Autor:

Durante 25 años las entidades federativas mexicanas deberán pagar una deuda que generó un convenio de la Secretaría de Educación Pública con la Bolsa Mexicana de Valores para crear un esquema de bursatilización –obtención de crédito de inversionistas– con el fin de implementar el Programa Escuelas al CIEN, que tiene como objetivo mejorar la infraestructura educativa.

Un estudio del Banco Mundial encontró que las inversiones en instalaciones escolares en Perú tenían un efecto positivo en las tasas de asistencia de los alumnos. Ésta y otras investigaciones dieron origen al Programa Escuelas al CIEN, y se planteó la bursatilización de los recursos del Fondo de Aportaciones Múltiples (FAM), a fin de “evitar generar deuda pública o llevar a cabo recortes financieros a otros programas”, explica un análisis del Centro de Estudios Sociales y de Opinión Pública (CESOP), organismo interno de la Cámara de Diputados.

Sin embargo, el autor de esta investigación, Giovanni Jiménez, considera que “no se caracterizó adecuadamente el problema del abandono escolar, ya que plantear como solución la bursatilización de las participaciones federales para la construcción de infraestructura y con ello disminuir el abandono escolar queda poco claro, y tampoco queda claro cómo se prevé realizar la recuperación económica”.

Con los datos mencionados sobre los montos del FAM, se observa que la inversión bursatilizada es cercana a los recursos para los años 2017 y 2018 (45 mil millones de pesos); sin embargo, se decidió que era mejor endeudar a los estados por 25 años y que éstos pagaran una tasa de interés por los recursos garantizados en la Ley de Coordinación Fiscal, señala el informe.

 “Las entidades que signaron el convenio recibirán 25 por ciento menos de recursos para el mantenimiento de la infraestructura educativa durante el periodo 2018-2043”, concluye Jiménez, investigador de CESOP.

Marcial Yangali