El imperio
de la droga
Por Jorge Torres

La industria del narcotráfico obtiene 400 mil millones de dólares al año, lo que la convierte en el verdadero imperio del siglo XXI.

Las ganancias de las grandes bandas internacionales del narcotráfico –incluidas las mexicanas–, ocupadas también en negocios ilícitos como el tráfico de armas, de vehículos, de personas y de blancas, suman, según las estimaciones más conservadoras, 800 mil millones de dólares al año, lo que representa 15 por ciento del comercio mundial. Esta cifra convierte a la industria del crimen organizado en un verdadero imperio capaz de desestabilizar a la economía más sólida del planeta.

El dato es parte de los resultados de una investigación del magistrado francés Jean De Maillard, que se tradujo en un informe sobre la criminalidad financiera internacional, editado en Francia y reeditado recientemente en forma de atlas en España.

Tan sólo las actividades de comercio y tráfico de drogas le permiten a los narcotraficantes ganancias de entre 400 mil y 500 mil millones de dólares anuales, algo así como 8 por ciento del comercio mundial, concluye De Maillard en La criminalidad financiera, del narcotráfico al blanqueo de capitales.


El tráfico de armas y sus ganancias millonarias

A esta cifra debe añadirse la que obtienen las organizaciones criminales por las ganancias en otras actividades, ya que por lo regular también controlan otros negocios ilegales. "Podemos decir, sin miedo a equivocarnos, que la cifra de negocios a escala mundial del dinero proveniente de actividades ilícitas de las distintas organizaciones criminales, el producto criminal bruto, no es inferior a 800 mil millones de dólares", asegura en su libro el experto en delincuencia organizada Jean De Maillar.

Hablar de números exactos sobre la economía criminal es prácticamente imposible. "Lo único que podemos hacer en este campo es aventurar algunas estimaciones", advierte el autor. "Todos los métodos que poseemos para evaluar el impacto económico del mercado de la droga se conocen de una forma indirecta."

En 1990, el Grupo de Acción Financiera contra el Lavado de Dinero (GAFI) hizo los primeros cálculos del flujo financiero del narcotráfico: 122 mil millones de dólares, pero sólo se refería a Estados Unidos y Europa. En el informe de hace más de una década, GAFI decía: "No sería extraño que el total del valor añadido de todas las ventas a todos los niveles alcance los 300 mil millones de dólares".

A la fecha, la cifra más conservadora que se acepta internacionalmente sobre las ganancias del narcotráfico es la que proporcionó la ONU hace casi seis años de 400 mil millones de dólares. Sin embargo, hay cálculos de la propia Oficina para el Control Internacional de las Drogas de la ONU que hablan de 500 mil millones de dólares anuales.

"Estamos ante un fenómeno económico y ante unas industrias bien estructuradas cuya organización es parecida a la economía lícita. Los mercados ilegales tienen mucho en común con el resto de las industrias legales. Existen compradores y vendedores, mayoristas y minoristas, intermediarios y distribuidores.

Tienen una estructura de precios, balances, ganancias. Los individuos que están metidos en estas actividades ilícitas están motivados por los mismos factores que los que se atribuyen a los hombres de negocios lícitos, buscando e invirtiendo la mayor parte de sus ganancias", explicaba cinco años atrás Pino Arlachi, entonces director de la Oficina para el Control de la Droga y la Prevención del Crimen de la ONU.

Para comprender el entramado del proceso de flujo de recursos ilícitos y el blanqueo de capitales de las bandas del narcotráfico, hay que partir de la base de que las organizaciones criminales cuentan con empresas completamente legales como fachada.

"Cuando un cártel de la droga invierte en una compañía de aviación para exportar sus productos hacia los países consumidores, es necesario que esta compañía funcione como una auténtica compañía aérea", dice Jean De Maillard en su investigación.

Por lo general estas empresas no son del todo ficticias e incluso son rentables, lo que genera dinero lícito que se mezcla con el que proviene de las actividades criminales. "Según los jueces italianos, la mitad de las ganancias de la mafia provienen de actividades en apariencia lícitas", apunta el autor en su informe.

La magnitud del problema que representa el poder del crimen organizado quizá lo ejemplifique el caso de la mafia rusa, que de acuerdo con la Policía Internacional (Interpol) controla 40 por ciento del producto interno bruto de la economía de su país.

Las ganancias del crimen
La investigación de De Maillard revela que de los 400 mil millones de dólares –que es la cifra conservadora que se tiene de las ganancias del narcotráfico–, 180 mil millones se destinan a pagar a los traficantes y a los profesionales de la sociedad legal que colaboran con las organizaciones criminales y 120 mil millones se revierten directamente a las grandes bandas criminales, siendo susceptibles de blanqueo en la economía legal.

A las ganancias minoritarias corresponden 100 mil millones de dólares, mientras que la cantidad que se inyecta directamente en el tráfico y el consumo de droga es también de 100 mil millones de dólares.

Uno por ciento, 4 mil millones, es para productores; 15 por ciento, 60 mil millones, es la ganancia que obtienen los abogados, los financieros, la industria química y el transporte; 60 mil millones de dólares se quedan en lo que el autor llama la organización criminal de zonas de producción y 76 mil millones en la organización criminal de zonas de consumo. La pérdida que se registra es de alrededor de 10 por ciento, unos 40 mil millones de dólares, producto de las incautaciones.

La mitad de estas ganancias la consumen los revendedores, que están en la parte baja de la pirámide, puntualiza en su informe Jean De Maillard, ya que al ser incapaces de acumular los beneficios de su venta, utilizan una gran parte para su propio consumo.


Sólo el 10% del tráfico total de drogas es incautado en el mundo

Dos son los grupos que se aprovechan de las ganancias del tráfico: las mafias de los países consumidores, especialmente en los países desarrollados, y los intermediarios legales que aportan una ayuda indirecta a los traficantes, abogados, consejeros financieros, banqueros, empresas proveedoras de productos químicos y medios logísticos, políticos y administrativos corruptos." De estos dos grupos, sólo el primero necesita blanquear el dinero mediante recursos fraudulentos, ya que los intermediarios legales no tienen la necesidad de hacerlo.

Al sumar las cantidades de las ganancias de todas las escalas de las organizaciones criminales, se observa que el monto del dinero susceptible de ser blanqueado en el mundo es de 320 mil millones de dólares, como mínimo, precisa De Maillard.

Paraísos fiscales
Pero para el blanqueo de capitales se requiere forzosamente la estructura financiera que permita la conversión de dinero lícito en dinero "limpio".
Este proceso supone tres etapas. La de prelavado, que consiste en introducir dinero líquido en la maquinaria económica y financiera; la de lavado, que es el mecanismo que encubre el origen de los fondos, y la de reciclado, la serie de operaciones que permiten mover en el esquema financiero las cantidades blanqueadas.


Paraisos fiscales

Clic para agrandar

Para llevar a cabo este proceso se ha de contar con un sistema financiero y bancario dispuesto a reciclar el dinero de las organizaciones criminales. Sistema que desde los años setenta se ha mostrado dispuesto y complaciente por medio de los paraísos fiscales regados en todo el mundo.

Jean De Maillard ubicó en su investigación 65 paraísos fiscales, incluido El Vaticano. Tres en el Pacífico Sur; cuatro en Centroamérica; dos en América del Sur; 16 en el Caribe; 16 en Europa; seis en los países árabes; dos en África y dos en el Atlántico; tres en el Índico; cinco en Asia, y seis en el Pacífico Norte.

Los paraísos fiscales, establece el autor, han presentado un desarrollo espectacular a partir de los años setenta, primero como un medio que facilitaba el funcionamiento de los euromercados y el reciclaje de los petrodólares y después, con mucha rapidez, para almacenar el dinero proveniente del narcotráfico.

"Estos puertos francos financieros se formaron en la periferia de los países industrializados de América del Norte, de Europa y de Asia. Aproximadamente la mitad de ellos bajo bandera británica. Casi todos los países de Europa tienen el suyo propio, a veces dentro de su territorio nacional".

Las principales organizaciones criminales en el entorno internacional están divididas en 11 grandes grupos: las italianas, las yakuzas japonesas, las triadas asiáticas, la mafia rusa, la mafia turca, la cosa nostra en Estados Unidos, los jamaiquinos, los colombianos y los cárteles mexicanos.

Estos grupos utilizan cada año los sistemas financieros internacionales, reconocidos como paraísos fiscales, para lavar las ganancias que les reditúa una industria de alrededor de 800 mil millones de dólares.


Clic para agrandar

Sin embargo, los gobiernos han hecho poco para contrarrestar la enorme influencia del crimen organizado, dado el poder económico de estas organizaciones: "Frente a este desafío que amenaza su legitimidad, los responsables políticos y económicos se callan.

Algunas declaraciones solemnes sobre el inquietante poder de las organizaciones criminales supranacionales, algunas convenciones internacionales sobre el blanqueo de dinero negro, sobre el tráfico de drogas o sobre la corrupción, firmadas con bombo y platillo, se olvidan rápidamente o se aplican suavemente.

Algunas reuniones de expertos o de ministros son la única política que se tiene contra el crimen organizado, y sirven de coartada a una pasividad general", concluye resignado Jean De Maillard en su investigación sobre blanqueo de capitales.

El caso México

• En la lucha contra el lavado de dinero, desde hace dos años, México sólo ha cumplido 12 de las 28 recomendaciones emitidas por el Grupo de Acción Financiera contra el Lavado de Dinero (GAFI)

• Según informes de inteligencia financiera internacionales, el lavado de dinero maneja recursos equivalentes a una cifra entre el 2 y el 5 por ciento del Producto Interno Bruto global

• México ocupa el 14 lugar en el mundo en lavado de dinero

• Se blanquean en México 26 mil millones de dólares al año en el sistema financiero

• La firma Mancera, Ernest & Young, mediante su departamento de inteligencia financiera, criticó a finales de mayo las medidas que toma México para combatir el lavado y demandó aclarar las reglas del juego en materia de lavado de dinero

• Un mes después, como respuesta, la Procuraduría General de la República filtró a la prensa que la entidad promovía reformas a la ley sobre lavado de dinero.


Opiniones o sugerencias sobre esta sección:

Nombre:
E-mail

Comentarios:


Abrir contralinea.com.mx
Menú
Indice de Portada
Volver a inicio
Contralinea.com.mx
Sitios sugeridos
Arellano Félix Inc.
Fiscalización de las drogas- ONU
Capos mexicanos desplazan a colombianos en EU
México. el cinismo institucionalizado - Libro
El camino de la Coca
AL encabeza el consumo mundial de droga
Alarma en EU por el poder del narco mexicano