Contralínea  

Análisis psicografológico
López Obrador, Madrazo y Calderón

Erika Ramírez / Nancy Flores
La intolerancia es una debilidad que comparten los tres candidatos con mayores posibilidades de llegar a la presidencia de la República, según revela un estudio psicografológico que, además, descubre a Roberto Madrazo como quien más ambiciona del poder; en la escritura de Andrés Manuel López Obrador se revela un doble discurso, y la de Felipe Calderón lo muestra como timorato e influenciable

 

 

 


Publicidad

Aunque está ubicado en el tercer lugar de las preferencias electorales e incluso es repudiado por muchos de sus correligionarios, el candidato del Partido Revolucionario Institucional, Roberto Madrazo Pintado, es calificado como el político con menos debilidades si llega a ocupar la Presidencia de México, según un estudio psicografológico sobre la escritura y rasgos gráficos de los tres candidatos con mayores posibilidades de alcanzar la Presidencia de la República , elaborado por el psicólogo Víctor Piña Arreguín.

 

El análisis, practicado también a la escritura de los dos candidatos más fuertes para ocupar la Presidencia de la República, Andrés Manuel López Obrador y Felipe Calderón Hinojosa, advierte que de los tres candidatos analizados, Madrazo Pintado es quien ambiciona más el poder y que busca obtenerlo por cualquier método.

 

“El penacho de la letra ‘p’ revela la búsqueda del poder y Madrazo tiene el penacho más grande. Imagínense a los indios: él tiene más plumas. Es una persona muy enfocada al poder, pero piensa mucho las cosas antes de actuar, no actúa de primer impulso. Aunque va analizando las cosas, cuando pega es contundente”, señala en entrevista Piña Arreguín. Y es que cuando se trata de ganar elecciones Roberto Madrazo parece no tener límites. El 20 de noviembre de 1994 el priísta se agenció la gubernatura de Tabasco en medio de acusaciones de fraude electoral. Tiempo después se comprobó que su campaña tuvo un costo mayor a los 70 millones de dólares, cifra que supera incluso el gasto hecho dos años después por el ex presidente de Estados Unidos, William Clinton.

 

Presuntuoso, y a pesar de la turbia manera en que arribó a la gubernatura tabasqueña, Madrazo suele decir que esa es la primera vez que derrotó a López Obrador en las “urnas” y que la segunda será la elección presidencial del próximo 6 de julio.

 

Con 15 años de experiencia en la elaboración de estudios psicografológicos, Víctor Piña dice que Madrazo “es el más enfocado a tener jerarquía. Si México fuera una empresa, él quisiera ser director general, no un gerente administrativo. En la trinchera que esté siempre va a buscar el poder”.

 

El experto en grafología apunta que, por el tipo de trazo, el priísta no es leal. “Tiene mayor ambición por el poder que los otros dos candidatos”, y agrega que en esta búsqueda del “poder por el poder” Andrés Manuel López Obrador ocupa el segundo lugar.

 

En el caso del candidato de la "Alianza por el bien de todos" el psicólogo especifica que, a diferencia de Madrazo, López Obrador “va orientado a obtener posiciones escalando, pero sin llevar un equipo muy sólido. Si alguien no sirve lo desecha y trae una pieza nueva”. La comparación del trazo de la “p” descubre que Felipe Calderón Hinojosa, calificado por sus detractores como un candidato gris, es quien menos aspira al cargo. Según concluye el estudio, el panista es inseguro y sólo mantiene su liderazgo en ambientes que le son favorables.

 

“Calderón sólo es líder en un ambiente armónico enfocado a las relaciones interpersonales; en ambientes tensos puede ser más duro. Reacciona de acuerdo con las circunstancias, si el ambiente es favorable se ve con mayor seguridad, pero si el ambiente es competitivo, si es más tenso, va a denotar mucha presión, mucho estrés. Eso se ve en sus rasgos faciales: su cara se extiende o se aprieta según las circunstancias, eso mismo se ve en la firma, en los rasgos gráficos”, detalla el experto.

 

Tolerancia cero

 

Piña Arreguín explica que la psicografología estudia la personalidad, el carácter y el temperamento de los rasgos gráficos de movimiento, forma, espacio, dirección, presión y relieve de la escritura manuscrita. Agrega que el grado de certeza de este tipo de análisis es del 95 por ciento.

 

“Es como un encefalograma: el tamaño, la forma, la dirección, la inclinación del escrito, nos muestran las características de personalidad, como capacidad intelectual, habilidades mentales, estilo de pensamiento, de trabajo, es decir, todos los aspectos conductuales de la persona para ver cómo se comporta en su vida cotidiana”.

 

El estudio, presentado en noviembre pasado en el IV Congreso Nacional de Psicografología, revela que los tres candidatos con mayor aceptación en el electorado, de acuerdo con las encuestas, comparten una debilidad: la intolerancia.

 

De acuerdo con Víctor Piña, aunque el priísta, el perredista y el panista son intolerantes, sus características conductuales son diferentes: “Madrazo proyecta tolerancia aunque no es tolerante, él es muy directo y asertivo para establecer sus puntos de vista hacia los demás. Felipe puede ser muy directo pero da bandazos, esto tiene que ver con la inteligencia emocional y el grado de inteligencia emocional de Felipe es bajo. López Obrador es el menos tolerante de los tres, pero es muy hábil para proyectar su personalidad ante los demás.”.

 

En términos de autoritarismo, a pesar de que la campaña televisiva financiada por el Partido Acción Nacional estigmatiza a López Obrador como un hombre autoritario, el examen advierte que Felipe Calderón es quien tiende a actuar de esta forma.

 

Andrés Manuel no es autoritario, afirma el especialista, pues en su escritura no se ve esta inconveniencia. “Él es hábil para la comunicación, las relaciones interpersonales. Más bien no le entra al problema, le da la vuelta, entonces no tiene posibilidades de ser autoritario: él se escabulle, se esconde y no se enfrenta al problema. En el caso de Felipe es opuesto, él a lo mejor mide el problema y se enfrenta, no obstante que no pueda salir en adecuadas condiciones del mismo”.

 

Víctor Piña añade que “si hay estrés, si hay presión, Felipe va a ser autoritario, muy duro, muy directo y ahí pierde la habilidad para sortear una situación negativa en el manejo de situaciones interpersonales. Si tiene conocimiento va a tomar decisiones confiables, pero si se encuentra un ambiente hostil, cambiante, no va a haber grado de certeza en su toma de decisiones, entonces va a haber ambivalencias de acuerdo con el grado de seguridad que él pudiese tener, a las circunstancias intrínsecas y extrínsecas de las dos formas”.

 

El psicólogo puntualiza que el autoritarismo de Felipe Calderón depende del ambiente. “Si ocurre el hecho de que alguien se va a Reforma con sus machetes puede haber una situación de toma de decisión muy rápida y en las decisiones rápidas puede haber falla o puede haber poca habilidad para garantizar una decisión confiable”.

 

Los candidatos

 

El estudio psicografológico, basado en el cotejo y la correlación de los rasgos gráficos de varios escritos libres que contienen nombre completo, firma y fecha, presenta un radar de competencias que posiciona a Roberto Madrazo con mayores posibilidades para conducir el país.

 

“El ejercicio se hizo como si el puesto de presidente fuera para una organización, como un proceso de selección de personal. Se analizaron las habilidades requeridas: visión de nación, planeación estratégica, habilidad para manejar la comunicación, las relaciones interpersonales. Se obtuvo un perfil de personalidad del puesto y después se correlacionó a cada candidato. Así, viendo las características de personalidad de cada uno, se obtuvo un radar de competencias”, dice Piña Arreguín.

 

De acuerdo con las muestras grafológicas analizadas, además de su ambición por el poder y su deslealtad, Madrazo se caracteriza por su capacidad intelectual promedio alto: es analítico, de pensamiento lógico, muy directo al establecer su punto de vista ante los demás. Aunque aparenta ser muy carismático, muy soñador y sensible, sus trazos gráficos apretados y angulosos lo desmienten, explica el especialista.

 

Añade que el liderazgo del priísta se enfoca al poder. En este tipo de trazos se observa su búsqueda de poder, de mando y de dirección. Juega con sarcasmo: él puede estar agrediendo a alguien y estar sonriendo o puede estar muy tenso pero siempre trata de conservar la calma, al menos en apariencia. Su trazo anguloso lo revela como un ingeniero estructurado y metódico.

 

Para Roberto Madrazo es difícil trabajar en equipo: “le cuesta mucho interactuar con el común de la gente. Con alguien inteligente puede integrarse muy bien, pero con alguien con inteligencia promedio o menos estructurado intelectualmente entra muy fácil en conflicto, por eso le cuesta trabajo estructurar equipos”.

 

De acuerdo con el radar de competencias, Andrés Manuel López Obrador se ubica en la segunda posición para ocupar el cargo presidencial. En su estilo conductual el perredista es un nervioso sanguíneo, es sensible, motivado, activo y constantemente está desarrollando diferentes tareas.

 

“Encontramos que en su estilo de pensamiento a veces toma mucho tiempo para actuar: la escritura es espaciada, apretada, y eso nos indica que toma su tiempo para pensar. Tenemos un trazo filiforme, muy delgado, muy pequeño, especialmente al final de la escritura, lo que nos muestra que es alguien que no se compromete con los demás, hace las cosas conforme con su propio punto de vista. Normalmente personas así no tienen amigos por mucho tiempo”, expone el experto en grafología.

 

El estudio revela a López Obrador como “una persona con doble discurso, que no se compromete con lo que dice. En las actividades que hace día con día puede generar mucha polémica dependiendo de las circunstancias”. Piña Arreguín explica que, de ganar las próximas elecciones, el candidato perredista “no es un peligro para México. Es una persona que se camufla, que simula, que no se muestra tal cual es, pero no es peligroso para el país”.

 

Agrega que de los tres candidatos, Andrés Manuel es el más sensible a los problemas sociales, pero sólo en una primera instancia, en apariencia, porque está como enmascarado y va a aparentar comprensión humana cuando tiende a ver primero intereses personales que los de nación.

 

Ubicado en la tercera posición según el radar de competencias, además de ser el más autoritario, Felipe Calderón también se descubre como el más timorato e influenciable: su estado anímico va a afectar la toma de decisiones de cualquier tipo. Ante un mismo estímulo puede reaccionar en forma muy variable o antagónica: ante un cartón periodístico puede ponerse muy contento o puede molestarse, es voluble, cambiante, es infantil. Su capacidad intelectual es promedio, su estilo de pensamiento es práctico, es una persona que lleva una metodología de trabajo en su día con día, es organizado.

 

“La escritura es redondeada, apretada y extendida, trazos angulosos con bucles, ese trazo habla de esos cambios constantes de tipo anímico. La escritura es desorganizada y el trazo es ascendente, es alguien que tiene empuje, deseos de logros, superación personal, puede desarrollar tareas de tipo administrativo, pero quizá en una visión de largo plazo, a futuro y a gran escala, tareas de día con día o bien dirigidas a otras personas pero sin mucha carga de estrés. La seguridad en sí mismo depende de las circunstancias”, afirma Víctor Piña.

 

Para Piña Arreguín los tres candidatos tienen fortalezas y debilidades y en todos se establece un plan de entrenamiento, de capacitación para ocupar la Presidencia de México. “Los tres son capaces de ser presidentes”, dice, aunque reconoce que el radar de competencias descubre a Madrazo, el candidato repudiado incluso en su propio partido, como el menos débil. “Desde el punto de vista intelectual y racional es el que tiene menos debilidades”.

 

Al preguntarle sobre el liderazgo de los tres candidatos, el especialista en grafología sonríe y dice que de los 102 millones de mexicanos que hay es lo que nos tocó, y reconoce que ninguno cubre las áreas de competencia al ciento por ciento, especialmente en la parte de inteligencia emocional, ahí tendrían que trabajar para poder desempeñarse mejor en la vida privada y pública.

 


Fox el empresario que no debió ser presidente

Víctor piña Arreguín, psicólogo y especialista en grafología, explica que aunque Vicente Fox es un hombre exitoso en el mundo empresarial no cubre el perfil para ocupar el cargo que actualmente desempeña: presidente de México.

 

“Las funciones del puesto, el perfil, son diferentes. No es lo mismo una multinacional que un país. Él no tiene las competencias del puesto, las habilidades de personalidad que se requieren para el cargo (visión de nación, planeación estratégica, habilidad para manejar la comunicación, las relaciones interpersonales)”, señala el experto en el análisis de muestras grafológicas.

 

Agrega que de acuerdo con su escritura, Vicente Fox es un hombre sanguíneo de temperamento, con capacidad intelectual promedio alto. Es analítico y muy influenciable. Es una persona muy sensible, emotiva y su toma de decisiones la hace con el estómago, cómo va sintiendo las cosas en el día con día. Si él se dedicara a la radio o a la televisión sería un 'hit', él podría hacer la parodia de sí mismo, es buen actor”.


 

Publicado: Mayo 1a quincena de 2006 | Año 4 | No.55



Tu opinión:

Tu nombre:
E-mail

Escribe tu mensaje aquí:

Publicidad

ÍNDICE Mayo 1a quincena 2006
Enviar a un amigo
Opina sobre este texto
Página de inicio


Publicidad

 

Humor
 

 

Avance Contralínea

 

Números atrasados

 

Publicidad

 

Números atrasados

 

 

 

 

Suscríbete


En la República:  

De actualidad  


 




Baja California Chiapas Chihuahua Coahuila Estado de México Guanajuato
Oaxaca Sinaloa Sonora Hidalgo Michoacán NacionalTamaulipas Veracruz Zacatecas
Revista Contralínea
Av. Juárez 88, primero piso, desp. 110 y 111. Col. Centro, México D.F.
Tels: 9149-9808 /30 /07
La otra campaña, el Ejército Zapatista y el Subcomandante Marcos
Sitios Recomendados:
| Oficio de Papel | Revista Fortuna | Los periodistas | Fraternidad de Reporteros de México |

Responsable del sitio: Gonzalo Monterrosa Galindo