Autor:

Tres de cada cuatro ciudadanos de América Latina tienen poca o nula confianza en sus gobiernos y alrededor de un 80 por ciento creen que sus instituciones públicas son corruptas, de acuerdo con el informe Perspectivas Económicas de América Latina 2018. Repensando las Instituciones para el Desarrollo.

Este informe, realizado en conjunto por el Centro de Desarrollo de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE), la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (Cepal), y el CAF-Banco de Desarrollo de América Latina, en colaboración con la Comisión Europea, señala el papel fundamental que desempeñan las instituciones para superar la trampa del ingreso medio —la desaceleración del crecimiento que tiene lugar después de alcanzar niveles de renta media— en la que se encuentran actualmente la mayoría de las economías de América Latina y el Caribe.

Como muestra está que el 23 por ciento de los latinoamericanos aún vive por debajo del umbral de la pobreza, y alrededor del 40 por ciento pertenece a la clase media vulnerable, mientras que el 34.5 por ciento se podría considerar como clase media consolidada en 2015, detalló el informe.

Con respecto a la satisfacción de los usuarios con los servicios públicos de salud se redujo 16 por ciento al pasar de 57 a 41 por ciento y para el sistema educativo cayó el siete por ciento al pasar de 63 a 56 por ciento para ese período.

Lo anterior contribuye al descontento social y a la poca disposición de los ciudadanos a pagar impuestos. Como ejemplo está que en 2015, el 52 por ciento de los latinoamericanos aseguró estar dispuesto a evadir impuestos si tuvieran la oportunidad.

Las tres organizaciones plantean que es necesario reconectar a las instituciones con los ciudadanos para responder de mejor manera a sus demandas y aspiraciones y así fortalecer un modelo de crecimiento inclusivo y sostenible en América Latina y el Caribe.

Rodrigo Ek