Lilia Pérez

En su afán porque no se reactive la guerrilla en México, los servicios de inteligencia del Ejército han sofisticado sus métodos de espionaje.

Desde Baja California hasta Yucatán, en las 12 regiones militares sargentos, subtenientes y tenientes dan su “parte del día” a los tres comandantes que hay en cada zona; los comandantes de zona remiten el informe al comandante de región y éste a la Sección Segunda del Estado Mayor de la Secretaría de la Defensa Nacional para su “limpia” final.

En la Sección Segunda del Estado Mayor se registra, clasifica y se ficha a los identificados plenamente como miembros de grupos subversivos, y no sólo a ellos, sino a todos aquellos considerados como inconformes por hechos tan simples como el de asistir a marchas y mítines y gritar consignas: estudiantes, maestros, dirigentes sociales, defensores de derechos humanos.

Carlos Humberto Toledo
Carlos Humberto Toledo

Los servicios de inteligencia del Ejército se han perfeccionado de tal manera, que cuentan con un registro y ubicación exacta de cada uno de los integrantes de los distintos grupos subversivos, y éstos lo saben, de allí que hayan disminuido de manera significativa su aparición y acciones, evalúa Carlos Humberto Toledo, asesor jurídico del Colegio Militar y de la Escuela Superior de Guerra.

Para no perder de vista la mínima acción de grupos como el EPR, el ERPI y las FARP, las 24 horas del día el Ejército mantiene fuertes dispositivos en los estados del centro y sur del país, en donde se reconoce su presencia, y cada año envía a algunos de sus elementos --generalmente con el grado de subtenientes y tenientes-- a tomar cursos antiguerrilla en países de Centroamérica, América Latina e Israel.

Como parte de su estrategia de contrainsurgencia, el Ejército federal apuesta al desgaste de los grupos armados, para quienes la acción más simple, desde la distribución de propaganda y hasta cualquier acto de presencia, representan un fuerte desgaste humano y de recursos, que se complica con el cerco militar que se ha creado a su alrededor en los últimos años.

El Ejército Zapatista de Liberación Nacional es caso aparte, el gobierno la llama “la guerrilla buena”, y aunque en Chiapas continúan en operación las distintas fuerzas castrenses, se registra una “convivencia tolerada”.

La reciente acción del EZLN de hacer pública la autonomía de un 20 por ciento del territorio total de Chiapas, ha hecho que el movimiento recobre la fuerza que parecía perdida; para los militares es una afrenta.

Toledo, experto en seguridad nacional, asegura que los zapatistas no volverán a las acciones armadas, porque la dirigencia “en sus cálculos de la estimación de la situación, dirían los estrategas, han establecido parámetros, saben y entienden la forma de responder del presidente”.

Sobre el EPR y sus distintas escisiones, señala que el Ejército impedirá su crecimiento, los mantiene bajo la lupa obligándolos a un repliegue: “aunque indudablemente seguirán tirando petardos, pintando mantas y haciendo actos de presencia poco significativos”.

Para debilitar a la guerrilla también se recurre al desprestigio social, agrega Toledo:

“Si no hay reconocimiento popular y el apoyo mismo del pueblo, la guerrilla no puede subsistir, y máxime porque aquí en México no hay nexos de la guerrilla con el narco, ni tampoco hay narcoterrorismo”.

En éste devenir social, el secretario de la Defensa Nacional es el encargado de informar a Vicente Fox todos y cada uno de los movimientos de dirigentes y miembros de grupos guerrilleros. El gobierno apuesta al desgaste y la deposición de las armas, mientras la Segunda Sección del Estado Mayor perfecciona sus métodos para detectar cualquier brote de descontento social.

 

Subir
Subir

Si tienes más información que compartir con nosotros sobre este tema o quieres darnos tu opiniones o sugerencias:

Nombre:
E-mail

Comentarios: