Autor:

En 51 paises, 124 millones de personas estuvieron en crisis por inseguridad alimentaria aguda en 2017, lo que significa un aumento de 11 millones de personas afectadas respecto de 2016, revela el Informe mundial sobre crisis alimentaria.

Elaborado por la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura, Unión Europea y el Programa Mundial de Alimentos, el informe señala que entre las razones principales de esta crisis están los conflictos entre países. Y es que esto afectó a 74 millones de personas.

La segunda causa son las sequías, que afectaron a 39 millones de personas. Otros factores fueron brotes de enfermedades, acceso limitado a servicios de salud, agua potable y saneamiento.

Según el informe, se prevé que para lo que resta de 2018 se agrave esta situación en países con conflictos, sobre todo en Yemen, el país más afectado debido al colapso económico y los brotes de enfermedades.

En cuanto a las sequías, apunta que el clima seco extremo podría afectar a países como Senegal, Chad, Sureste de Etiopía y Este de Kenya.

Para las instituciones internacionales, las intervenciones basadas en seguridad alimenticia, nutrición y medios de vida serán fundamentales para salvar vidas y contribuir al mantenimiento de la paz.

“Ahora depende de nosotros tomar medidas para atender las necesidades de quienes se enfrentan el azote diario del hambre y abordar sus causas profundas”, dijo Antonio Guterres, secretario general de la ONU, refiere el comunicado de prensa.

Diana Águila