Autor:

Caracas, Venezuela. Con la primera preventa de más de 82 millones de unidades, la criptomoneda venezolana petro –única moneda virtual con respaldo físico en recursos naturales– entró en el mercado internacional este 20 de febrero.

Según especialistas, la negociación inicial durará 1 mes y se espera una recaudación de 1 mil 300 millones de dólares, aproximadamente; los interesados podrán adquirir activos digitales denominados “token” con características estándares similares a las de más de 1 mil 400 criptodivisas que existen en el mundo.

Para su sustento, de manera inicial, el presidente venezolano Nicolás Maduro autorizó 5 mil 342 millones de barriles del campo 1 del Bloque Ayacucho de la Faja Petrolífera del Orinoco; pero significó que los criptoactivos estarían respaldados también por oro, gas y diamantes.

Sin emisiones extraordinarias, el gobierno pretende exponer en total 100 millones de petros inicialmente y su valor será el equivalente a un barril de petróleo de la cesta venezolana, aproximadamente unos 60 dólares (según la cotización actual).

De acuerdo con el mandatario, el mecanismo contribuirá a enfrentar las sanciones impuestas por Estados Unidos contra Venezuela dada la independencia financiera que caracteriza a las criptomonedas, pues sus operaciones están fuera del alcance de institución bancaria alguna que intente impedirlas o sabotearlas.

Además, señaló, constituirá un mecanismo para facilitar el pago de bienes y servicios, y captar inversiones que contribuyan al desarrollo económico y social del país sudamericano.

A diferencia de las otras criptomonedas reguladas por inversionistas privados, la moneda virtual venezolana tiene como elemento distintivo que la gestiona el propio gobierno.

Para orientar su funcionamiento, las autoridades venezolanas crearon el Observatorio de BlockChain, que cuenta con el apoyo de especialistas internacionales y la labor de un equipo multidisciplinario de expertos en tecnología, economía, finanzas, y en el área legal, monetaria y mediática, explicó su superintendente, Carlos Vargas.

La plataforma, dijo, representa la base institucional, política y jurídica para la gestión de la criptomoneda en Venezuela, mecanismo simple y seguro con vistas a comprar y vender activos digitales a nivel nacional e internacional.

Como todas las demás monedas virtuales, el petro cuenta con su Libro blanco (White paper, en inglés), documento que detalla las especificaciones técnicas y operativas, y fue firmado en transmisión televisiva por el jefe del Estado bolivariano en enero último.

El manual explica que cada petro es divisible hasta en 100 millones de unidades, por lo que los ciudadanos podrán adquirir incluso una cienmillonésima (0.00000001) parte, que recibirá el nombre de “mene”.

Según el documento, “para poseer petros será necesario poseer una billetera virtual –mecanismo ya establecido por el gobierno en la gaceta del país– (…) la cual será de su entera responsabilidad, así como todos los riesgos asociados al manejo y custodia de la misma”.

Los que ya ostenten esta herramienta la manejarán a través de una computadora, teléfono móvil o cualquier otro dispositivo inteligente que permita entrar en la plataforma donde estará almacenado el dinero, agrega el texto.

Debido al trabajo de BlockChain, las transacciones se realizarán de manera inmediata y los datos quedarán almacenados en las computadoras o dispositivos de los usuarios, por lo que se genera un registro histórico de las operaciones que no puede ser intervenido, alterado ni borrado, indican expertos.

En ese sentido, el superintendente Vargas explicó que la tecnología Blockchain es perfectamente auditable y transparente, garantía significativa del nacimiento en la confianza de este instrumento.

Para promocionar la iniciativa, Venezuela emprendió una amplia campaña entre empresas y entes financieros nacionales y extranjeros, de cara al comienzo de las operaciones con esa criptomoneda.

Con ese sentido, entró en funcionamiento la página web www.elpetro.gob.ve, destinada a los usuarios interesados en obtener información sobre los detalles técnicos y el funcionamiento de esa moneda digital.

Por otra parte, la entrada del petro al escenario económico virtual atrajo críticas de organismos financieros y amenazas provenientes del gobierno de Estados Unidos contra los inversionistas interesados en la criptomoneda venezolana.

El estadunidense Departamento de Tesoro exigió “cautela” a los potenciales inversores para evitar penalizaciones, pues Washington considera la emisión de la criptodivisa una extensión del crédito a la administración de Nicolás Maduro, de acuerdo con un despacho de la agencia británica Reuters.

En respuesta, el mandatario ratificó la disposición de seguir adelante con la iniciativa económica que causa gran expectativa a nivel mundial.

Acuñó el jefe de Estado que tras la llegada del petro se fortalecerá la economía del país con la instrumentación de las nuevas tecnologías, y ayudará a enfrentar el cerco financiero impuesto por Washington y sus aliados.

Livia Rodríguez Delis/Prensa Latina

[OPINIÓN]