en Contralínea Web
 
 
| <<Volver | | |  
 
  Sección: 8 Columnas | Publicado en: Marzo 2005

Negligencia médica en el IMSS

Ana Lilia Pérez
La PGR mantiene abiertos 200 expedientes contra personal del IMSS por el delito de homicidio culposo, mientras que en tribunales el mismo Instituto enfrenta tantos juicios por negligencias médicas que se ha invertido más en la defensa de médicos que en la prevención de irregularidades.

 

La PGR mantiene abiertos 200 expedientes contra personal del IMSS por el delito de homicidio culposo, mientras que en tribunales el mismo Instituto enfrenta tantos juicios por negligencias médicas que se ha invertido más en la defensa de médicos que en la prevención de irregularidades

El 17 de junio de 2003 la familia de María Guadalupe Rivera se levantó más temprano que de costumbre. La desmañanada valía la pena; por fin su hijo Luis Jacobo dejaría de sufrir los intensos dolores de la amigdalitis que padecía desde hacía meses y que lo mantuvieron en cama durante los últimos días.

Era una operación sencilla que no requería hospitalización; era una “operación ambulatoria”, de las tan publicitadas por el Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS).

Antes de que el sol terminara de salir, madre e hijo se trasladaron al Hospital General de Zona Número 35 del IMSS, en Ciudad Juárez, Chihuahua, de donde la familia era derechohabiente.

Cuando aún no eran las 7 de la mañana ya estaban en la clínica. Tres horas más tarde, Jacobo ingresó a la sala de preparación, donde la anestesióloga Hilda Simón Hernández le hizo la reglamentaria evaluación preanestesia. El diagnóstico presentaba riesgo mínimo para ser intervenido quirúrgicamente.

Simplemente le retirarían las amígdalas, era una intervención tan sencilla que no duraría más de media hora. Así se lo informaron y así lo entendió María Guadalupe quien, sin darse cuenta, perdió la noción del tiempo que su hijo permaneció en el quirófano.

Guadalupe vio salir a la anestesióloga, quien condujo al niño hasta la sala de recuperación. Le informó que la operación había sido un éxito y que el niño estaba adolorido y sólo estaría unas horas en la sala de recuperación y podría salir del hospital.

Hilda Simón instaló a Jacobo en la sala de recuperación, llena de pasantes de las universidades de Chihuahua; ningún graduado, ni tampoco un solo especialista.

La anestesióloga indicó a los pasantes que aplicaran Ketorolaco para que el niño no sintiera dolor. Se retiró de la sala y nunca regresó, pese a que, según las normas oficiales de salud, debe vigilar al paciente antes y después de la anestesia, registrar su evolución y, sobre todo, vigilar cualquier efecto. Hilda Simón no lo hizo.

El Ketorolaco es una solución inyectable utilizada para dolores postcirugía, que debe aplicarse con estricta vigilancia médica por los efectos secundarios, como los que sufrió Jacobo por la falta de atención y descuido de la anestesióloga.

Luis Jacobo presentó depresión respiratoria, hipotensión y convulsiones. Peritos de la Comisión Nacional de Derechos Humanos (CNDH) descubrieron que la inadecuada administración del medicamento y la falta de vigilancia médica ocasionaron irreversibles daños al tallo cerebral y dejaron a Jacobo en coma. Posteriormente, tras 22 días en terapia intensiva, falleció de muerte cerebral.

El informe de Servicios Periciales de la CNDH indica que no hubo vigilancia médica adecuada para Jacobo mientras permanecía en la sala de recuperación, y que, “de haber existido vigilancia por parte de la anestesióloga Simón Hernández, se hubieran detectado en forma inmediata” los efectos del medicamento, “por lo que difícilmente se hubiera generado un daño cerebral irreversible”.

El informe indica que en el expediente clínico de Jacobo no existía un solo registro ni notas de cirugía a la que fue sometido, “que debieron haber sido elaboradas por los médicos responsables del área donde fue atendido, antes y después de la cirugía practicada al paciente”.

Durante la intervención quirúrgica, el 17 de junio de 2003, los médicos responsables de la operación “olvidaron” elaborar las notas correspondientes antes y después de la cirugía, en las que se establece en términos médicos de qué va a ser operado el paciente que ingresa al nosocomio, así como el procedimiento médico a aplicar y también las posibles complicaciones.

Es más, durante los días que el menor estuvo en terapia intensiva, por un periodo de casi un mes, los médicos de Cuidados Intensivos tampoco hicieron un registro de que, con el cerebro marchito, entre convulsiones y vómitos, se le desvanecía la vida. Según las indagatorias de los peritos de la CNDH, el menor murió por meningoencefalitis: el cerebro se le inflamó hasta el límite y estalló.

El 8 de julio de 2003 murió en una cama tras 22 días de agonía, producto de negligencia médica.

Personal médico del IMSS que participó en la operación y postoperación del menor, además de violentar sus derechos humanos, como el de protección a su salud, incurrieron en el delito de negligencia médica y homicidio culposo.

El mal ejercicio de esta anestesióloga y los deficientes conocimientos del personal al que fueron encomendados los cuidados postoperatorios de Jacobo, provocaron que una simple intervención quirúrgica para extraerle las anginas lo llevara a la tumba.

El padre de Jacobo, José Luis Moreno, presentó una denuncia ante la Procuraduría de Justicia de Chihuahua en contra de los médicos que participaron en la intervención quirúrgica (AP16869/ 2003), la cual fue atraída por la Procuraduría General de la República el 21 de agosto de 2003 (1161/03) por homicidio culposo y aún está en la fase de integración.

 

Práctica común

Olvidos, descuidos, complicaciones con efectos a corto o largo plazo, las negligencias médicas son errores comunes dentro de las clínicas y hospitales del IMSS, la institución de seguridad social más importante de México, que atiende al 50.1 por ciento de la población; es decir, a más de 52 millones de derechohabientes.

Informes internos de la Subprocuraduría de Control Regional, Procedimientos Penales y Amparo de la PGR revelan que hay 200 casos de averiguaciones previas y consignaciones iniciadas contra personal del IMSS por negligencia médica y homicidios culposos.

Los expedientes negros del IMSS, que yacen en los archivos de la PGR, hablan de historias de descuidos, errores e indolencia con que se desempeñan algunos médicos de la institución, la cual durante los dos últimos años ha recibido el mayor número de recomendaciones de la CNDH, por encima de las fuerzas armadas y los órganos de procuración de justicia.

De los 200 expedientes casi el 20 por ciento corresponden a Baja California, con 39 averiguaciones previas y 17 consignaciones de personal del IMSS; le sigue Baja California Sur, con 18 averiguaciones previas y 3 consignaciones; en tercer lugar está Sonora, con 13 averiguaciones previas y una consignación.

En Chihuahua la PGR lleva 12 expedientes contra galenos del IMSS por homicidio culposo y 5 consignaciones, seguido de Zacatecas, con 11 averiguaciones previas y 5 consignaciones. En Chiapas la PGR tiene abiertas 7 averiguaciones previas por homicidio culposo e igual número de consignaciones.

El mayor número de homicidios culposos cometidos por médicos se da durante intervenciones quirúrgicas o por descuidos durante las primeras horas fuera del nosocomio.

 

La indolencia

La problemática interna que vive el IMSS se ha visto reflejada en el incremento de quejas por violación a los derechos humanos de los usuarios que, en casos extremos, provocan la muerte del paciente por descuido y negligencia médica, cada día más comunes, indica el director del Centro Nacional de Derechos Humanos, Víctor Manuel Martínez Bulle Goyri.

Bulle Goyri reclama que a pesar de todas las quejas y asuntos que ha denunciado la CNDH sobre el IMSS, “la parte que más preocupa es que, a pesar de todos los asuntos y quejas, no nos hacen caso”. Así, la grave situación que vive el IMSS, la indolencia de sus autoridades es evidente, reclama el jurista.

“En la propia dirección del IMSS se actúa con una visión ya no de respeto a los derechos humanos, sino de endurecerse internamente, lo cual nos preocupa porque no es un problema sólo del IMSS, sino del derecho a la salud de todos los derechohabientes”.

El jurista refiere que con la actual admiistración del IMSS se han incrementó el número de recomendaciones de la CNDH hacia la institución, mismas que en un principio fueron aceptadas, pero a partir del año pasado son rechazadas.

La no aceptación de las recomendaciones, indica, “es parte de la descomposición interna del IMSS. Es la única explicación que encuentro para que no acepten las recomendaciones, evidentemente la negativa tratan de justificarlas con elementos jurídicos que no tienen sustento”.

La CNDH tiene abiertas más de un centenar de investigaciones contra personal del IMSS por violación a los derechos humanos de usuarios en casos de negligencias médicas, revela una fuente de la CNDH. Un alto porcentaje de estas investigaciones son de las áreas de ginecología y ginecobstetricia; de mujeres que durante el parto y que por malos cuidados o un deficiente suministro de anestesia, pierden al producto.

He aquí los descuidos más comunes enlistados por el director del Centro Nacional de Derechos Humanos, Víctor Manuel Martínez:

“Pacientes con una gasa adentro; otros que fueron mal operados y después les tuvieron que hacer tres operaciones para reparar la primera y no quedaron bien. Los casos son preocupantes, hay mucha gente muerta, principalmente recién nacidos que fallecen porque no los atendieron bien al momento de su nacimiento.

“Gente que muere durante una intervención médica y los familiares se quejan porque piensan que el médico los mató, pero sucede que murió porque su cuerpo no estaba listo para aguantar la operación y los médicos no midieron los riesgos”.

 

Los costos

Según la Unidad de Enlace de Información del IMSS, de enero a diciembre de 2004 el Instituto tuvo que pagar montos aún no cuantificados sobre 275 demandas perdidas sobre casos de negligencia médica durante el 2004. De ellas, 45 corresponden al Distrito Federal; 26 a Hidalgo; 22 a Chihuahua; 22 al Estado de México; 19 a Jalisco; 16 a Sinaloa; 14 a Yucatán; 10 a Morelos; nueve a Aguascalientes y Durango.

El monto más alto erogado en una sola entidad -Baja California- fue de un millón 438 mil pesos por tres denuncias de negligencia médica.

En su Informe de agosto de 2004 el director detalla que el Instituto enfrenta, como demandado, “grandes volúmenes de litigios” de carácter laboral, fiscal, civil y mercantil, que son cuantificables en número, pero difíciles de determinar con exactitud en cuanto a su monto, “toda vez que las pretensiones de los demandantes son una expectativa de derechos que en ocasiones puede ser exagerada”.

En el presupuesto del IMSS no hay una partida presupuestal específica destinada al pago por juicios perdidos. Los recursos con que se pagan éstos se obtienen del rubro de “Provisión de gastos para cubrir futuras contingencias y financiamiento”, considerados por la dirección general como “Riesgos Adicionales del Instituto”.

 

Demandas millonarias

Hasta el 2001 el juicio más alto que en primera instancia se vio obligada a pagar la institución fue por 4 millones de pesos, a favor de Alicia Herrera Blanno, quien el 19 de septiembre de 1995 se sometió a una cirugía menor –extracción de la muela del juicio- en la clínica 24 del IMSS y por negligente práctica quirúrgica le provocaron parálisis en la mitad del rostro.

Resultó culpable de negligencia médica Yolanda Córdoba Sentíes, odontóloga del Instituto, así como una veintena de médicos que trataron de ocultar su falla.

El IMSS enfrenta una larga lista de juicios civiles por negligencias médicas de hasta 150 millones de pesos por un solo caso: se trata del juicio más caro en la historia del IMSS, el ordinario civil N. 147/2000, radicado en el Juzgado Décimo Primero de lo Civil en el Distrito Federal, que fue interpuesto por Christian Alan Bielva García, por negligencia médica y daño moral.

A la denuncia de Christian, en cuanto al monto demandado, le sigue el Juicio Civil 910/00 interpuesto por Manuel Eduardo Fuentes Rodríguez, radicado en el Juzgado Tercero Civil del Primer Distrito Judicial en el estado de Yucatán, cuyo monto asciende a 35 millones de pesos.

En tercer lugar está el juicio civil N. 519/02, radicado en el Juzgado Segundo Civil en el Distrito Federal, interpuesto por Viridiana Moreno Romo, que reclama 21 millones 388 mil 894 pesos.

El juicio por negligencia médica con el monto más bajo asciende a 3 millones de pesos, y es el N.857/02 radicado en el Juzgado Vigésimo Segundo de lo Civil en el Distrito Federal, interpuesto por María del Rocío Segura Flores.

El informe ubica a los juicios por negligencia médica en el rubro “Riesgos adicionales del Instituto”. A manera de justificación, sobre la existencia de estos casos y los altos montos que se demandan, la Dirección General del IMSS señala: “la prestación de servicios puede dar lugar a que se demande la responsabilidad objetiva del Instituto en la vía civil por parte de los derechohabientes y, en consecuencia, el pago de indemnizaciones”.

 

Invertir en defensa

Lejos de analizar y evitar que se siga elevando el número de negligencias médicas, la dirección del Instituto determinó que la prioridad era “atender debidamente el mayor número de juicios posibles con resultados favorables para el IMSS”.

Afirma que los servicios jurídicos están “demeritados en su eficiencia, eficacia y oportunidad”. Con este argumento, durante el primer semestre del 2004 el Consejo Técnico del IMSS aprobó el programa de Atención y Control de Juicios y destinó 60 millones de pesos para los abogados.

A nombre del Instituto, el director jurídico Fernando Gutiérrez Domínguez argumenta que no puede hablar de los litigios por homicidio culposo o negligencia médica que actualmente enfrenta el IMSS.

A través de la Dirección General de Comunicación Social indica que “muchas veces son denuncias de particulares en contra de médicos que trabajan en el IMSS y esto, aunque resulta condenatorio para el Instituto, se explica porque éste opera como responsable solidario”.

Dado el elevado número de denuncias, Gutiérrez Domínguez dice que hay casos que él mismo desconoce y que, por estar en litigio, “no puedo informar”.

 

Juicios largos y complejos

Más que el efectivo trabajo de los litigantes, la dilación de los juicios es lo que provoca que los afectados desistan de sus demandas contra el IMSS, porque demostrar legalmente un caso de negligencia médica, aún en casos de defunción del paciente, requiere de largas pruebas a partir de dictámenes solicitados por la PGR a las comisiones nacional y estatales de Arbitraje Médico.

Tan solo durante el 2004, la Conamed concluyó 158 dictámenes por presunta negligencia médica a petición de la PGR, revela el subcomisionado de la Conamed, Gabriel Manuel Lee.

Árbitro de sus pares, Lee asegura que, a pesar del elevado número de casos, “en ninguno de ellos se actuó con mala fe”. Indica que el desempeño negligente de los médicos se debe a la mala práctica y no “a la intencionalidad”.

“El médico atiende a un enfermo para mejorarlo, diagnosticarlo o curarlo; para hacerle el bien, no el mal. Si este médico usa sus conocimientos para dañar o matar, tiene intencionalidad. Los médicos actúan para hacer el bien, aunque a veces dañan”, dice.

Sobre el desempeño negligente de los médicos que cometen homicidio culposo por malas prácticas, Lee dice que “lo más importante es la intencionalidad”. Aunque el resultado es el mismo: un paciente muerto bajo los cuidados del médico.

Aunque se trata de sus pares, en la Comisión Nacional de Arbitraje Médico, asegura Lee, se asesora a familiares de las víctimas para que lleven el caso ante tribunales penales, pero muchos denunciantes prefieren conciliar para no llegar a instancias judiciales, donde este tipo de casos son complejos.

No existe un término legal para resolver una denuncia por negligencia médica o por homicidio culposo. Contra el IMSS actualmente continúan abiertas denuncias y averiguaciones previas que datan de 1999.3

 

Juicios por negligencia medica en proceso

Demandante Juicio Juzgado Monto

Christian Alan Bielva García 147/2000 X Civil / DF 150,000,000

Leticia Alicia Añorve Cubells 714/2002 XXXIX Civil-DF 5,000,000

María del Rocío Segura Flores 857/02 XXII Civil- DF 3,000,000

Carmen Ponce Sánchez 500/99 XLVI Civil- DF 5,000,000

Silvia Fernández Alvarado 483/01 XIV Civil- DF 5,000,000

Eric Edgar Pineda Jaramillo 216/00 XVII Civil- DF 16,338,000

María Guadalupe Padilla Gaytán 79/01-III X de Distrito Civil- DF 20,301,198

Iliana Yanine Véjar Gómez 4/01 X de Distrito- DF 5,065,950

Domingo Velázquez 107/02 LV Civil- DF 5,000,000

Carlos Martínez Arrieta 4/02 IX Civil- DF 8,000,000

Mónica García Sánchez y Raúl Pérez Martínez 525/02 XLVII Civil- DF 10,000,000

Enrique Torres González 71/03 L Civil-DF 10,000,000

Viridiana Moreno Romo 519/02 II Civil-DF 21,388,894

Emilia Rodríguez Rocha 761/02 XXXV Civil-DF 3,630,985

Francisco Barradas Córdova 524/03 XII Civil- DF 7,049,665

Martha Márquez y Guilins 71/95 Mixto de Cabo San Lucas, BCS 3,500,000

María Concepción Guerrero Mares 158/00 IV de Primera Instancia Civil-Torreón, Coah. 4,726,000

Gabriel Lira Hernández 779/03 LVII Civil- DF 3,145,426

María Elena Baños de Sánchez 9/99 II de Distrito en Pachuca, Hgo. 7,000,000

María de Jesús Ramos Rodríguez 4/01 I de Distrito Civil en Guadalajara, Jalisco 12,613,708

María Ascensión Niño Contreras 82/03 II Civil en Querétaro 24,010,000

Martín Agustín Olvera Escobedo 1091/02 VI Civil en Querétaro 10,000,000

Andrés Félix Ochoa 1592/99 I Civil en Ciudad Obregón, Son. 9,611,690

María del Carmen Álvarez Aldama 4/02 II de Distrito en Jalapa, Ver. 10,000,000

María Isabel Aburto Ayala 09/02 II de Distrito, en Jalapa, Ver. 10,126,311

Manuel Eduardo Fuentes Rodríguez 910/00 III Civil del Primer Distrito en Yucatán 35,000,000

Fuente: Informe al Ejecutivo Federal y al Congreso de la Unión Sobre la Situación Financiera y los Riesgos del IMSS 2003-2004

 

Número de Demandas por Delegaciones (2004)


DELEGACIÓN DEMANDAS EROGACION

AGUASCALIENTES 9 36,492.97

BC 3 1,438,000.00

BCS 1 No cuantificado

CAMPECHE 4 240,672.00

COAHUILA 8 No cuantificado

COLIMA 1 No cuantificado

CHIAPAS 1 No cuantificado

CHIHUAHUA 22 No cuantificado

DURANGO 9 No cuantificado

GUANAJUATO 0 0

GUERRERO 5 No cuantificado

HIDALGO 26 No cuantificado

JALISCO 19 No cuantificado

EDO. MÉX. OTE. 15 706,346.34

EDO. MÉX. PTE. 7 0

MORELOS 10 15,164.91

NAYARIT 0 0

NUEVO LEÓN 0 0

OAXACA 5 No cuantificado

PUEBLA 8 155,000.00

QUERÉTARO 6 No cuantificado

QUINTANA ROO 9 No cuantificado

SAN LUIS POTOSÍ 6 64,518.58

SINALOA 16 No cuantificado

SONORA 8 No cuantificado

TABASCO 7 720,000.00

TAMAULIPAS 3 No cuantificado

VERACRUZ NORTE 4 0

VERACRUZ SUR 2 No cuantificado

YUCATÁN 14 No cuantificado

ZACATECAS 0 0

1 NOROESTE D. F. 5 No cuantificado

2 NORESTE D. F. 6 No cuantificado

3 SUROESTE D. F.. 17 1’191,187.00

4 SURESTE D. F. 17 No cuantificado

DIRECCIÓN JURÍDICA (nivel central) 1 1’478,778.00

Fuente: IMSS

 

 
   
  Keywords del reportaje: Keywords
 
Comentarios
 
¿Tienes algo de decir sobre este texto o nuestra revista?.
Tu nombre: E-mail
Escribe tu mensaje aquí:

Reporte de errores
 
Si encuentras un error en esta página tómate un minuto y avisanos.
Tu nombre E-mail
Reporta el error aquí :