Contralínea  

Salinas de Gortari y González Barrera, conflicto entre familias

Nancy Flores
Al negarse a declarar en el proceso penal que se le sigue a Raúl Salinas de Gortari por un supuesto enriquecimiento ilícito, desconocer una millonaria deuda y la propiedad de un terreno ubicado en avenida de los Constituyentes –importante prueba de descargo en el juicio–, el magnate Roberto González Barrera se revela a una vieja relación de amistad y negocios que mantuvo durante muchos años con los Salinas y tensa el vínculo entre ambas familias.

 

 


Publicidad

“Ayúdeme declarando, don Roberto”, dice desesperado Raúl Salinas de Gortari al empresario y dueño del Grupo Maseca (Gruma) y de la institución financiera Banorte, Roberto González Barrera. Es la comparecencia para el desahogo de pruebas del 29 de noviembre de 2005, relacionada con el juicio por enriquecimiento ilícito que se le sigue al llamado “hermano incómodo” y que, de acuerdo con las autoridades judiciales federales, se cometió durante el mandato del ex presidente Carlos Salinas de Gortari (1988-1994).

Identificado como uno de los testigos “clave” en este proceso penal, González Barrera sorprende a la defensa de Raúl Salinas con una insistente negativa a declarar. En la comparecencia el empresario cambia su aparente amabilidad –vista un par de horas atrás cuando, en las inmediaciones del Juzgado 13 de Distrito de Procesos Penales Federales ubicado en el Reclusorio Sur, saluda a Raúl– por una actitud inaccesible.

Y es que durante las casi cuatro horas de audiencia el empresario se niega a ratificar sus declaraciones hechas en 1998, que obran en el expediente identificado con el folio SE/028/96-06 integrado por la Procuraduría General de la República (PGR), y a aportar las pruebas de descargo en beneficio de Salinas de Gortari: estoy impedido para declarar señora juez, soy “amigo” de don Raúl, justifica el propietario de Banorte y del Grupo Maseca.

Inmutable, sin siquiera voltear a ver a Raúl, González Barrera escucha de nueva cuenta el exhorto para que testifique, petición que es interrumpida por la juez Silvia Estréver Escamilla, quien solicita a la defensa y al propio Raúl Salinas no dirigirse más al testigo.

Entonces la defensa pide a la juez que sea ella quien incite a González Barrera a rendir declaración, pero el dueño de Gruma aduce una “estrecha amistad” con Raúl y con la familia Salinas de Gortari: afecto que es considerado por Ley como impedimento para testificar en un juicio.

La obstinada negativa del empresario a ratificar lo que declaró siete años antes obliga a la juez a solicitarle al testigo que aporte las pruebas que confirmen su pretendida amistad con el procesado, en un plazo de 48 horas. Así concluye la áspera y tensa audiencia en el juzgado 13, en la que ni el empresario ni el procesado se dirigen más la mirada.

Ante la resistencia del dueño de Gruma a testificar, Raúl Salinas dice en entrevista a Contralínea: “me sorprendió su actitud. Espero que rectifique y se presente ya normalmente al juzgado”.

 

La deuda económica

 

Antes de que se cumpla el término fijado por la juez Estréver Escamilla, y para corroborar su amistad con la familia Salinas de Gortari, el dueño de Banorte entrega un paquete de documentos que datan de hace más de una década: fotografías en compañía de Raúl Salinas y sus parientes, bitácoras de vuelo de sus aeronaves que comprueban que la familia Salinas era viajera frecuente, y parte de la nómina de su empresa Maseca, en donde el padre del “hermano incómodo”, don Raúl Salinas Lozano, figura como asalariado.

Hasta la fecha, dichas evidencias son valoradas en el Juzgado 13 de Distrito de Procesos Penales Federales, pues la decisión no es sencilla: la defensa de Raúl Salinas advierte a la juzgadora Silvia Estréver que los documentos entregados por el empresario, además de estar caducos, no comprueban la supuesta amistad con su cliente.

Molesto, Raúl Salinas va más allá y dice al oído de su abogado: que sean revisados todos los libros de visita de los últimos 10 años de los penales de La Palma y Santiaguito, en donde permanecí preso hasta el 14 de junio del año pasado, y que vean cuántas veces me visitó quien ahora se dice mi amigo. Por poco más de una década el “hermano incómodo” estuvo en prisión acusado de participar en el asesinato de su ex cuñado José Francisco Ruiz Massieu, ejecutado el 18 de septiembre de 1994, delito del que ya fue exonerado.

Y es que Raúl Salinas aclara que desde hace 10 años el dueño de Gruma no se acerca a su familia.

¿Ha intentado hablar con él?

-- No, para nada. Solamente he mandado abogados. No quiere tener ningún contacto personal, más que a través de los abogados: ¡órale, está bien!

Aún así, la defensa busca obtener las pruebas en descargo que Roberto González puede aportar a la causa de Raúl. Por ello argumentan ante la juez que la amistad, como un bien subjetivo, se demuestra en cualquier circunstancia y que si el propietario de Gruma fuera el “gran amigo” que dice ser, hubiera visitado a Raúl Salinas en los centros penitenciarios, situación que jamás ocurrió.

El “hermano incómodo” dice desconocer las razones del rompimiento de la relación amistosa. “No lo entiendo, por eso quiero que se presente (a testificar) para que aclare”.

¿González Barrera se olvida de usted mientras está en prisión?

--Sí. Eso ha sido una sorpresa. No conozco sus razones pero a lo mejor tiene algunas válidas, vamos a escucharlas.

Si González Barrera se niega a declarar “cae en una responsabilidad judicial: es un delito, él está obligado”, afirma categórico Raúl Salinas, quien agrega que la negativa “es un ocultamiento de evidencia, lo cual me parece un error. Creo que está muy mal asesorado jurídicamente”.

De no conseguir las pruebas exculpatorias en poder del dueño de Gruma, y aún cuando Raúl Salinas sea condenado por el delito de enriquecimiento ilícito, el ex servidor público tiene asegurada su libertad.

De acuerdo con declaraciones hechas por el abogado José Luis Nassar Daw, al obtener la libertad de su cliente, Salinas no volverá a prisión: la pena máxima ya fue cumplida por el tiempo en que estuvo encarcelado y los días acreditados de trabajo dentro de los penales de La Palma y Santiaguito.

El Código Penal Federal vigente en diciembre de 1995 señala que, si el monto comprobado asciende a menos de 5 mil veces el salario mínimo, la pena por este delito puede ser de tres meses a dos años de prisión, y si supera este margen puede alcanzar los 14 años.

Así, en el proceso penal abierto en la PGR en contra del “hermano incómodo” lo que menos ha demostrado el dueño de Gruma es su relación afectiva, pues aunque sabe que su declaración es toral para el descargo de delitos contra Salinas, se niega a ratificarla: de ésta depende la justificación de la tenencia de por lo menos 17 millones 263 mil 946 dólares, de los 100 millones que se le investigan, en cuentas bancarias abiertas en Estados Unidos y Alemania.

La cifra es aportada por el propio González Barrera en un oficio dirigido al ministerio público a cargo del expediente SE/028/96-06. El documento, fechado el 6 de noviembre de 1998, indica que entre los años de 1988 y 1994 el dueño de Banorte realizó varios préstamos a la palabra de Raúl Salinas de Gortari.

De acuerdo con la exposición escrita en poder de Contralínea, entre 1988 y 1991 el empresario envío un monto de 2 millones de dólares a Estados Unidos y uno por 6 millones de dólares a Alemania; mientras que en 1994, último año de la gestión de Carlos Salinas en la Presidencia, González Barrera realizó tres depósitos al City Bank de Nueva York: el 6 de mayo por 7 millones 300 mil dólares, el 12 de mayo por un millón 500 mil dólares y el 15 de junio por 463 mil 946 dólares.

En un oficio fechado el 12 de noviembre y también signado por el empresario, Roberto González Barrera señala que “en cuanto a los diversos préstamos hechos al señor ingeniero Raúl Salinas de Gortari entre los años 1988 y 1991 (y en 1994), el suscrito no conserva documentación comprobatoria de los mismos, toda vez que, si bien es cierto que el artículo 88 de la Ley del Impuesto Sobre la Renta en su fracción II obliga a los contribuyentes que tengan ingreso a llevar una contabilidad de conformidad con el Código Fiscal, este Código en su disposición número 28 señala las reglas que deben observar las personas que estén obligadas a llevar contabilidad, y en su artículo 30 de la ley vigente en la fecha de las operaciones se establece la obligación de conservar la documentación relativa durante un término de cinco años, término durante el cual caducan las facultades de las autoridades fiscales para determinar en su caso las contribuciones omitidas y sus accesorios”.

Sin embargo, fuentes cercanas al empresario afirman que es Roberto González Barrera quien adeuda una suma similar a Raúl Salinas de Gortari y que sólo por razones de defensa se planteó al contrario, como un “favor”, en el juicio por enriquecimiento ilícito: así se logra un importante descargo de más de 17 millones de dólares.

Los informantes detallan que las diferencias entre el dueño de Maseca y el hermano del ex presidente Carlos Salinas se dan por el cobro de la millonaria deuda: supuestamente cuando Raúl intenta recuperar su dinero, Roberto González se aprovecha de la endeble situación jurídica del “hermano incómodo” y desconoce los créditos.

En entrevista telefónica, el propio Salinas de Gortari reconoce que el dueño de Gruma le debe mucho dinero. “Sí, hay algo de eso, pero quiero que se aclare en el juzgado, no nada más en los medios. Lo importante es que se aclare en el juzgado y por eso estoy esperando que se vuelva a presentar”.

Raúl Salinas prefiere reservarse el monto de la deuda que González Barrera mantiene con él, pues dice que esa información debe ser aclarada en el juicio: “No quiero hacer ningún ruido y que la juez se sienta molesta porque yo ando ventilando las cosas antes de que salgan en el juzgado. Tengo que respetar mucho a la juez y a los procesos judiciales. Ya aprendí a ser muy paciente, y sigo siendo paciente, si no para qué me sirvió el aprendizaje”.

¿Pero es tanto el dinero que le debe como para que pretenda no pagarle?

--Yo no sé cuánto sea para él, pero para mí sí. Aquí el asunto de fondo es qué pasó con la amistad y con la confianza.

 

El terreno en Constituyentes

 

La enemistad entre Roberto González Barrera y Raúl Salinas de Gortari no se reduce al adeudo financiero. En el proceso por supuesto enriquecimiento ilícito que se le imputa al hermano mayor del ex presidente de México, el dueño de Banorte omite reclamar una propiedad que obra en el expediente como cargo en contra del procesado.

Se trata de un terreno ubicado en avenida de los Constituyentes en el Distrito Federal, valuado en 15 millones de pesos, que fue asegurado por la PGR como parte de las pruebas del aparente enriquecimiento inexplicable de Raúl, pero que es patrimonio del empresario, señalan las fuentes informativas vinculadas al proceso penal.

Y así consta en el expediente mismo, pues cuando le fue asegurado este bien al dueño de Maseca, éste promueve un amparo para recuperar su propiedad; sin embargo, al poco tiempo Arsenio Farell Campa, hijo de Arsenio Farell Cubillas y abogado de Roberto González Barrera, se desiste del recurso jurídico y con ello persiste la prueba de cargo en contra de Raúl Salinas.

Según cuentan los informantes, en la época de la bonanza salinista el “hermano incómodo” –en su calidad de dueño original– traspasa los títulos de propiedad de este terreno a González Barrera. Eran días en que todo compartían, incluidos los negocios.

Pero Raúl Salinas sólo refiere que esta propiedad, al igual que las otras, está en un aseguramiento precautorio por parte de la PGR y que en el juicio se ventilará el asunto.

“El señor (González Barrera) no ha ratificado sus declaraciones, nosotros estamos esperando que sea llamado nuevamente y seguramente tendrá que ratificar”, precisa Raúl.

El terreno en Constituyentes no es el único supuesto beneficio a favor del propietario de Banorte: en 1989 el entonces titular de la Compañía Nacional de Subsistencias Populares, Raúl Salinas, autorizó un pago indebido por 6 millones de dólares de los recursos públicos de la dependencia a la empresa Maseca, según documentó en julio de 1996 el entonces diputado independiente Adolfo Aguilar Zinser.

Sin embargo, a últimas fechas la generosa relación entre Roberto González Barrera y Raúl Salinas de Gortari se ha transformado en un severo enfrentamiento, dicen fuentes de sus círculos cercanos. Y es que el desistimiento del amparo y la reciente negativa a ratificar sus declaraciones, aunada a la millonaria deuda desconocida por el empresario, no sólo generan molestia sino que empiezan a inquietar al “hermano incómodo”.

Situación que se refleja durante la comparecencia del 29 de noviembre pasado, cuando Raúl Salinas le solicita a González Barrera que lo ayude a través de su declaración, pues de lo contrario lo condenaría a un acto hostil en su contra.

“Lo único que pido (a Roberto González) es que regrese a ratificar sus declaraciones, no pido más”, puntualiza a Contralínea.

¿Cuáles son las repercusiones en el proceso en su contra si el empresario se niega definitivamente a declarar?

--Vamos a ver al final, pero por lo pronto él estaría faltando a algo que ya declaró. No adelantemos juicios, esperemos que las aguas tomen su curso generoso, noble, normal, y que las cosas se aclaren bien.

Para confrontar esta investigación periodística se solicitó una entrevista con Roberto González Barrera, pero su equipo de comunicación en Gruma y Banorte señaló que la petición no podría ser atendida por tratarse de un asunto personal, pues sólo dan información corporativa, pero que pasarían la “delicada” petición.

 

 

La declaración ministerial

 

En la averiguación previa con folio SE/026/96-06, integrada por la Procuraduría General de la República, obra la declaración ministerial de Roberto González Barrera, rendida el 30 de octubre de 1998 ante el ministerio público Ismael Eslava. Contralínea reproduce un extracto de las afirmaciones que el empresario y dueño de Grupo Maseca se niega a ratificar en la comparecencia del 29 de noviembre de 2005.

“1. A qué se dedica actualmente

“R.- Que toda su vida se ha dedicado a ser empresario; por espacio aproximado de 50 años, lapso en el cual ha creado diversas empresas que pueden agruparse, unas en el ramo Industrial-Alimenticio y en los últimos años otra en el ramo financiero. Que las empresas se han constituido con recursos propios, créditos bancarios y en los últimos 10 años han venido captando recursos a través de la bolsa de valores. Que desea aclarar que el grupo financiero se integra por 11 empresas, entre las que destaca Afores, una casa de bolsa de nombre Banorte, seguros y fianzas, seguros vitalicios y bancos, en tanto el grupo de empresas que integran el área industrial son aproximadamente 54 empresas, entre las que destacan harina de maíz, masa y tortilla y fabricación de maquinaria de la misma industria, que este grupo de empresas del ramo industrial tienen actividades en Estados Unidos, Inglaterra, Centroamérica y Venezuela; que existe toda una estructura entre las que destacan el área de finanzas, administración y comercial que se encargan de manejar todas las empresas, que para la obtención de créditos que son utilizados para la creación y desarrollo de empresas es asesorado por especialistas en la materia, quienes realizan funciones de gestoría entre otras, que en el lapso de 50 años que se ha dedicado a ser empresario industrial y otorgado préstamos a diversas personas físicas y morales, toda vez que la función principal de unas de sus empresas, como son los bancos, es precisamente el otorgamiento de créditos; que también el declarante ha otorgado créditos a diversas personas por conducto de sus empresas y de manera personal, que entre los préstamos personales que ha otorgado están los que ha hecho a la familia Salinas de Gortari, particularmente a Raúl Salinas de Gortari.

“2. Desde cuándo conoce a la familia Salinas de Gortari, particularmente a Raúl Salinas de Gortari, y las circunstancias específicas.

“R. Que conoce a la familia desde hace 40 años, toda vez que el padre del declarante y el señor Salinas Lozano eran amigos y que en virtud de padecimientos cardiovasculares que tenía el padre del declarante, lo motivaron a retirarse para no estar más en la ciudad de México, pero le fue presentado al señor Salinas Lozano, quien asumió el carácter de una especie de tutor.

“3. Que diga el declarante las condiciones específicas de otorgamiento de créditos y préstamos personales y el nombre de las personas a las cuáles los otorgó.

“Lic. J. González Ramos, Leopoldo Sánchez Elís, Elías Marcos y en el caso de la familia Salinas de Gortari se trata de una especie de préstamos familiares, mismos que entregó a Raúl Salinas de Gortari, aclarando que Raúl Salinas Lozano (ya fallecido) es un consejero que aparece en la nómina de sus empresas desde hace 40 años y con quien guarda una relación de compadrazgo muy estrecha.

“4. Que diga el declarante cuál ha sido su principal finalidad como empresario industrial.

“R. Que en principio buscar la supervivencia de uno mismo, posteriormente el desarrollo y crecimiento de sus propias empresas y en estos momentos ser útil a la sociedad.

“5. Que diga si algún otro miembro de su familia se dedica a la actividad empresarial.

“R. Sus hijos de nombres Roberto, Juan Antonio y Berta Alicia González Moreno.

“6. Que diga si conoce las condiciones para solicitar y otorgar créditos.

“R. Sí, que por su experiencia en estos 50 años de empresario industrial, conoce las condiciones del otorgamiento de los créditos comerciales y que tratándose de los créditos personales o realizados a amistades, las condiciones son distintas que cuando realiza un préstamo a un amigo, generalmente no fija condiciones, ya que es suficiente la palabra, pero si el amigo desea otorgarle alguna garantía la ha aceptado el declarante.

“7. Que diga si los créditos o préstamos que ha otorgado de manera personal han sido documentados.

“R. Que en algunos casos sí están documentados, toda vez que depende que el amigo o esté en posibilidad de otorgar una garantía o firmar un documento, pero que en todo caso el problema es de la persona que recibe el préstamo, es decir que al amigo se le sirve sin importar que esté documentado o no.

“8. Que diga en cuántas ocasiones y en qué condiciones ha realizado préstamos al señor Raúl Salinas Lozano.

“R. Que le ha prestado en muchas ocasiones, sin poder precisar el número exacto, pero que han sido más de 20 veces, que esos préstamos fueron por diversos montos y en diferentes fechas, sin que pudiera precisar en este momento, pero que los últimos préstamos fueron en 1970 o 1975 por una cantidad de 1.5 o 2 millones de pesos.

“9. Que diga en cuantas ocasiones y en qué condiciones ha realizado préstamos al señor Raúl Salinas de Gortari.

“R. También en este caso realizó varios préstamos a Raúl Salinas de Gortari aproximadamente en 15 ocasiones, que los últimos préstamos fueron los de 1990, sin poder precisar en este momento las cantidades, pero se compromete a hacerlo del conocimiento de la Representación Social a la brevedad, que estos préstamos no los tiene documentados, es decir, no existe documento alguno en el que Raúl Salinas de Gortari reconozca estos préstamos; que este tipo de préstamos se trata de personales y no de negocios, que quiere dejar claro que los préstamos que realizó a Raúl Salinas de Gortari no eran para negocios, no que el declarante supiera que eran para negocios, ya que de haberse enterado que era para negocios las condiciones eran otras, es decir, las acostumbradas en cualquier operación comercial, estableciéndose plazo, tasas de interés, garantía, entre otras.

“10. Que diga el declarante si actualmente le debe alguna cantidad el ingeniero Raúl Salinas de Gortari con motivo de los préstamos.

“R. Que sí, que debe existir un saldo, pero que en estos momentos no puede precisar la cantidad de dinero que le debe Raúl Salinas de Gortari con motivo de los préstamos, pero el declarante se compromete a hacer llegar a la brevedad los montos que asciende el adeudo de Raúl Salinas de Gortari, y que sólo puede mencionar que se trata de varios millones de dólares.

“11. Que diga si ha realizado operaciones financieras con Raúl Salinas.

“R. Que no, que la única relación que tiene son los préstamos a que ha hecho referencia, por tanto nunca ha tenido relación de negocios con Raúl Salinas, aclarando que en el caso de Robmex es dueño del 70 por ciento de las acciones y que tiene entendido que el señor Salinas de Gortari tiene una participación por conducto del señor Juan Manuel Gómez Gutiérrez, tal como lo manifestó en su declaración ministerial.

“12. Que diga si tuvo o tiene cuentas mancomunadas con Raúl Salinas o con algún miembro de la familia Salinas.

“R. Que no tuvo ni tiene cuentas mancomunadas con ningún miembro de la familia Salinas de Gortari.

“13. Que diga si Raúl Salinas le comentó su interés por crear un fondo de inversión.

“R. Que nunca le mencionó Raúl Salinas lo relativo a ese fondo, pero que aclara que la primera vez que se enteró fue a través de la declaración de Carlos Peralta, quien manifestó que formaba parte de dicho fondo de inversión. Que el declarante nunca participó en ningún fondo de inversión con Raúl Salinas, pero que sí realizó a este último préstamos personales que ascienden a la cantidad varios millones de dólares (...).

“16. Que diga cómo entregó el dinero a Raúl Salinas con motivo de los préstamos que le realizó.

“R. Que en algunos casos sí le entregó dinero en efectivo y en otros casos transferencias electrónicas bancarias, aclarando que Raúl Salinas señalaba el número de cuenta, la sucursal y el país donde debían realizarse las transferencias (...).

“18. Que diga si Raúl Salinas le mencionó el objeto de los préstamos que le fueron hechos, es decir, qué destino final iba a tener el dinero que el declarante le prestó.

“R. Que en el caso de algunos préstamos le mencionó que era para el pago de adeudos de Las Mendocinas, otro para compras de caballos, para pagos de deudas que contrajo con la familia Salinas, entre otros (...).

“21. Que diga si se enteró de la intención del Gobierno Federal de privatizar ciertas empresas y en su caso, quién le proporcionó dicha información.

“R. Que se enteró por anuncios públicos, pero no por ninguna persona en particular.

“22. Que diga si ha intentado o intentará alguna acción judicial para recuperar la cantidad que le entregó a Raúl Salinas.

“R. Que no lo hará jamás, que desea de todo corazón que le pague, pero más que por recibir el dinero, porque si Raúl le paga significa que está bien (...).

“25. Que diga si mantiene comunicación con Raúl Salinas o con su abogado.

“R. Que no mantiene ninguna comunicación con Raúl Salinas y que no conoce a ninguno de sus abogados (...).

“28. Que diga si se ha enterado de la utilización de nombre ficticios por parte de Raúl Salinas.

“R. Que sólo por la prensa.

“29. Que diga si ha tenido contacto con las autoridades suizas.

“R. Que sí, con las autoridades de representación social a través de los abogados suizos, toda vez que cuando declaró ante la Procuraduría de México, con motivo de una rogatoria, se le indicó que comparecía en su calidad de indiciado, razón por la cual decidió acudir ante las autoridades suizas y solicitar por escrito que le dijeran porqué tenía el carácter de indiciado, a lo que las autoridades suizas le respondieron que no existía ninguna investigación en contra del declarante, situación que le fue hecha de su conocimiento por la Procuraduría Suiza a través de una carta, misma que aportó al ministerio público de la federación.

“30. Que diga si sabe por qué se le ha mencionado como alguna de las personas que aportó dinero para el fondo de inversión que Raúl Salinas supuestamente creó.

“R. Que lo desconoce, que es una sorpresa para el declarante que se le mencionó como una persona que aportó al citado fondo de inversión, pero reitera que la única relación que ha mantenido con Raúl Salinas, es con motivo de los préstamos que le ha otorgado y la amistad personal (...).

“37. Que diga si conoce cuál es el patrimonio de Raúl Salinas de Gortari.

“R. Que no (...).

“39. Que diga si le prestó a Raúl Salinas un avión de la compañía Taesa.

“R. Que sí, en varias ocasiones, pero cuando se volvió común el uso, se lo rentaba la compañía.”

 

 

 

Raúl, político professional

Preso durante la administración de Ernesto Zedillo Ponce de León, acusado por la supuesta autoría intelectual del asesinato de José Francisco Ruiz Massieu, Raúl Salinas de Gortari señala: “Yo soy un político profesional. Entiendo, y lo supe desde el primer momento, que (Zedillo) tomó una decisión política y creo que fue mala: de qué le sirvió al país”.

Y es que el autonombrado “político profesional” fue detenido en febrero de 1995 y, posteriormente, recluido en el penal de máxima seguridad de La Palma, en Almoloya, Estado de México. Raúl Salinas es sentenciado a 50 años de prisión por su supuesta participación en el homicidio de su ex cuñado, ejecutado el 18 de septiembre de 1994, pero es exonerado el 14 de junio de 2005, por lo que queda en libertad.

Al referirse al ex presidente Zedillo, el llamado “hermano incómodo” señala: “vamos a hacer una evaluación política, dejemos a un lado los sentimentalismos y los personalismos, desde el punto de vista de la sociedad, de México, de qué le sirvió al país (el proceso en su contra). Eso es lo que él (Zedillo) tiene que evaluar y por lo que él tiene que ser evaluado”.

En entrevista telefónica Salinas de Gortari también se refiere a la deuda que Ricardo Salinas Pliego, dueño de Tv Azteca, mantiene con él. “No he querido moverle hasta que no terminen mis procesos. Cuando yo termine mis procesos entonces voy a platicar con Ricardo, que sé que es mi amigo y no tengo ninguna inquietud”.

Si el empresario Salinas Pliego le devolviera el dinero que le debe en estos momentos, ¿hay riesgo de que estos recursos sean asegurados por la PGR? Pues para qué hago un ruido de esos y me expongo a la opinión pública. Vamos a ver más adelante.

 

 

Publicado: Febrero 1a quincena de 2006



Tu opinión:

Tu nombre:
E-mail

Escribe tu mensaje aquí:

Publicidad

ÍNDICE Febrero
1a quincena 2006

Enviar a un amigo
Opina sobre este texto
Página de inicio


Publicidad

 

Humor
 

 

Avance Contralínea

 

Números atrasados

 

Publicidad

 

Números atrasados

 

 

 

 

Suscríbete


En la República:  

De actualidad  


 




Baja California Chiapas Chihuahua Coahuila Estado de México Guanajuato
Oaxaca Sinaloa Sonora Hidalgo Michoacán NacionalTamaulipas Veracruz Zacatecas
Revista Contralínea
Av. Juárez 88, primero piso, desp. 110 y 111. Col. Centro, México D.F.
Tels: 9149-9808 /30 /07
La otra campaña, el Ejército Zapatista y el Subcomandante Marcos
Sitios Recomendados:
| Oficio de Papel | Revista Fortuna | Los periodistas | Fraternidad de Reporteros de México |

Responsable del sitio: Gonzalo Monterrosa Galindo