By

I. Son no pocas las causas que han generado los cambios climáticos a temperaturas más elevadas. Según las explicaciones de las ciencias naturales, o que estudian la naturaleza con el principio de causa y efecto o categoría de la causalidad, se llegó a pensar que nuestro planeta seguiría el curso de un aumento del frío; y no como está sucediendo, que el alza de las temperaturas está provocando el deshielo a nivel mundial a partir de los polos. Y esto está acarreando mayor nivel de los océanos. El uso y abuso que hemos hecho de los combustibles fósiles ya pasa la factura por todo el planeta. Incluyendo por supuesto a nuestro país. Ese pase de cobro es un invierno extremoso con el que se producen más enfermedades respiratorias, y más muertes porque los pobres se defienden del frío con calentadores riesgosos. Aunque parezca ilógico, estamos inmersos en el aumento de medio grado de la temperatura mundial; lo que produce trastornos en la agricultura, ganadería y la caída de la producción en general de alimentos que los encarecerán.

ConjeturasII. Aunque se reúnen políticos y comisiones para detener ese cambio climático, por todas partes salen alarmas ante los escasos márgenes para hacerlo, porque el capitalismo no cederá terreno para que no se usen los combustibles, cuya quema envenena el aire, reduce el oxígeno y los vientos llevan sus residuos de una parte a otra, cual cámara de gases que asfixia a la humanidad. Los fenómenos de los océanos Pacífico y Atlántico, con el resto de los mares creando corrientes y “frentes”, son parte de ese cambio climático que ya es más que una amenaza. Es un pandemónium, que significa: capital imaginaria del mundo infernal; pero que se está haciendo realidad sin que las medidas anunciadas globalmente estén logrando disminuir las fuentes de calentamiento. En nuestro país las cosas van al parejo de lo que está pasando con las nevadas en el vecino país del norte; devastaciones que repercuten en el nuestro. Lo global no es únicamente la conexión de los mercados para que fluyan los flujos del capital, sino que éste es un planeta atrapado en la crisis del sobrecalentamiento, precedido de nevadas y fríos bajo cero en donde antes ni siquiera se imaginaría.

III. Las variaciones de clima tan grandes que han sucedido en Sonora, Chihuahua, Coahuila, Zacatecas, Durango, Sinaloa y San Luis Potosí ya producen males terribles. El cambio climático extremoso dejó atrás lo que era el tránsito de las estaciones, incluso que eran vistas y sentidas románticamente, para dar paso a lo que estamos padeciendo. Los remedios urgen; y no se trata de lo que dejaremos a las nuevas generaciones, sino que es un problema de vida o muerte para el presente. No impedir el aumento de temperatura, el deshilo del Ártico y los bloques de hielo nadando como la ballena Moby Dick representa el mal que daña a la humanidad, y nos coloca al borde del peligro que ya causa efectos devastadores. Estamos sobreviviendo en condiciones muy peligrosas para la humanidad en todos los sentidos, porque alteramos el clima con cambios que no resistirá el único planeta con que contamos para vivir.

Álvaro Cepeda Neri

Domingo, 24 de Enero 2016

Comments

comments

About the Author

 
Copy past blocker is powered by http://jaspreetchahal.org