By

Al margen del presupuesto público que cada año aprueba la Cámara de Diputados, la Secretaría de la Defensa Nacional (Sedena) tiene su guardadito multimillonario.

agenda-corrupcion-479

Se trata de 18 mil 266 millones 597 mil pesos que la institución administra a través de cuatro fideicomisos: Mandato para el Pago de Haberes de Retiro, Pensiones y Compensaciones; Fideicomiso Público de Administración y Pago de Equipo Militar; Fideicomiso de Apoyo a Deudos de Militares Fallecidos en Actos del Servicio de Alto Riesgo; y Fideicomiso de Administración y Operación del ISSFAM (Instituto de Seguridad Social para las Fuerzas Armadas Mexicanas).

A pesar de la relevancia del monto –descubierto en el “Anexo XVII. Información sobre fideicomisos, mandatos y análogos que no son entidades, con registro vigente al 31 de diciembre de 2015”, de la Secretaría de Hacienda y Crédito Público–, éste se maneja en la opacidad, pues la información de su ejercicio está protegida por el secreto fiduciario.

De acuerdo con la información del “Anexo XVII” –de los Informes sobre la situación económica, las finanzas públicas y la deuda pública–, el Mandato para el Pago de Haberes de Retiro es el fideicomiso que más recursos públicos concentró en 2015.

En ese ejercicio, la Sedena le destinó 14 mil 110 millones 800 mil 741 pesos del erario, que se sumaron al saldo del ejercicio anterior (43 millones 64 mil 158) y a los rendimientos (1 millón 573 mil 793). Según los datos oficiales, en ese mismo año se gastaron 14 mil 113 millones 414 mil 452 pesos.

Operado por el Instituto de Seguridad Social para las Fuerzas Armadas Mexicanas, el fideicomiso cerró 2015 con una disponibilidad de apenas 42 millones 24 mil 240 pesos. Las erogaciones se justificaron escuetamente como pago de haberes de retiro, pensiones, pensiones alimenticias y compensaciones a que tienen derecho los miembros de las Fuerzas Armadas y sus derechohabientes.

De este caso destaca el incremento exponencial de los recursos: en 2011, el Mandato dispuso de 8 mil 792 millones 438 mil pesos para los mismos objetivos (auditoría financiera y de cumplimiento 11-1-07HXA-02-0464, practicada a ese ejercicio por la Auditoría Superior de la Federación); esto es que, tan sólo 4 años después, el fideicomiso ejerció 5 mil 320 millones 976 mil pesos más.

Identificado con el folio 200807HXA01495, este Mandato se creó el 21 de julio de 2008 por el ISSFAM en el Banjército. Dicho banco “proporciona el servicio por medio de sus sucursales bancarias y unidades ejecutoras de pago de las secretarías de la Defensa Nacional y Marina”, indica el “Anexo XVII”. Agrega que los recursos son canalizados mensualmente por la Secretaría de Hacienda y Crédito Público, por conducto de la Tesorería de la Federación.

Un mil millones para compra de armas

Por importancia de monto, al Mandato para el Pago de Haberes de Retiro le sigue el Fideicomiso Público de Administración y Pago de Equipo Militar. En 2015, a éste le destinaron 2 mil 188 millones 655 mil 983 pesos que se sumaron al saldo anterior (2 mil 958 millones 858 mil 195) y a los rendimientos (80 millones 392 mil 478 pesos).

En ese ejercicio, el fideicomiso sufragó 1 mil 307 millones 751 mil 915 pesos para la compra de equipo militar y gastos bancarios de operación, refiere el “Anexo XVII”. Por ello, el saldo al cierre de 2015 ascendió a 3 mil 920 millones 154 mil 743 pesos, mismos que la institución no está obligada a devolver a la Tesorería de la Federación por el sólo hecho de que el dinero es administrado por un contrato fiduciario.

El objeto de este fideicomiso es el de “administrar los recursos que forman su patrimonio y cubrir las erogaciones por las adquisiciones de bienes tales como equipo militar, terrestre, aéreo y refacciones; así como la contratación de obra pública y de los servicios de mantenimiento necesarios para dichos bienes y obras, destinados a la realización de operaciones de orden interior y seguridad nacional de carácter contingente o urgente, que lleve a cabo la Sedena en términos de las disposiciones aplicables, a fin de contar con los medios necesarios para el cumplimiento de sus funciones”.

Los otros fideicomisos

A pesar de que el Ejército aún forma parte de la “guerra” contra el narcotráfico, el Fideicomiso de Apoyo a Deudos de Militares Fallecidos en Actos del Servicio de Alto Riesgo es uno de los que menos recursos manejan. En 2015, a éste se le destinaron apenas 18 millones de pesos, que se sumaron al saldo del ejercicio anterior (228 millones 917 mil) y a los rendimientos (6 millones 883 mil).

Para cumplir su objetivo, que es el de proporcionar apoyo económico a los deudos de militares que fallezcan en actos del servicio, gastó 20 millones 804 mil 838 pesos. Por ello, al cierre del ejercicio su disponibilidad ascendió a 232 millones 995 mil 239 pesos.

Finalmente, al Fideicomiso de Administración y Operación del ISSFAM se le transfirieron 69 mil 920 pesos en 2015, que se sumaron al saldo anterior (573 mil 174) y a los rendimientos (4 mil 191 pesos). Este fondo está destinado a la administración y operación del hotel Fiesta Inn Mazatlán, propiedad del ISSFAM.

Este fondo se creó el 14 de junio de 1994 y actualmente se encuentra en proceso de extinción. La base de datos empresariales de la Secretaría de Economía apunta que la razón social del hotel todavía es Fideicomiso Hotel Mazatlán Fiduciario Banjército Fuerza Aérea y Armada, SNC. Éste se ubica en avenida Camarón Sábalo, 1927, colonia Zona Dorada, y brinda los servicios de alojamiento temporal y de preparación de alimentos y bebidas.

Así los ingresos y egresos de los fideicomisos militares.

Nancy Flores

[BLOQUE: OPINIÓN][SECCIÓN: AGENDA DE LA CORRUPCIÓN]

Contralínea 479 / del 14 al 19 de Marzo, 2016

contralinea-479-m

Comments

comments