Historias sin contar

Lo que ocurrió en el Foro Libertad de Expresión y Política Pública, el 7 de junio, es muy importante para los periodistas y sus derechos, cavilé mientras levantaba documentos y libros para retirarme del salón Heberto Castillo, de la Asamblea Legislativa del Di…

Rogelio Hernández López —¡Quiubo, tercos! ¿Ya ganaron la última instancia para que les regresen Excélsior? –les saluda con impertinente humor el reportero, bien conocido por ellos desde antes de que comenzaran estos avatares que les han consumido nueve años y…

Rogelio Hernández López
—Sí, sí le entramos. Es muy grave todo esto –resolvió sin titubear Ricardo Bucio Mújica, presidente del Consejo Nacional para Prevenir la Discriminación (Conapred). Bucio había escuchado atentamente la solicitud que le hice en mi carác…

Incrédulo, repasé una y otra vez el informe, y siempre se confirmaba el fenómeno: 30 diputados locales del Partido de la Revolución Democrática (PRD) apoyaron, en los hechos, que en la mayoría de 17 estados se haya cercenado el derecho de las mujeres a decidir…

La realidad siempre acaba imponiéndose, así que las mentiras demagógicas pronto pierden vigencia. De esta manera lo patentiza la decisión gubernamental de aumentar hasta 22 por ciento los precios del gas natural, y en porcentajes menores los de las gasolinas,…

Debieron estar sonrientes las almas ciudadanas de los 19 integrantes de la Asamblea Consultiva del Consejo Nacional para Prevenir la Discriminación aquel 3 de diciembre de 2009. Sus esfuerzos colegiados duraron poco más de un año, pero habían logrado que el go…

—¿Qué pasó con la Tatis? –Pregunté al veterano policía investigador de asuntos de seguridad nacional. —No la podemos ubicar. Hace poco ella participaba en la caravana de motociclistas que por las noches salen a echar carreras por Paseo de la Reforma, desde Tep…

Fernando Gómez Mont Urueta habló con franqueza a un pequeño grupo de líderes sociales el viernes 11 de septiembre de 2009. Eran alrededor de las 13:30 horas en la biblioteca Manuel Gómez Morín del viejo edificio en Bucareli. Allí escuché –y guardé en mi grabad…