Autor:

Desplazados de Chalchiuitán se manifestaron el pasado 22 de marzo con el fin de denunciar las situaciones inhumanas que viven diariamente, así como para exigir al presidente de la República, Enrique Peña, y al gobernador de Chiapas, Manuel Velasco Coello, hacer justicia, hacer valer sus derechos, protegerlos, atender sus necesidades y problemas.

Aseguraron que viven en las montañas para proteger sus vidas y las de sus familias de los paramilitares, de la presidenta municipal de Chenalhó, Rosa Pérez Pérez, y del Presidente del Comité Estatal del Partido Verde Ecologista de México, Eduardo Ramírez Aguilar.

“Nos quieren matar y nos han despojado con violencia nuestras tierras, quemaron nuestras casas, robaron nuestras cosechas, mataron nuestros animales, nos desalojaron hacia las montañas, y ahora continúan sus disparos de armas de fuego de alto poder en esa zona de conflicto”, señalaron en un comunicado de prensa.

También hicieron un llamado tanto al gobierno federal como estatal a atender sus necesidades tales como alimentos, atención médica, agua potable, plan de retorno integral para todos los desplazados, desarrollo de sus comunidades y municipios, y el desalojo de los invasores de sus tierras.

Rodrigo Ek