By

En menos de 6 meses, los medios de comunicación enterraron por completo el denominado “momento de México”. Hace unos días, en entrevista realizada por El Universal, el gobernador del Banco de México, Agustín Carstens, admitió por tercera vez consecutiva que los acontecimientos relacionados con la inseguridad y la violencia (como la desaparición de los 43 estudiantes normalistas de Ayotzinapa) influyen de manera directa en las expectativas de los empresarios sobre la economía nacional; la certidumbre y la confianza, señaló, son los elementos fundamentales a la hora de tomar decisiones tanto del lado de la inversión, como del consumo.

Y es que, mientras a principios de 2014 la Secretaría de Hacienda y Crédito Público había planteado un estimado de crecimiento de 3.9 por ciento, posteriormente lo disminuyó a 2.7 por ciento, y después lo situó nuevamente a la baja en un rango promedio entre 2.1 y 2.6 por ciento, básicamente la mitad de la primera estimación. De enero a noviembre, la encuesta de los analistas del sector privado, aplicada por el Banco de México, bajó sus estimados de crecimiento 10 ocasiones consecutivas y ya empieza a realizar modificaciones en sus pronósticos para 2015.

Los “motores externos”, por su parte, no ejercen hasta la fecha ningún “efecto de arrastre” sobre la economía mexicana. La política monetaria restrictiva del Sistema de la Reserva Federal (Fed) en Estados Unidos; los riesgos crecientes de deflación en la zona euro; la caída inesperada de la actividad económica en Japón; el aumento de la desaceleración en el Continente Asiático, y la drástica disminución de los precios de las materias primas, especialmente las cotizaciones del petróleo, resultaron extremadamente perjudiciales para las economías denominadas “emergentes”. Por añadidura, el repunte de la divisa estadunidense, gracias a su posición privilegiada de “reserva de valor” en momentos críticos para la economía mundial, seguirá contribuyendo de forma protagónica durante el próximo año en el desplome de las monedas de la periferia capitalista.

Para finales de 2014, el peso mexicano habría perdido 10 por ciento de su valor frente al dólar para cotizar en un mínimo de 14.457 pesos, al cierre de la presente columna, su nivel más bajo en más de 2 años y medio. Sorpresivamente, el 8 de diciembre de 2014, el Banco de México y la Secretaría de Hacienda y Crédito Público emitieron un comunicado para detallar la puesta en marcha de un plan inmediato para detener la caída de la moneda. “El Banco de México ofrecerá diariamente 200 millones de dólares mediante subastas a un tipo de cambio mínimo equivalente al tipo de cambio FIX determinado el día hábil inmediato anterior conforme a las disposiciones del Banco de México más 1.5 por ciento”, indicó la Comisión de Cambios. Con ello, el gobierno mexicano pretende proveer de liquidez el mercado cambiario y reducir las turbulencias del sistema financiero. La medida se aplicó por última vez el 30 de noviembre de 2011, cuando el Banco de México comenzó a subastar 400 millones de dólares diariamente, toda vez que el tipo de cambio rebasara en 2 por ciento el correspondiente al del día hábil anterior. La medida se canceló el 9 de abril de 2013.

La caída del precio del petróleo, por su parte, constituye una grave amenaza para los países con dependencia energética por la vía de las importaciones y, más todavía para las economías como México, cuyas finanzas públicas están estrechamente vinculadas a los ingresos petroleros. La primera semana de diciembre de 2014, el precio del barril en su variedad Brent alcanzó los 66.77 dólares, al tiempo que la mezcla mexicana cotizó en alrededor de los 58 dólares: los niveles más bajos desde octubre de 2009.

De acuerdo con las estimaciones del banco de inversión estadunidense Morgan Stanley, los precios podrían caer hasta un mínimo de 43 dólares. Hay que destacar que la caída de las cotizaciones obedece no únicamente a la menor demanda de las economías asiáticas (China e India) y las operaciones especulativas en los mercados de derivados de petróleo (Nueva York, Londres y Dubái), sino fundamentalmente, son el resultado de una tendencia deflacionaria de enormes proporciones y largo aliento que atraviesa cada vez más espacios de la economía mundial.

En el caso de México, las consecuencias de una caída de más de 40 por ciento del precio del barril ya saltan a la vista. En primer lugar, los precios actuales del crudo están muy por debajo de los 83 dólares, la base tomada para el plan de presupuesto 2015. Los programas de cobertura, así como los fondos de capitalización son insuficientes para contener las violentas fluctuaciones de los precios en el mediano plazo. En segundo lugar, las perspectivas de alta rentabilidad de los empresarios (nacionales y extranjeros), a raíz de la aprobación de las reformas constitucionales y secundarias en materia energética, se han colocado en un serio predicamento y, con ello, los proyectos de inversión que emanarían eventualmente de la Ronda 1 podrían quedar en el olvido.

En conclusión, la campaña mediática en torno a un nuevo amanecer de la economía mexicana, impulsada en un primer momento por los conglomerados de capital trasnacional, resultó una farsa absoluta. La “disciplina fiscal” y el alto nivel de “confianza macroeconómica”, contrastan con el desplome en las expectativas de crecimiento, la extrema volatilidad del tipo de cambio y el aumento exponencial de la deuda pública a más de 2 años de iniciada la gestión de Enrique Peña Nieto. Si no hay una movilización popular organizada a favor de un cambio de rumbo en materia económica, los costos del ajuste pesarán otra vez sobre los hombros del pueblo de México.

Ariel Noyola Rodríguez*

*Economista egresado de la Universidad Nacional Autónoma de México

 

 

 

 Contralínea 419 / del 12 al 18 de Enero de 2015

 

 

 

Comments

comments