Autor:

El Centro Regional de Reinserción Social de Acapulco fue calificado por la Comisión Nacional de Derechos Humanos (CNDH) con apenas 4.76 puntos (en una escala de 10), por deficiencias en los “Aspectos que garantizan la integridad personal del interno”, que reportan: “sobrepoblación, hacinamiento, insuficiencia en los programas para la prevención y atención de incidentes violentos” y recomendó “prestar atención” en cuanto a la “supervisión del funcionamiento del Centro por parte del titular”.

La madrugada del 6 de julio, alrededor de las 4 am, se registró una riña en la que murieron 28 de los presos y tres más resultaron heridos. La “disputa habría ocurrido por el control en la venta de drogas y alcohol”, reporta el diario Reforma.

El Diagnóstico Nacional de Supervisión Penitenciaria 2016 —presentado en junio pasado ya evidenciaba que mientras el Centro tiene una capacidad para 1 mil 445 hombres, en sus celdas hay 2 mil 198; en tanto que el espacio asignado para las mujeres es de 98 y hay 121.

La CNDH colocó un semáforo rojo a la evaluación de este penal. En su diagnóstico añade que es importante “prestar atención” en: “los servicios para mantener la salud de las personas privadas de la libertad, prevención de violaciones a derechos humanos y la atención en caso de detección y atención a internos en condiciones de aislamiento (sancionados y/o sujetos a protección)”.

Con respecto a las “Condiciones de gobernabilidad”, la CNDH también  “detectó que es importante prestar atención” en los siguientes aspectos:

  • Normatividad que rige al Centro (reglamento, manuales de procedimientos y difusión de los mismos).
  • Insuficiencia de personal de seguridad y custodia.
  • Deficiencias en el proceso para la imposición de las sanciones disciplinarias.
  • Ejercicio de funciones de autoridad por parte de personas privadas de la libertad del
  • Centro (autogobierno/cogobierno).
  • Actividades ilícitas.
  • Falta de capacitación del personal penitenciario.

La evaluación del organismo también documentó la “Inexistencia o insuficiencia de instalaciones necesarias para el funcionamiento del Centro”. Tampoco hay “condiciones materiales e higiene de las instalaciones para alojar a las personas privadas de la libertad (ingreso y dormitorios)” ni condiciones materiales, equipamiento e higiene del área médica y de las instalaciones para la comunicación con el exterior. La CNDH también detectó “deficiencias en la alimentación”.

Érika Ramírez

Comments

comments