Nuestros lectores

Autor:

Según SEP, Programa Escuelas al CIEN no endeuda educación básica

Ciudad de México a 8 de abril de 2018.

Contralínea, Distrito Federal, P8.

Miguel Badillo, Director

Zósimo Camacho, Información

Jorge Meléndez Preciado

Atención: Nancy Flores, reportera

En atención a la nota publicada el día de hoy titulada Endeudan la Educación Básica con Programa Escuelas al Cien, me permito hacer los siguientes comentarios:

-El Programa Escuelas al CIEN es una política pública sólida propuesta por el Gobierno Federal que en cuanto a su planeación y ejecución no corresponde a deuda pública para las Entidades Federativas que participan en el programa federal, lo anterior ya que se trata de un mecanismo financiero desarrollado para destinar recursos económicos para la mejora y rehabilitación de la infraestructura educativa, de tal forma que el Programa Escuelas al CIEN no es deuda pública como se asegura en su nota informativa, lo anterior ha quedado de manifiesto en la Auditoria [sic] Superior de la Federación ya que no está inscrito en el registro de deuda pública.

-Lo anterior, ha permitido avanzar en tiempo récord en más de 20 mil planteles en intervención en beneficio directo de más de 3.5 millones de alumnos en el país.

-El apoyo del Programa Escuelas al CIEN no se entrega por medio de tarjetas de débito a los padres de familia ni autoridades educativas de los planteles a beneficiar, siendo totalmente falsa dicha afirmación ya que el procedimiento se aplica conforme a la Ley de Obra Pública.

-En las conclusiones de citado documento se señala –que durante la etapa de implementación no existen los instrumentos adecuados para dar seguimiento al recurso económico y a las obras– lo cual carece de veracidad, ya que el Programa Escuelas al CIEN cuenta con un portal especial http://www.inifed.gob.mx/escuelasalcien donde la sociedad y las comunidades educativas pueden conocer, ente otros aspectos, el monto asignado, las acciones a realizar, la empresa o contratista a cargo de la obra, así como testigos fotográficos de avance, lo anterior dio como resultado que en 2017 el INAI premiara al portal Escuelas al CIEN con el Premio de Innovación en Transparencia.

-La participación social queda de manifiesto en cada uno de los Comités de Mejoramiento de la INFE, los cuales se integran en los planteles de educación básica a beneficiar, integrados únicamente por padres de familia quienes, entre otras funciones, fungen como contraloría social ya que conocen y toman decisiones en cómo y en qué invertir el presupuesto asignado a cada plantel a fin de mejorar las instalaciones, por lo que resulta falso que la participación de las comunidades educativas se vea limitada en este aspecto.

Confío que con esta información se realice la aclaración pertinente, refrendando el compromiso del INIFED en ofrecer una educación de calidad por medio de una infraestructura educativa digna.

Jefe de la Oficina de Enlace Nacional del INIFED [sic]

Respuesta de la reportera

Señor director:

En su carta, al jefe de la Oficina de Enlace del Inifed, Luis Fernando Martín del Campo, se le olvida citar dos puntos relevantes en la discusión:

-El primero es que la bursatilización de las participaciones federales sí genera endeudamiento público.

-Y el segundo, que las afirmaciones y conclusiones que intenta desmentir no fueron escritas por esta reportera, sino retomadas del documento Programa escuelas al CIEN Infraestructura educativa a cargo de los procesos de bursatilización, elaborado por el investigador parlamentario Giovanni Jiménez, del Centro de Estudios Sociales y de Opinión Pública (CESOP).

En la columna periodística aludida –que no es una nota informativa, como confunde el funcionario– claramente se hace la diferenciación entre mis opiniones y los argumentos del documento del CESOP.

Y aunque en ningún párrafo de la carta se hace referencia específica a mis opiniones, considero importante señalar que no sólo el investigador parlamentario afirma que la bursatilización representa un riesgo para los estados por implicar un endeudamiento público, sino que en ello coinciden otros académicos.

Incluso el investigador veracruzano Arturo García Santillán (quien asegura que en la bursatilización hay casos de éxito), indica en su ensayo La bursatilización de las participaciones federales que este tipo de financiamiento “trae consigo una responsabilidad futura de liquidación del pasivo”.

Sería importante que el funcionario de la SEP nos explique cómo es que se financia ese Programa sin poner en riesgo las finanzas públicas de las de por sí deprimidas economías estatales, cuando su modelo es precisamente el de la bursatilización: los gobiernos estatales salen a Bolsa a pedir financiamiento –a través del vehículo financiero de Escuelas al CIEN–, y para ello comprometen las futuras participaciones federales hasta por 25 años.

[CARTAS]