Autor:

Familiares de estudiantes de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM), víctimas de la violencia que azota el país exigen a las autoridades universitarias esclarezcan los asesinatos de jóvenes, ya que –consideran– ha habido inconsistencias en las investigaciones y falta de apoyo gubernamental.

Verónica Guadalupe Benítez Vega, estudiante de la Facultad de Estudios Superiores Acatlán (FES Acatlán), fue víctima de un feminicidio el 6 de julio del año pasado cometido por su pareja a 400 metros de su vivienda.

Juana Isabel Benites Vega, hermana de la universitaria de 21 años dijo en conferencia que “la autoridades no han hecho bien su trabajo. Exigimos analicen el grado de violencia que tuvo el acto misógino”. Señala que “no sólo los asesinan a ellos [los estudiantes], sino asesinan a toda la familia. Nos están matando”.

Al encuentro Rebelión. Organicemos la Lucha también asistió el padre de Luis Roberto Malagón de Gaona, estudiante de la Facultad de Derecho hallado inconsciente y con golpes en la máxima casa de estudios en agosto de 2017.

El director de la Facultad de Derecho, “nos ha dicho que mi hijo murió naturalmente”, que “fue por causa de un paro respiratorio, porque estaba desnutrido y tenía muy mal sus riñones”, dijo Roberto Malagón Chagoya.  Además, las autoridades universitarias no entregaran a la Procuraduría los videos en su totalidad para investigar el caso.

En cuanto al caso del estudiante de la Facultad de Filosofía y Letras, Carlos Sinhué Cuevas Mejia, asesinado en 2011, autoridades de la UNAM desaparecieron archivos y videos, aseguró la madre del universitario.

En los tres casos autoridades de la máxima casa de estudios han cometido irregularidades y eliminado evidencia en complicidad con la Procuraduría, concordaron los familiares presentes.

Jordana González