By

Las asignaciones a ATG sólo entre 2006 y 2009 superaron los 52 mil millones de pesos. No hubo control de calidad ni combate a la corrupción. Fue el proyecto de mayor monto de inversión en la historia de la administración pública federal. Hoy estamos ante el colapso económico petrolero más grande del mundo. Jamás se habían derrochado tanto en beneficio de funcionarios y empresas extranjeras

chicontepec-685

El Paleocanal de Chicontepec, descubierto en 1926, contiene una de las mayores reservas de hidrocarburos del país. Sin embargo, como no se trata de un gran yacimiento, sino de pequeñas cuevas, para su explotación se requiere la aplicación de técnicas de extracción masiva y extensiva.

El 22 de junio de 1926 se perforó en Poza Rica el pozo Poza Rica 2. Este acontecimiento provocó el incipiente desarrollo de la ciudad que en esos años contaba con 800 habitantes, aproximadamente, en una superficie de 38 hectáreas.

Poza Rica llegó a ser considerada como el segundo campo más importante del mundo, por su producción diaria y el potencial de sus reservas probadas. El primer pozo que se perforó fue el Poza Rica 2, a 2 mil 47 metros de profundidad, en septiembre de 1937.

El 28 de junio de 1938 se perforó el pozo Poza Rica 29, el primer pozo petrolero perforado por mexicanos después de la expropiación. La producción era de 38.48 millones de barriles anuales, es decir 105 mil 400 barriles diarios.

En 1940 inició operaciones la refinería de Poza Rica, con una capacidad de 5 mil barriles diarios.

En 1945, las reservas probadas eran de 4 mil 350 millones de barriles.

En 1971, Rudesindo Cantarell y su hermano descubrieron la Sonda de Campeche (ya la conocían desde 1956), cuando sus redes de pesca se manchaban de chapopote constantemente, localizada a 75 kilómetros de Ciudad del Carmen.

En 1976, empezó la producción petrolera del Chac 1 (rojo, en maya) que sería el inicio de la perforación marina más grande del mundo y la fuente inagotable de miles de millones de pesos para la bolsa de nuestros políticos y una mínima parte para el pueblo de México, durante más de 40 años. Sin este descubrimiento, nuestro país estaría entre los tres o cuatro países más pobres de América.

En 1976 se amplió la refinería de Poza Rica a 38 mil barriles diarios. En 1984 se realizó otra ampliación de Poza Rica a 72 mil barriles diarios.

En 1991 se cerraron las refinerías de Poza Rica y Azcapotzalco. También, en Poza Rica, cerraron la planta procesadora de azufre, la planta de etileno, la planta de polietileno, el complejo procesador de gas (CPG), que cubre una superficie de 84.6 hectáreas. Se desmantelaron todos los equipos de perforación y los vendieron como chatarra a prestanombres de funcionarios. Cerraron también los departamentos de talleres generales, combustión interna, transportes, almacenes generales, etcétera. Ello significó el agotamiento de la producción petrolera en la región y el dramático descenso de la economía y calidad de vida de Poza Rica.

A pesar de terminarse la producción, Petróleos Mexicanos (Pemex) y el sindicato corrupto y explotador de los trabajadores han mantenido los rezagos de la eficiencia operativa, deficiencias en la designación y aplicación del gasto de inversión, subsidios implícitos de precios, privilegios sindicales con prestaciones excesivas; todo ello significa una disipación y apropiación de la renta económica del petróleo de la región y en todo el país.

En 2006, Pemex perdió 3 mil millones de dólares, mientras que otras empresas tuvieron sus más altas utilidades.

En 2007, ICA Fluor ganó la licitación para trabajar durante 4 años en el Paleocanal de Chicontepec, teniendo la responsabilidad de la ingeniería básica y detalle para los trabajos de los caminos de acceso. Se perforaron pozos, se construyeron estaciones de compresión y recolección, almacenamiento y separación y se instalaron 570 kilómetros de tuberías para la realización de dichos trabajos. El valor total del contrato del consorcio fue de aproximadamente 1 mil 400 millones de dólares estadunidenses. El alcance del trabajo que realizó ICA Fluor incluía la ingeniería, el abastecimiento y la construcción de las instalaciones de producción e infraestructura de superficie del yacimiento de Chicontepec en tierra para la exploración y producción de Pemex.

chicontepec-02-300Carlos Morales Gil, quien encabezaba Pemex Exploración y Producción (PEP), anunció el 29 de febrero de 2012 que las reservas totales al 1 de enero de 2012 eran como se muestra en el cuadro.

El cuadro nos refleja que tenemos petróleo seguro para 10.5 años, probables para 18 años y las reservas probadas más probables y posibles, para 30 años. También, dijo, los mexicanos podemos estar tranquilos, pero no podemos estar de flojos, tenemos que trabajar. En pocos años se descubrió otra mentira más de funcionarios corruptos. ¿El pueblo mexicano está tranquilo con el fracaso y engaño de Pemex?

Sólo las asignaciones al proyecto ATG (aceites terciarios del Golfo) entre 2006 a 2009 significaron más de 52 mil 520 millones de pesos. El análisis costo-beneficio pronosticaba una producción de 500 mil barriles por día, es decir, 106 mil barriles menos de lo presupuestado que sustentaba la solicitud de recursos. Y a finales de 2009, el proyecto ATG no superaba la producción de 52 mil barriles diarios. En 2009, ATG mostraba un bajo nivel de cumplimiento en su proyecto productivo petrolero, con un 38 por ciento con respecto del pronóstico prometido con el estudio del costo-beneficio planteado en 2006.

Los responsables del mal logrado proyecto ATG no han informado por qué en 2009 la producción se estancó en 29 mil barriles por día a pesar de que Pemex perforó 794 pozos de desarrollo.

El 86 por ciento de los pozos de ATG no contaban con sistemas de medición (lo hacían al chilómetro, como dicen los trabajadores petroleros) no tienen medición individual ni de macropera (superficie para perforar varios pozos) esto se debe hacer como una prioridad para evaluar diariamente la producción de cada pozo. La medición real que hicieron fue promediando todos los pozos para obtener una producción aceptable, incluían en su mayoría pozos que no producían ni 10 a 15 barriles por día y en menor número los de mayor producción. Estos informes maquillados que han prevalecido en toda la historia de Pemex son las mentiras que nos hacen pasar como cifras reales de producción, pero que siempre han sido conocidas por los trabajadores técnicos de Pemex, con el consentimiento de sus jefes: “Todo marcha bien…sin problemas”.

El proyecto ATG empezaría a generar flujos de efectivo positivos después de impuestos según lo programado en 2012, debiendo recuperar la inversión a valor presente neto en 2016; pero según las curvas de producción y niveles de productividad programados, ATG generaría flujos de efectivo positivos a partir de 2015 y la recuperación de la inversión hasta 2030, 6 años después de que el programa de perforación hubiese terminado y posiblemente cuando se hubieran agotado las reservas probadas. Para ese entonces, México sería un país inmerso en el caos de la pobreza extrema y de una severa crisis social.

Mientras PEP asume que los pozos declinan en producción al 3 por ciento anual, en realidad la experiencia indica que declinan al 1.6 por ciento mensual en los primeros 12 meses para estabilizarse en 20 a 30 barriles por día el resto de su vida útil productiva. Es decir, el problema central del proyecto ATG radica en la pérdida de presión de los yacimientos y el hecho de que los pozos dejan de producir rápidamente.

ATG fue el proyecto de mayor monto de inversión en la historia de la administración pública federal, pero los resultados no justifican tal inversión, y hoy se encuentra en su etapa más crítica pues es posiblemente el colapso económico petrolero más grande del mundo. Jamás se habían derrochado más de una decena de miles de millones de dólares en beneficio de funcionarios de gobierno y empresas petroleras extranjeras. Ningún otro país en el mundo lo haría.

Pemex reporta costos de perforación, terminación, operación y sistema artificial de producción entre 1.5 y 1.8 millones de dólares por pozo. Ello requiere un estricto control sobre los costos. ATG perforaría 1 mil 200 pozos al año hasta llegar a 16 mil pozos en 2020.

De 1940 a 1960, la región de Poza Rica aportó aproximadamente el 60 por ciento de la producción nacional, con cifras de entre 80 mil a 350 mil barriles por día. Actualmente aporta el 1.7 por ciento de la producción nacional, lo cual significa que la Federación subsidia a esta región para que siga operando sin producir, pues para mantenerla “activa”, tiene que aportarle recursos adicionales, pues lo que produce no alcanza para solventar todos los gastos que genera.

Antes Pemex era la caja chica del gobierno federal. Ahora el gobierno federal es la caja chica de Pemex.

¿El proyecto ATG fue aprobado en 2006 con base en el costo-beneficio del pueblo mexicano o de los gobernantes y líderes sindicales?

Adalberto Ruiz Mojica*

*Arquitecto

[BLOQUE: ANÁLISIS][SECCIÓN: PETROLERO]

Contralínea 480 / del 21 al 26 de Marzo, 2016

contralinea-480-m

 

TEXTOS RELACIONADOS:

Comments

comments