Autor:

Según datos del Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi) en México 90 por ciento de las 2.3 millones de personas que se dedican al trabajo del hogar son mujeres y se enfrentan a condiciones laborales desfavorables, tales como jornadas de hasta 12 horas, no tienen derechos laborales ni seguridad social y tampoco poseen contrato, por lo que les es imposible pensionarse.

México no ha ratificado el Convenio 189 de la Organización Internacional del Trabajo, primera norma internacional encargada de regular y mejorar las condiciones de vida de las empleadas domésticas, a pesar de que en 23 países  de América Latina ha sido reconocido y en 13 ya entró en vigor.

En el marco del Día Internacional de las Trabajadoras del Hogar que se celebrará el próximo 30 de marzo, el Consejo Nacional para Prevenir la Discriminación (Conapred) evidencia que el 61 por ciento de quienes se emplean en esta ocupación no tiene vacaciones, 57.9 por ciento no tiene la posibilidad de realizar estudios, 46.5 por ciento no recibe aguinaldo y 44.7 por ciento no tiene horarios fijos.

El Conapred calificó 25 expedientes como presuntos actos de discriminación. Las denuncias fueron emitidas en su mayoría por condición social y económica.

A falta de derechos garantizados por las leyes mexicanas, en 2016 se creó el primer Sindicato Nacional de Trabajadores y Trabajadoras del Hogar, el cual presentó un contrato colectivo a la Conapred que  menciona de manera clara sus derechos y obligaciones.

Jordana González