Autor:

La Paz, Bolivia. “Banderazo”, así denominó el presidente de Bolivia, Evo Morales, a la confección de una bandera gigante, que se estima llegue a los 70 kilómetros de largo, capaz de movilizar a todo el país en apoyo a la demanda marítima contra Chile.

No se trata de romper récord, sino de “un llamado patriótico a la unidad para recuperar nuestra salida soberana al mar y lograr justicia en memoria de todos quienes dieron su vida en esta lucha y por el futuro de nuestro país”, aseveró el mandatario al invitar a todos los bolivianos a confeccionar esta bandera.

La convocatoria la hizo el 14 de febrero, justo a 139 años de la invasión y asalto a Antofagasta por tropas chilenas, hecho que –coinciden los investigadores– fue uno de los episodios más negros de la historia boliviana.

El acontecimiento provocó la pérdida de 400 kilómetros de costas y otros 120 mil kilómetros cuadrados de terrenos ricos en recursos naturales, entre ellos cobre, litio y salitre.

En 2013 La Paz presentó una demanda ante la Corte Internacional de Justicia (CIJ), de La Haya, para que Chile negociara de buena fe el pedido de una salida soberana al océano Pacífico.

Dos años después, la Corte se declaró competente para resolver las diferencias entre los dos países, los cuales concluyeron sus alegatos escritos y se preparan para iniciar este 2018 la fase oral, previa a la sentencia.

Según Morales ese estandarte representará la unidad de los bolivianos en el “sano orgullo” de su demanda por una salida soberana al océano Pacífico, como un derecho que corresponde a los pueblos “por la historia, la razón, la paz y la fraternidad”.

“Ahora que La Haya está cerca al inicio de los últimos alegatos orales (del 19 al 28 de marzo) aquí en Bolivia es tiempo de la unidad más sólida, es tiempo de juntarnos todos en apoyo a la demanda marítima, en apoyo a nuestro equipo para demostrarle al mundo que Bolivia es una sola”, manifestó.

Cada bandera, detalló, deberá tener tres metros de ancho y medir como mínimo 10 metros de largo; será de color azul mar y en su cuadrante superior izquierdo contará con la insignia tricolor y la whipala (enseña) con las nueve estrellas que representan a los departamentos del país.

En tanto, en su cuadrante derecho mostrará una estrella que simboliza el departamento del litoral boliviano.

El banderazo se realizará el sábado 10 de marzo de 2018, como parte de las actividades por el Día del Mar.

A las nueve de la mañana se unirán todas las banderas y al mediodía ondeará este gigantesco gallardete a lo largo de una de las vías que articula las localidades intermedias de Sica Sica, en La Paz, y Caracollo, en Oruro.

La respuesta no se hizo esperar, y en ese empeño ya están movilizadas las diversas organizaciones que integran la Coordinadora Nacional por el Cambio (Conalcam) e instituciones como las Fuerzas Armadas.

Bolivia nació con acceso soberano al mar

De acuerdo con el mapa cartográfico publicado en 1859, durante el gobierno del presidente José María Linares, Bolivia nació como República con un territorio de 2 millones 363 mil 769 kilómetros cuadrados de extensión.

Limitaba al Norte y al Este con Brasil, al Sur con Paraguay, las Provincias Unidas del Río de La Plata y Chile; y al Oeste con Perú, donde está el litoral boliviano.

Voces acreditadas como la del canciller boliviano Fernando Huanacuni, afirman que ante la CIJ se han presentado todos los argumentos jurídicos, documentales e históricos para demostrar que el país nació con acceso soberano al mar.

Luego la invasión chilena de 1879 cercenó el territorio, un departamento importante, e hizo perder la cualidad marítima, hecho que ha sido discutido en diversas ocasiones por autoridades de ambos países, incluso en el Tratado de 1904; pero, más de 100 años después, la solución está aún pendiente.

Actualmente, con el liderazgo del presidente Evo Morales, se ha hecho tangible este reclamo en un espacio internacional.

A juicio de Huanacuni, en primer lugar porque tomó una decisión valiente, para lo cual “hay que tener una capacidad de ver un poco más de lo que denominamos el presente, ser visionario… Evo tiene todas las cualidades de ser un estadista, es intuitivo, osado en esta acción de presentar la demanda marítima ante la CIJ”, resaltó.

Este, dijo en entrevista al periódico Cambio, “es un espacio generado en el Derecho Internacional en tiempos de paz, por lo tanto no es ningún rol de agresión, más al contrario, es apelar en tiempos de paz a espacios para resolver temas evidentes”.

De acuerdo con el calendario establecido, Bolivia iniciará las audiencias orales en la CIJ el 19 y 20 de marzo en la demanda que tiene contra Chile por una salida soberana al océano Pacífico.

Se realizarán seis audiencias orales: tres para Bolivia y tres para Chile, comunicó recientemente el ministro de Justicia, Héctor Arce.

El 21 de marzo habrá un espacio sin actividad, y el 22 y 23 del mismo mes Chile iniciará su exposición. Bolivia presentará su alegato final el lunes 26 y Chile cerrará el miércoles 28 de marzo.

“Hay una buena distribución de los tiempos que ha hecho la Corte y Bolivia está en buenas condiciones, óptimamente preparada para esta etapa que es la más importante del procedimiento”, subrayó el ministro.

De ahí el llamado del presidente Morales a apoyar con un banderazo todo este proceso que para Bolivia significa justicia, derecho, unidad, paz y reivindicación.

Lourdes Pérez Navarro/Prensa Latina

[BLOQUE: OPINIÓN][SECCIÓN: ARTÍCULO]

 

Contralínea 578 / del 19 al 24 de Febrero 2018