Autor:

I. Fueron 15 años los que invirtió María Moliner para investigar y redactar el Diccionario de Uso del Español, con 3 mil 400 páginas –el cual lleva más de cinco ediciones–, en dos tomos, superando en calidad al diccionario de la Real Academia de la Lengua. Ella sola lo escribió. Fue la hazaña de una mujer que a sus 51 años se dio a la tarea de crear un diccionario al que dedicó sus últimos 30 años de vida; enriqueciendo la consulta de periodistas, académicos, investigadores, estudiantes y público en general que recurren a él para encontrar la palabra y su significado. Ya en otro Ex libris me permití rendirle homenaje a esta fabulosa obra. Y regreso a extenderlo a propósito de que se escenificó la ópera prima del dramaturgo Manuel Calzada: El diccionario recreando, de esos 30 años, los 15 que María Moliner estuvo escribiendo su trabajo. La interpretó Luisa Huertas, en la obra dirigida por Enrique Singer, escenificada en el teatro Xavier Villaurrutia, del Centro Cultural del Bosque, con aportación de la Compañía Nacional de Teatro. Vibrante. Conmovedora. En un escenario repleto de libros, hojas, ella: María Moliner-Luisa Huertas, con su creación de voluntad intelectual. Y si bien la autobiografía de María Moliner es su diccionario, no está por demás su biografía que escribió Juan José Millás (El País, 21 de agosto de 2003).

II. Dicha biografía nos dice que se casó con un profesor de física y tuvo cuatro hijos. De su segundo matrimonio –agrega este reseñador– tuvo su quinto hijo, llamado: Diccionario de Uso del Español. Ignoro de dónde obtuvo el autor de esa ópera prima, Manuel Calzada, los datos biográficos de María Moliner, filóloga, lexicógrafa y bibliotecaria e incluso archivista. Republicana y antifranquista, cuyo poemario: Belleza cruel es un “Yo Acuso” a esa dictadura y a todos los autoritarismos fue víctima del franquismo nazi-fascista; escribiendo el diccionario como respuesta. Su vida es paralela a la de la inmensa poeta Ángela Figuera Aymerich, quien tenía una biblioteca-librería ambulante y recorría las calles ofreciendo libros prestados y en venta. Ya en otro Ex Libris les contaré de ella, pero ahora me ocupo de María Moliner, la que nos heredó una de las cosas más sublimes: las palabras, sus letras, con lo que ellas tienen que decirnos para bordar lo que pensamos, queremos y sentimos para comunicarnos, informar, criticar y opinar con versos y prosas.

III. Venerada intelectualmente, María Moliner sale a escena en esa obra y está en su diccionario para preguntarle de su sabiduría alfabéticamente ordenada. Fue estructurando una a una cada palabra en un concierto de ortografía gramatical con sustantivos y adjetivos, con puntos y comas. Admirable trabajo para aprender el uso del español, desde Miguel de Cervantes a María Moliner.  La ópera prima del dramaturgo Manuel Calzada, puesta en escena con música de Antonio Fernández; las actuaciones de Oscar Narváez, Roberto Soto e Israel Islas. Y de Luisa Huertas como María Moliner, fue un reconocimiento a la titánica creación del Diccionario de Uso del Español. Es la vida de esta lexicógrafa que con su trabajo dio acceso al hablar y escribir del pueblo. Contra el exquisito diccionario de la Real Academia, María Moliner creó un diccionario popular, democrático y antinazifascista. La ópera prima ha sido, pues, un homenaje-conocimiento biográfico a esa mujer extraordinaria. La que nos ha enseñado cómo usar el idioma para tejer lo que queremos expresar, oralmente o por escrito a través de todos los medios de comunicación.

Ficha bibliográfica:

Autora:                María Moliner

Título:   Diccionario del uso del español

Editorial:              Gredos, 1997, 1979 (y versión electrónica: 2008)

Álvaro Cepeda Neri

[MISCELÁNEO][EX LIBRIS]