Autor:

En 1888 con la última decisión acerca de la posesión territorial, al pueblo de Cohuirimpo se le reconocen 7 mil 629 hectáreas como subsistencia para este pueblo Yoreme en el estado de Sonora a un lado del río Mayo. Pero para la primera mitad del siglo XX al entrar en vigor la organización ejidal, buena parte de esas tierras fueron entregadas a nuevos dueños y también a algunos pobladores originarios; algunos más siguieron poseyendo la tierra según sus y costumbres ancestrales. Un ejemplo de ello es el señor Marcelo Escalante, quien a su fallecimiento deja a sus descendientes el cuidado de dicha propiedad.

El pasado mes de junio la familia Escalante, habitantes de la comunidad de Rancho Camargo, advierte la presencia de personas ajenas al pueblo desmontando la tierra que han amparado durante generaciones. Acuden al Gobierno Tradicional de Cohuirimpo para así dejar claro que quienes han irrumpido en el lugar cometen un atropello. Para el 1 de julio un grupo de habitantes del Pueblo Yoreme acuden al lugar y piden a operador de la maquinaria introducida que detenga los trabajos que los legítimos dueños no han autorizado, a lo que la persona accede, sin embargo, tiempo después más hombres continúan tratando de extraer recursos pétreos del lugar, justificando la acción con la supuesta compra de la tierra al ejido de San Ignacio Cohuirimpo, lo cual nunca se ha comprobado.

Posteriormente ocurren algunos sucesos también de abuso y amenaza a Cohuirimpo, lo que favorece que el Pueblo deje de estar visitando el lugar. Por el mes de noviembre visitan el lugar periodistas de la Ciudad de México que incluyen en su material el nombre de la compañía Siglo XXI, mencionada por quien por esos días se encontraba representando dicha empresa.

Poco antes de lo anterior, en septiembre fallece el entonces gobernador del pueblo de Cohuirimpo, el señor Severo Aguilar Ontamucha, por lo que también esto influye para que haya poca presencia del pueblo en el lugar y tenga la organización un periodo de receso debido a la designación de algunas autoridades del Gobierno Tradicional. Por parte de los empresarios no hay receso alguno, pues en octubre –mediante llamada telefónica– amenazan al entonces Comandante General del Pueblo de Cohuirimpo, Remedios S Aguilar Osuna, y semanas después es víctima de un atentando que amenaza seriamente su integridad física, lo cual le impide asistir a una cita ante el Ministerio Público de Navojoa, haciendo llegar el aviso oportunamente.

Recientemente, se ha  sabido de la presencia de vehículos policíacos en las comunidades que integran el Pueblo de Cohuirimpo preguntando ocasionalmente  por el señor Remedios S Aguilar Osuna, sin que él haya recibido notificación alguna, pero ya el pasado lunes 12 de febrero le pasan el mensaje de la existencia de una posible orden de aprehensión en su contra, pues las autoridades ejidales del Ejido San Ignacio han acusado de despojo al señor Remedios por ser parte del Gobierno Tradicional que en su momento tuvieron a bien desalojar a la compañía Siglo XXI del terreno de la familia Escalante.

El miércoles 15 de febrero, se presenta el señor Remedios Severo Aguilar Osuna, actual Gobernador Tradicional del Pueblo de Cohuirimpo, Río Mayo, Sonora, ante el Ministerio Público de Navojoa a enterarse de los cargos que le imputan, sólo para ratificar que es el presidente del Comisariado Ejidal, quien le acusa de despojo al ejido de San Ignacio.

Pero el pueblo Yoreme-mayo de San Ignacio es dueño de su territorio desde tiempos inmemoriales por lo que estamos en la legítima defensa de los derechos del Pueblo Ancestral de Cohuirimpo y queremos que el Estado mexicano garantice la seguridad de las autoridades de su gobierno tradicional y de los legítimos dueños del terreno que fuera propiedad en vida de Don Marcelo Escalante.

Myrna Valencia Banda*

*Concejala indígena mayo por el pueblo de Cohuirimpo en el Concejo Indígena de Gobierno para México

[BLOQUE: OPINIÓN][SECCIÓN: ARTÍCULO]