Autor:

ADOLFO-VLADIMIR

Adolfo Vladimir/Cuartoscuro

 

Luis Raúl González Pérez, presidente de la Comisión Nacional de los Derechos Humanos (CNDH), exigió al gobierno poner un “hasta aquí” a la violencia política, luego del asesinato del exalcalde de Jilotlán de Dolores, José Carlos Andrade Magaña, ocurrido la madrugada del pasado 15 de abril.

El político buscaba su reelección en dicho municipio jaliciense. Sobre este crimen, el ombudsman pidió a las autoridades dar con los responsables, procesarlos y sentenciarlos.

Al término de su participación en la inauguración del taller “Retos y Oportunidades para la Prevención de la Tortura en México”, González Pérez  indicó que se necesita erradicar la impunidad con base en la ley, profesionalismo y con el uso de sistemas de inteligencia para dar con los responsables.

También señaló que hace falta un protocolo de seguridad para alcaldes. Exhortó que la sociedad rechace, condene estos hechos, y que las autoridades den respuesta puntual, mandando señales claras de que sí hay compromiso por la investigación.

Por otra parte, reiteró que es fundamental cambiar el modelo de procuración de justicia, pues el que se tiene actualmente “está agotado”. Además, reprobó el  que las fiscalías autónomas existentes en los estados sólo hayan cambiado de nombre, pero no de modelo.

“Creo que reprobar la violencia es deber de todos; pero al no haber una adecuada procuración de justicia, se violan los derechos humanos de la persona que fue agredida, también de los familiares, y de la sociedad en general que vio truncada una posibilidad política, sobre la que podía votar”, agregó.

 

Leave a Reply