By

Del Centro de Investigación y Seguridad Nacional (Cisen), la institución encargada de los secretísimos servicios de inteligencia civil del Estado mexicano, sólo conocemos la dirección de sus oficinas centrales: Camino Real de Contreras, 35, La Concepción, La Magdalena Contreras, al Surponiente de la Ciudad de México, por el rumbo del monte de los Dinamos. También, el de su Unidad de Enlace: Bahía de Santa Bárbara, 193, en la colonia Verónica Anzures, de la misma capital de la República.

477-zona-cero-300

Pero el Cisen –órgano desconcentrado de la Secretaría de Gobernación– ocupa, al menos, otros 85 inmuebles a lo largo del territorio nacional: casas de seguridad y oficinas, negocios y hogares fachada para cumplir con la rimbombante función de: “preservar la seguridad nacional, la gobernabilidad y el estado de derecho” (como reza su “misión” destacada en su página electrónica). Sin tanta solemnidad, se encarga de recopilar información, incluso mediante el espionaje y la infiltración de agentes, para prevenir y adelantarse a lo que considera amenazas al régimen. Y ello incluye a movimientos sociales y a personas inconformes con las “reformas estructurales” que los gobiernos panistas y priístas han impulsado en los últimos sexenios. Así es, sorprendido lector: aunque no lo sospeche siquiera, usted puede ser potencialmente un agente antagónico a la seguridad nacional de este país.

Por la auditoría financiera y de cumplimiento practicada al Cisen, sabemos de los 85 inmuebles diseminados en las 32 entidades federativas de la república. En el documento de la Auditoría Superior de la Federación se detalla que, en 2014, el organismo erogó 32 millones 176 mil 400 pesos por concepto de “arrendamiento de edificios y locales”. Para ello, y para otros asuntos, el organismo integró un Comité de Adquisiciones, Arrendamientos y Servicios (CAAS), integrado por siete servidores públicos del Centro (de los cuales no se anotaron ni los nombres ni los cargos: ¡son asuntos de seguridad nacional!).

El Cisen, encargado de los servicios de inteligencia civil de México, cuenta con 85 inmuebles a lo largo del territorio nacional”

A lo largo del año, el CAAS sesionó en ocho ocasiones ordinarias y en otras ocho extraordinarias; y en todas invitó a dos servidores públicos más con derecho a voz pero no a voto: a sendos representantes del Órgano Interno de Control y de la Coordinación Jurídica del Centro.

La celebración de los contratos implicó una erogación mensual fija para la dependencia. En 46 de los 85 contratos, el Cisen contó con el dictamen de justipreciación de rentas emitido por el Instituto de Administración y Avalúos de Bienes Nacionales (Indaabin); mientras que en los 39 contratos restantes no se consideró necesario porque se trató de inmuebles ocupados desde años anteriores.

La ASF tuvo acceso a los expedientes completos de las personas físicas y morales con las que el Cisen celebró los contratos de arrendamiento: la cédula de identificación fiscal del arrendador, su identificación oficial o de su representante legal, comprobante de domicilio, el testimonio de la escritura pública que acredita la propiedad del inmueble, el instrumento notarial que contiene el acta constitutiva de la empresa (en caso de las personas morales), el testimonio de la escritura pública que describe el poder y las facultades para obligarse y, entre otros, el acta circunstanciada de la recepción del inmueble.

Lo que habría que preguntarse es quién celebra a nombre del Cisen, pues con el ultrasecretismo de nuestra oficina de inteligencia civil, seguramente no andan diciendo por ahí que es el Cisen el que renta los inmuebles.

Pero el Centro no sólo cuenta con oficinas en México. También mantiene “representantes” en el extranjero. Muy pocos detalles se ofrecen al respecto. El documento sólo da cuenta del pago de 254 mil 100 pesos “por concepto de arrendamiento y mantenimiento de vehículos, mantenimiento de inmuebles y servicio postal, entre otros, realizados por las Representaciones de México en el extranjero” (sic). Además, de la partida 33903 “servicios integrales” se erogaron otros 688 mil 200 pesos en la “representaciones” del Cisen fuera del país.

Las oficinas del Cisen en el extranjero vienen funcionando desde hace varios años. Incluso la dependencia cuenta con un Manual del Procedimiento para la Ministración, Comprobación, Glosa y Registro Contable de las Operaciones Financieras de las Representaciones del Centro en el Extranjero, el cual fue autorizado desde el 21 de junio de 2012 por la Dirección de Planeación y la Subdirección de Documentación Organizacional del propio Cisen.

Así que dentro y fuera del país, nuestros agentes de la inteligencia civil velan por la seguridad… del régimen.

Paga el Cisen más de 32 millones al año por 85 inmuebles en México; indeterminado, el monto de lo que paga por sus “representaciones” en el extranjero”

Fragmentos

Un nuevo reconocimiento a Abel Barrera y el Centro de Derechos Humanos de la Montaña Tlachinollan. El Consejo Nacional para Prevenir la Discriminación y su Asamblea Consultiva decidieron entregar el Reconocimiento Nacional por la Igualdad y la No Discriminación al antropólogo director de la incansable organización no gubernamental. Muchos y merecidos reconocimientos, nacionales e internacionales, ha recibido antes Barrera. Éste es el primero que recibe de un organismo público y de gobierno. Llega en un momento en que ha padecido denostación por el acompañamiento y defensa a los padres de los 43 alumnos de Ayotzinapa desaparecidos forzadamente. Recordemos incluso que se realizó una campaña mediática con filtraciones a medios de fichas del Cisen en el que se le vincula sin ninguna prueba –a él y al abogado Vidulfo Rosales– con la subversión en Guerrero. En su discurso, Barrera agradeció a los pueblos indígenas del estado: Me’phaa, Na’savi, Nahuas y Ñomdaá, “que nos enseñaron a caminar en la Montaña y a beber del borbollón de su sabiduría milenaria. A los hombres y mujeres de la Lluvia, del Fuego y del Trueno que nos han dado cátedra de cómo se ejercitan los derechos humanos en las condiciones más adversas”. Dedicó el reconocimiento “a los padres y a las madres de Ayotzinapa, quienes luchan porque veamos un México donde lo único que desaparezca sea la injusticia y la discriminación. ¡Vivos se los llevaron, vivos los queremos!”. Queda claro que lo que se necesita en la Montaña (y en la costa, en la selva y en las ciudades) son más organizaciones como Tlachinollan. Y menos oficinas de “representantes” del Cisen.

Zósimo Camacho

[BLOQUE: OPINIÓN][SECCIÓN: ARTÍCULO]

Contralínea 477/ del 29 de Febrero al 05 de Marzo del 2016

contralinea-477-m

Comments

comments

 
Copy past blocker is powered by http://jaspreetchahal.org