Autor:

No hay certeza de que productores de café, afiliados al Programa de Apoyos a Pequeños Productores: Componente PROCAFÉ e Impulso Productivo al Café,  hayan sido los verdaderos beneficiarios de la Secretaría de Agricultura, Ganadería, Desarrollo Rural, Pesca y Alimentación (Sagarpa), revela la Auditoría Superior de la Federación (ASF). Las irregularidades detectadas podrían alcanzar los 408 millones 668 mil 700 pesos.

Y es que en su más reciente entrega del Informe Individual del Resultado de la Fiscalización Superior de la Cuenta Pública 2016, el máximo órgano de fiscalización del país destaca que las organizaciones y los proveedores, que recibieron en forma directa los recursos del subsidio, “dejaron de comprobar ante las instancias ejecutoras Asociación Mexicana de la Cadena Productiva del Café, A.C., Fondo Especial para Financiamientos Agropecuarios, la Comisión Nacional para el Desarrollo de los Pueblos Indígenas y la propia Unidad Responsable a través de las Delegaciones Estatales”, 325 millones 858 mil 800 pesos.

Además, dice la ASF, se adquirieron insumos por 82 millones 809 mil 900 pesos, “con empresas que no están en el portafolio de proveedores autorizados” por la Sagarpa, en cabezada por José Calzada Rovirosa.

En su dictamen, la Auditoría indica que “no se tiene la certeza de que los bienes se hayan entregado a los productores…, y con la calidad que exigen las normas establecidas en las Reglas de Operación del programa”.

Érika Ramírez