By

I. Protestar se ha vuelto la clave de la democracia directa contra la representación democrática de parlamentos y congresos que ya no representan al pueblo, y son cómplices de la élite política: primeros ministros o presidentes. Por lo cual, la única forma de romper ese círculo vicioso es que la sociedad plantee públicamente sus demandas y desacuerdos con los gobernantes. El peñismo está conspirando –en secreto– con representantes empresariales, para cambiar los fines de la legislación laboral, de tal manera que justifiquen menos salarios y más explotación de quienes aún conservan su plaza laboral, aunque sea sólo por días conforme a la contrarreforma laboral peñista, a tono con el neoliberalismo económico. Es por esto que los integrantes del ballet de Bellas Artes acaban de estrenar –cuando menos en nuestro país– una nueva forma de protestar, pues en plena calle y explanada de esa sala de espectáculos en la Ciudad de México, montaron bailables que deleitaron a los que por ahí transitaban, porque los funcionarios de Bellas Artes quieren cercenar sus derechos laborales.

ConjeturasII. Esas manifestaciones se multiplicarán, ya que la administración peñista lleva rato tramando cómo recortar más los ya menguados salarios. Y los mexicanos deben preparar el camino a la huelga general contra los empresarios que cancelan más prestaciones. La pacífica y espectacular protesta de los bailarines de Bellas Artes para manifestar su inconformidad no se repetirá en las protestas que vienen, porque se trata de hacerlo como preludio a las huelgas que se avecinan. Y es que como la constante desde el salinismo ha sido deshacerse de las empresas públicas, y proteger a los empresarios que defraudan y quiebran empresas privadas, los que pierden son los trabajadores tirados a la calle, porque ya no existe –salvo de nombre– la secretaría del Trabajo (le sobra lo de Previsión Social) y mucho menos el sindicalismo defensor del derecho al trabajo y de sus integrantes, liquidando la economía mixta-keynesiana que procuraba el máximo empleo y la defensa de los trabajadores.

III. Es también el caso de la maniobra de Calderón contra Mexicana de Aviación, y su dueño escondido allende la frontera del norte para quebrarla, donde no hay investigación alguna para deslindar responsabilidades. Y la insensatez peñista ni caso hace de las protestas de esos trabajadores, que incluye a los jubilados que han seguido la lucha por reivindicar lo que establece el 123 constitucional. En los tribunales está radicado el concurso mercantil para resolver el conflicto, y desde hace más de 6 años los trabajadores se han manifestado pacíficamente para exigir que con los bienes de la empresa, les paguen sus jubilaciones e indemnizaciones. La última noticia es que el director jurídico del Aeropuerto Internacional: Sergio Saavedra, por órdenes del peñista director de ese aeropuerto se atrevió a desalojarlos con lujo de violencia; empero, los trabajadores resistieron. Y ya que la maniobra de Calderón y la complicidad de Peña los tiene privados de dinero, estos han instalado una cafetería para sostenerse y mantener su protesta.

Álvaro Cepeda Neri

Martes, 02 de Febrero 2016

Comments

comments

About the Author

 
Copy past blocker is powered by http://jaspreetchahal.org