Autor:

Estados Unidos elige la base militar italiana de Sigonella como su capital mundial de drones… y de crímenes contra la humanidad. Gobierno y altos empresarios estadunidenses e italianos echan a andar un complejo que controlará los UAV killers de la US Force Air. Desde ahí se ejecutarán las operaciones en Siria, Irak o Nigeria. Italia y Alemania disponen territorio para la dominación aeroespacial del gobierno de Trump

Desde el 12 de julio de 1943 –cuando en Sicilia se dio la invasión militar por parte de las tropas anglo-estadunidenses– Italia se transmutó en lo que aún hoy sigue siendo: por un lado, una “media pizzería” de las organizaciones mafiosas (N’drangheta, Camorra, Cosa Nostra y Sacra Corona Unita); y, por otro lado, en un night club de Estados Unidos: la Agencia Central de Inteligencia (CIA, por su sigla en inglés), la Organización del Tratado del Atlántico Norte (OTAN), el  Pentágono, etcétera.

Sicilia, ubicada geográficamente al medio del Mediterráneo, siempre ha tenido un papel muy importante en las estrategias imperialistas de Estados Unidos y, por ende, de la OTAN.

Hoy vemos en estos días unas cuantas pero grandes maniobras en la base militar de la OTAN en Sigonella, Sicilia. La construcción de una SATCOM (Antenna Relay Facility) necesaria para conectar las estaciones terrestres ubicadas en Estados Unidos con los aviones sin piloto que operan en la región del Atlántico. Sigonella, con su centro UAS SATCOM, garantizará un verdadero backup –una copia de reserva– para las transmisiones de la estación de Rammstein. De acuerdo con el bando 3319116r10007, se decreta la demolición y transformación de las viejas y obsoletas infraestructuras que se encuentran en esta área y, sucesivamente, la realización de un nuevo centro para el control de drones con las relativas vías de entrada, y todo por un costo de entre 10 y 25 millones de dólares, además de los costos “adjuntos”, alrededor de 1 millón 225 mil dólares.

La plataforma desde la cual se lanzan diariamente los ataques de Estados Unidos y la OTAN con drones killer son asistidos sobre el campo por un tercer centro estratégico mundial para el control satelital de todas las operaciones de guerra de las aeronaves sin piloto de las Fuerzas Armadas estadunidenses. En unos 2 años, la grande estación aeronaval de Sigonella en Sicilia recibirá el UAS SATCOM Relay Facility para coordinar junto con la instalación “gemela” de Rammstein, en Alemania, las operaciones de telecomunicaciones satelitales en conjunto para los drones de Estados Unidos empleados en los más sangrientos y cruentos conflictos bélicos planetarios: desde Ucrania al Cáucaso; desde el Cuerno de África a Yemen; desde la Libia a Mali; de Irak a Siria; de Afganistán a Paquistán. De hecho, el centro UAS SATCOM de Sigonella garantizará un verdadero y propio backup a las transmisiones de la estación de Rammstein, una copia “trascendental” en caso de interrupciones o dificultades en el flujo de las señales directas a los satélites militares operativos en el espacio en banda KU. Aquí se destaca la gran base aeroespacial de Creech, en Nevada, considerada como la principal instalación de la Fuerza Aérea de Estados Unidos para las operaciones de drones y para las numerosas bases aéreas donde todos los días despliegan los más modernos y mortales instrumentos de guerras automatizados (Akrotiri, Chipre; Ali Al Salem, Kuwait; Ordenanza, Incirlik e Sivrihisar, Turquía; Niamey, Nigeria; Chabelly, Djibouti; Risalpur, Paquistán; Balad, Irak; Al Dhafra, Emiratos Árabes Unidos; Area Minch, Etiopía; Jalabad, Kandahar y Khost, Afganistán; Um Almalh, Arabia Saudita).

Es necesario hacer hincapié en la UAS SATCOM Relay Facility de Rammstein para poder comprender cuáles eran las funciones, las responsabilidades, las intervenciones y los crímenes contra la humanidad que el Pentágono pasará a la base militar de la OTAN en Sicilia para lavarse las manos. Concretada una autorización específica por parte del Ministerio  de Defensa alemán en abril de 2010, el centro de control de las operaciones de vuelo de los drones de Rammstein ha operado desde el año sucesivo bajo las órdenes de la Fuerza Aérea estadunidense y del Mando África de Rsyados Unidos, el comando estratégico de las Fuerzas Armadas estadounidenses para las operaciones en el continente africano, activado en Stoccarda, Alemania, en 2008, y en la ubicación de los “objetivos militares” en la planificación de los ataques en África y Oriente Medio.

De acuerdo con la investigación del semanario alemán Spiegel, publicada en abril de 2015, que analizaba científicamente el papel estratégico de la estación alemana como centro de control de las telecomunicaciones satelitales en la así denominada “guerra global contra el terrorismo” lanzada por el presidente Premio Nobel de la paz Barack Obama y su “compañera de merienda”, Hillary Clinton. Gracias a la consulta de documentos clasificados como secretos y provenientes de la CIA, fechados en julio de 2012, los periodistas del Spiegel informaron que la instalación de Rammstein está “al centro de cada ataque de drones activados por la US Air Force”. “La estación UAS SATCOM de Rammstein es el centro estratégico para las comunicaciones con las aeronaves sin piloto”, según refiere Dan Gettinger, codirector del Center for the Study of the Drone del Bard College de Nueva York. “Aunque si los pilotos están sentados en las bases aeroespaciales en Nevada, Arizona o Missouri, aunque si los objetivos son ubicados en el Corno de Africa o en la Península arabe, el cuartel general de la US Air Force de Rammstein sigue teniendo un papel mas relevante cada dia que pasa. Los diagramas publicados por los servicios de inteligencia revelan que en el mundo existen dos lugares indispensables para la guerra de los drones: Rammstein y la base militar de Creech, ubicada en una área vigilada herméticamente en el desierto de Nevada, a 1 hora en camioneta desde Las Vegas, y que viene utilizándose como filo rojo de transmisiones para una decena de bases de las fuerzas aeroespaciales situadas en varios Estados de la Unión Americana. Actualmente los cables hechos en fibra óptica garantizan una rápida transmisión de datos, que también son enviados a la estadunidenses Agencia Nacional de Seguridad [NSA, por su sigla en inglés] y en el Centro de operaciones aeroespaciales [AOC, por su sigla en inglés] de Rammstein”.

En el centro para las operaciones aeroespaciales en Alemania, más de 500 militares estadunidenses laboran 24 horas al día, y todo el año, efectuando monitoreos del espacio aéreo de toda Europa y del Continente Africano. “Una vez que se establece la conexión entre los pilotos de los drones en Nevada y la AOC de Rammstein, los comandos son trasladados de la base alemana a los satélites”, refiere el semanario Spiegel. “Desde el espacio son transmitidos a los drones, Es aquí que la instalación geográfica de Rammstein cumple su tarea. Ninguno de los satélites que gira alrededor de la Tierra tiene la capacidad de enviar directamente una señal desde Paquistán a Estados Unidos. La distancia es enorme y las curvaturas de la Tierra son demasiado grandes. Sin un segundo transmisor satelital, el tiempo de los flujos de datos sería demasiado largo y, por ende, imposible recibir respuestas rápidas y maniobras precisas, ya que, así, las imágenes reales de los drones jamás llegarían en vivo a Estados Unidos. En otras palabras, sin la asistencia de Rammstein, sería como si los pilotos operan ciegos”. Con la entrada en función de la UAS SATCOM Relay Facility de Sigonella, los sistemas de comando y control de los kill-drones operarán con aun más precisión y, sobre todo, ya no se darán los efectos negativos de eventuales black-out a los network de guerra creados por la poderosa industria tecnológica-militar estadunidense.

El bando por el concurso para la realización en NAS 2 Sigonella de la “estación gemela” para las telecomunicaciones satelitales del Sistema de aviones sin piloto (Unmanned Aircraft System-UAS) fue publicado el 14 de noviembre de 2015 por el Naval Facilities Engineering Command Office para Europa y Asia Sur-occidental de los marines estadunidenses, con su base estratégica en el corazón de la ciudad de Nápoles, Italia. El bando, clasificado con el código 3319116r1007, habla de la demolición y la eliminación de las viejas estructuras presentes en el área y la realización de un nuevo centro para el control de drones. La sociedad contratada tendrá que entregar los trabajos dentro de los 550 días posteriores a la firma del acuerdo con el Departamento de las Fuerzas Armadas estadunidenses.

El nuevo sito de transmisiones ocupará un área muy extensa, de 1 mil 200 metros cuadrados. “En el nuevo centro serán instalados 12 repetidores UAS SATCOM con antenas, maquinarias y generadores de potencia con la posibilidad anexa de integrar ocho repetidores de esta misma tipología”, se lee en el proyecto del Departamento de Defensa. El instrumento también considera “la presencia de sistemas infraestructurales, mecánicos, electrónicos, de prevención contra incendios y alarmes para soportar el sito para las comunicaciones satelitales”.

“La construcción de una SATCOM Antenna Relay Facility en Sigonella es necesaria para soportar los link de comando de las aeronaves controladas a distancia, para conectar las estaciones terrestres presentes en Estados Unidos con los aviones sin piloto operativos en la región del Atlántico”, refiere el Pentágono. “El sito de Sigonella garantizará la mitad de las transmisiones del Sistema de aeronaves sin piloto UAS y operará en apoyo al sito de Rammstein, Alemania. Con la realización de este proyecto se satisfarán las peticiones para la realización de repetidores SATCOM para los Predator (MQ-1), los Reaper (MQ-9) y los Global Hawk (RQ-4). El nuevo sito tendrá también el sistema de vigilancia aeroespacial con aeronaves sin piloto UAV Broad Area Maritime Surveillance (BAMS, por su sigla en inglés) de la US Navy y las misiones especiales del Big Safari de la US Air Force”.

En el programa BAMS se decreta la adquisición de 40 drones de última generación Global Hawk para desplegar en las estaciones aeroespaciales de Jacksonville, en Florida, Cadena, en Japón, en Diego Garcia, en las islas Hawai y en Sigonella. El así denominado Big Safari es un articulado programa de adquisición, gestión y fortalecimiento de las operaciones de inteligencia y ubicación, coordinado por el 645 Aeronautical System Group con base en Wright-Patterson, Ohio, y para las infraestructuras de soporte en las bases aeroespaciales de Hanscom, Massachusetts y Greenville, Texas.

En este programa que elegirá la base militar de Sigonella como capital mundial de los drones y de los crímenes contra la humanidad participarán otra vez las sociedades estadunidenses e italianas que desde siempre han proyectado casi todas las instalaciones de propiedad y uso exclusivo de las fuerzas de armadas de Estados Unidos en Italia. El proyecto de la UAS SATCOM Relay Facility de Sigonella fue creado por la sociedad de arquitectura, ingeniería y diseño RLF and Transystems con su sede en Winter Park, Orlando, Florida. Creada en 1935 por el arquitecto James Gamble Roger II, esta sociedad es considerada como uno de los más grandes contratistas del Departamento de Defensa estadunidense para el diseño de instalaciones militares en territorio italiano: 8 millones 552 mil 71 dólares en contractos firmados en los últimos 4 años.

Casi todas las obras de infraestructuras realizadas en Sigonella en estas últimas 2 décadas por medio del financiamiento de 1 billón de dólares a través del así llamado programa Mega, han sido por parte de los proyectistas de la RLF and Transystems. En particular, la sociedad de Florida ha proyectado el Aircraft Hangar Maintanance and Operations Complex, el complejo para las operaciones y las manutenciones de los vehículos de guerra –aeroespaciales y terrestres– que las Fuerzas Armadas estadunidenses despliegan en la base siciliana, utilizado también por las fuerzas de operaciones de la OTAN; el p-635 Base Ops Support I, ocho infraestructuras primarias ubicadas en tres diferentes áreas de NAS 2 destinadas a hospedar las oficinas de reparación de vehículos, oficinas, estaciones de combustible, depósitos para la transferencia de residuos peligrosos, etcétera; el Morale, Wellness and Recreation (MWR) Complex, el complejo destinado a las actividad recreativas, de deporte y culturales del personal estadunidense, con dos salas de proyección cinematográficas, gimnasios, un superbowling, restaurantes, fast-food y una piscina. La realización de todas estas obras estará también a cargo de la CMC, la Cooperativa Muratori Cementisti de Ravenna, sociedad líder de LegaCoop, la asociación italiana que reúne a más de 15 mil empresas cooperativas en todos los sectores de producción.

RLF and Transystems ha proyectado también la versión moderna de NAS 1, la parte de estación aeroespacial que los marines estadunidenses han instalado en Sicilia al final de la década de 1950 en un área no muy distante de la actual locación aeroportuaria, ya utilizada por las fuerzas aliadas en el desembarco en Sicilia en 1943. Después de la demolición de 39 viejos edificios militares en Sigonella, la sociedad de diseño ha mencionado siete grandes construcciones para habitaciones, centros comunitarios, administrativos y educativos y una iglesia para las funciones religiosas, incluido dos grandes plantaciones para la producción y distribución de energía eléctrica.

La arquitectura de la UAS SATCOM Relay Pads and Facility de Sigonella ha colaborado también como “consejero italiano” en la Nesco Internacional Srl, una sociedad de ingeniería constituida en Roma en 1986, capaz de ofrecer una amplia gama de servicios, desde la creación de proyectos para obras infraestructurales, investigaciones y estudios sobre las posibilidades de realización, hasta la dirección de los trabajos. Al hablar de la Nesco Internacional estamos frente a una destacada sociedad del Departamento de la Defensa de Estados Unidos: desde el 2000 hasta hoy, esta sociedad ha obtenido por cierto unos 13 contractos para estudios, asesoramiento y servicios varios de una cifra de alrededor de 5 millones 587 mil 649 dólares en las bases militares de Estados Unidos (¡y no de la OTAN!) de Nápoles, Copodichino, La Maddalena, Sigonella, Camp Ederle (Vicenza), Camp Darby (Livorno), Aviano (Pordenone) y del nuevo y moderno complejo militar “Dal Molin” en Vicenza. Aquí se ha transferido la 173 Brigada de infantería aerotransportada de las Fuerzas Armadas estadunidenses que antes se encontraban, en su mayoría, en Alemania.

A certificar la “calidad ambiental” de la UAS SATCOM Relay Pads and Facility de Sigonella fue por fin el arquitecto romano Paolo Bongi, el cual afirma: “He participado en el proyecto de la Estación Naval II, Sigonella, Sicilia, Italia, y he examinado con precisión los documentos contractuales; por eso, declaro que este proyecto de las infraestructuras es idóneo a todas las normas y leyes italianas aplicables”, según sus declaraciones escritas del 25 de julio de 2014. Project manager en el Banco Mediolanum –banco italiano con sede legal en Basiglio, Milano 3 y, fundada en el 1997 por Silvio Berlusconi y Ennio Doris–, el arquitecto Paolo Bongi se destaca por su “experiencia consolidada como creador de proyectos y consejero para las certificaciones conforme a las leyes italianas aplicables para proyectos USA/OTAN/US NAVY en Italia”. De hecho, desde enero de 1994 hasta febrero de 2002, es decir, por 8 años y 2 meses, Brogi fue contratado por la dependance de la Nesco International en calidad de “project manager, diseñador, creador y coordinador de los técnicos italianos y estadunidenses por diferentes bases militares de la OTAN ubicadas en Italia: Capodichino, Camp Derby, el cuartel Ederle, Aviano y Sigonella”. En febrero 2000 este arquitecto-certificador ambiental del súper-centro de drones de Sigonella recibió también el honor de informar sobre las normativas técnicas estadunidenses e italianas en una conferencia internacional organizada en la sede de la RLF and Transystems de Orlando, Florida.

Una vez más el gobierno italiano cumple su papel estratégico como cómplice en la guerra sin límites Estados Unidos/OTAN, en este caso en el “botín africano”.

Alessandro Pagani*

*Historiador y escritor; maestro en historia contemporánea; diplomado en historia de México por la Universidad Nacional Autónoma de México y en geopolítica y defensa latinoamericana por la Universidad de Buenos Aires

[BLOQUE: ANÁLISIS][SECCIÓN: ARTÍCULO]