Estampas priístas

By

Para el maestro Carlos Fernández Vega: por su recuperación y el regreso a su imprescindible columna

jorge-melendez-478

El diario El País (22 de febrero) investigó el asunto de Humberto Moreira y concluyó que el gobierno mexicano, a través de su embajada a cargo de Roberta Lajous, hizo todo lo que estuvo a su alcance para evitar que el exgóber bailador continuara preso en Soto del Real.

No sólo contactó abogados, le dio cobijo a su esposa Vanessa Guerrero y a sus hijas en el hotel donde se hospedan los diplomáticos aztecas, puso chofer y vehículos para la familia, tuvo nexos con abogados defensores y hasta ordenó que la procuradora Arely Gómez hablara con su homóloga española, Consuelo Madrigal, para obtener información privilegiada, la cual le fue negada, según el impreso mencionado.

Antes, recordemos, una buena cantidad de periodistas (José Ureña, en 24 Horas), señalaron que habría un intercambio entre la libertad de Moreira y la extradición de Joaquín Guzmán Loera, el Chapo. Tal vez las presiones constantes por parte de la policía mexicana al narcotraficante hagan que éste acepte finalmente irse a Estados Unidos.

Un trío de imágenes quedan de Moreira al salir de la cárcel: con una manzana (envenenada) en la mano, llorando en los hombros de su esposa y con el pantalón caqui orinado, seguramente por el nerviosismo que le produjo los días que estuvo en chirona.

Mientras en la antes llamada madre patria hay 62 mexicanos encarcelados sin apoyo consular. Entre ellos Gonzalo Contreras Rincón, un joven que estudiaba allá y fue sentenciado a 9 años de prisión supuestamente por narcotráfico, cuya madre (Iliana Rincón) ha insistido que la ayuden y la embajada tiene oídos sordos (Sin Embargo, 23 de febrero), al expresidente del Partido Revolucionario Institucional (PRI), Moreira el endeudador, se le dio todo el apoyo. Algo de lo que carecieron, además, los 2 millones de migrantes que retachó Obama en los últimos años (senadora Gabriela Cuevas); no obstante que esos compatriotas son la salvación de la economía nacional, ya que por ellos recibimos más dólares que del petróleo o la industria turística.

Reuters nos informó, también, que tres burócratas de la Secretaría de la Función Pública (SFP), que encabeza el muy renombrado Virgilio Andrade, gastaron como si fueran empleados de Arabia Saudita.

Hilda García, erogó miles de dólares en champaña, caviar y otras pequeñas cuestiones en Inglaterra. Jorge Pulido pagó taxis por más de 400 billetes verdes en Fráncfort, Alemania. Y Alfredo Bonilla se despachó tres órdenes de calamares en 1 día, en Hawái. ¿Crisis mexicana? ¡Bah! Si están al lado del hombre que exculpó a Enrique Peña Nieto y Luis Videgaray por la adquisición de sus grandes mansiones, pueden hacer lo que les venga en gana.

Cada enviado al extranjero de la Secretaría famosa por su inactividad, recibe 450 dólares diarios; es decir, cerca de 9 mil pesos cada 24 horas, una suma que gana un trabajador de salario mínimo cada 5 meses. Pero el orgullo de representar a México en congresos inservibles bien vale la pena.

Hilda, por cierto, ya no está con Virgilio. ¿Protección o anticipación?

Javier Duarte ha realizado un sinfín de arbitrariedades. Lo mismo con periodistas (van 17 asesinados en Veracruz) que con tuiteros, con jóvenes que desaparecen y no se sabe nada luego de “arduas investigaciones” que contra pensionados, atacando a la Universidad estatal que lastimando en serio a sus compañeros de partido. Es tanta la pésima fama de este Javidú (Katia D’Artigues) que recientemente en el famoso café La Parroquia le gritaron “ratero” y “fuera del estado”. Rechazo ganado a pulso si sabemos que la Auditoría Superior de la Federación (ASF) señaló que hay una irregularidad financiera por 14 mil millones de pesos en tierras jarochas.

Pero nada movía al sucesor del actual cónsul en Barcelona, Fidel Herrera Beltrán, hasta que se dieron cuenta que las elecciones en Veracruz no las ganará el PRI si no se deslinda del repudiado sujeto, Javier Duarte.

Entonces, el candidato tricolor, Héctor Yunes, dijo que no solaparía corruptelas y que haría una auditoría de los recursos estatales. Y luego, para hacer el uno-dos, Manlio Fabio Beltrones se soltó el pelo y la lengua y espetó: el gobernador Duarte debe rendir cuentas concretas y verdaderas ante los reclamos sobre corrupción que enfrenta (Reforma, 23 de febrero).

Diversos columnistas señalan que Duarte pedirá licencia, será renunciado por Enrique Peña Nieto (aunque esto formalmente no sea posible) o fingirá una enfermedad por su obesidad. Fórmulas muy conocidas por el priato.

Impunidad con Moreira, complacencia con los actuales servidores públicos y supuesto castigo a un muy enlodado gobernador son huellas priístas en el México actual. ¿Mover a México?

PD: La medida de liberar la importación de gasolinas y posibilitar establecer estaciones de servicios de otros países no abaratará el combustible, algo que dicen la analista Bárbara Anderson (Milenio, 23 de febrero) y hasta el inexistente secretario de Economía, Idelfonso Guajardo. ¿Cuál fue la razón de anunciarlo en Texas, por parte de Peña Nieto? No sólo hacer el acta de defunción de Petróleos Mexicanos (Pemex), como cínicamente dice Jesús Zambrano, del Partido de la Revolución Democrática, quien apoyó con los Chuchos el Pacto por México, donde estaba la liquidación de la paraestatal por medio de la reforma más regresiva: la energética, sino que Pemex muera, como sentenció en 1981, Nikito Nipongo, el genial Raúl Prieto Río de la Loza.

Jorge Meléndez Preciado

[BLOQUE: OPINIÓN][SECCIÓN: ARTÍCULO]

Contralínea 478 / del 07 al 12 de Marzo, 2016

contralinea-478-m

Comments

comments