¿Todo marcha bien para el 2016?

By

I. Los funcionarios gubernamentales mienten a la opinión pública, responsabilizando a China de la crisis económica de nuestro país. Pero es la ineficacia e incompetencia gubernamentales las que desalientan las inversiones y el gasto social, provocando que ante las reducidas expectativas de mayores ganancias, los empresarios también retraigan las suyas. Y para difundir sus mentiras contratan a locutores como si fueran sus voceros: “los informadores que vemos en las pantallas y escuchamos en la radio no son más que autómatas que se dedican repetir como pericos un guion escrito por los políticos y los oligarcas saqueadores”, como apuntó John M Ackerman (La Jornada, l de febrero de 2016), sobre que Andrea Legarreta y Raúl Araiza nos hicieron saber que la devaluación del peso, “es una cosa pasajera” y que nada tiene que ver con la quiebra de Petróleos Mexicanos (Pemex) y mucho menos con la baja del precio del petróleo y el alza de los precios de lo que importamos. Eso sucede en la mayoría de los medios de comunicación, desde donde se quiere engañar a sabiendas de que después la realidad los desmiente.

 

II. Y es que ya reiniciaron los despidos en las empresas públicas y privadas, enviando a la calle a miles de trabajadores; y quienes aún tienen empleo reciben miserables salarios en lo que es el principio de la austeridad para los cuadros medios hacia abajo; mientras mantienen a sus élites con altísimos sueldos y prestaciones. Nada les importa que el pueblo reduzca su canasta básica y sus productos aumenten de precio. El neoliberalismo económico protege a sus dirigentes y no le interesan los de abajo que han de resolver sus necesidades reduciendo el consumo; a pesar de que la economía capitalista está sustentada en el consumo y para esto se requiere empleo y mejores salarios. Pero al despedir empleados, crece el desempleo y disminuye el consumo, acelerando la crisis económica. En épocas de crisis como la presente no se debe implantar la austeridad con los de abajo, sino crear empleo y pagar mejores salarios que aceleren el consumo y aumente la producción en todos los sectores.

 

III. Pero el señor Videgaray asegura que para el presente año todo marcha bien; que lo que ocupa su atención es el año 2017. Y que en previsión de ello, desde ahora recortará miles de millones de pesos del gasto en general, con lo cual acelerará la crisis que ya se anuncia como un desastre que recrudecerá los males para toda la población: inseguridad, desempleo e informalidad; más delincuencia y más pobreza. Ya no alcanzan los salarios para empujar el consumo; y sin éste, se paralizará la producción, aunque no la importación de granos cada vez más caros por la devaluación del peso. Videgaray hace planes para 2017… ¿y el 2016? Según él, no hay problema y todo está y marcha bien, sin importarle que sus políticas públicas insistan en radicalizar la recesión, que haga estallar política y económicamente a la nación. Es así que las élites creen que no pasa nada porque no miran hacia abajo donde el malestar ya empezó por los recortes de gasto gubernamental y la retracción de la inversión privada.

Comments

comments

About the Author

 
Copy past blocker is powered by http://jaspreetchahal.org