Autor:

I. “El hombre es por naturaleza un animal político, y, por eso, aun sin tener necesidad de ayuda recíproca, los hombres tienden a la convivencia. No obstante, también la utilidad común los une, en la medida en que a cada uno le impulsa la participación en el bienestar. Éste es, efectivamente, el fin principal, tanto de todos en común como aisladamente. Pero también se reúnen por el mero vivir, y constituyen la comunidad política”. Este párrafo del libro III de Política, de los ocho que la integran (en lugar de capítulos que no se usaban en el tiempo del nacimiento de su autor: 384 y su muerte 347 a. C), me parece que es el eje de la obra que sigue siendo punto de partida para el estudio de todas las manifestaciones de la política, del político y las dimensiones de la política, como teoría y práctica de esa actividad desde la Polis de Atenas a los actuales Estados-Nación. Así que es indispensable estudiar este texto fundamental para la cultura de lo político, pues Aristóteles es piedra de toque del origen de la política y su ejercicio en el abanico de todos los regímenes que han aparecido; y cuyas dos modalidades se implantan en Atenas y Esparta: democracia y autocracia con sus ismos: oligarquía, monarquía y democracia: “Algunos dicen –puntualiza Aristóteles– que el mejor gobierno debe ser una mezcla de todos los regímenes”.

II. Estudiar al estagirita –por haber nacido en la comunidad griega de Estagira; creadora de la política, del político (Pericles) para confirmar la sentencia del sofista Protágoras: “el hombre es la medida de todas las cosas”–, debe hacerse con sumo cuidado. Sabe persuadir, convencer. No así Aristocles, alias Platón, su maestro; quien sin rodeos, fue un teórico antidemocrático y origen histórico de la autocracia sin cortapisas. En cambio Aristóteles –a quien le impusieron el “magister dixe”: lo dice el maestro–, apoyó los regímenes o gobierno mixto: un poco de democracia, un poco de oligarquía y otro poco de plutocracia. Partiendo de que la diferencia entre el esclavo y el (hombre) libre es impuesta por los gobernantes en la democracia ateniense y en el imperialismo que Atenas impone a varias colonias; lo que entre otras causas provoca que durante la Guerra del Peloponeso, los griegos sometidos se rebelaron y se pusieron de parte de Esparta (Tucídides, Historia de la Guerra del Peloponeso; y Luciano Cánfora, El Mundo de Atenas). Y es que desde esa época inician los orígenes del capitalismo “de aquellas modalidades del capitalismo prerracionalista conocidas en el mundo desde hace 4 milenios”, escribe Max Weber en sus Obras completas.

III. En el libro-capítulo VI, Aristóteles dice que “el fundamento básico del sistema democrático es la libertad… (cuya) característica es gobernar y ser gobernado por turno… en las democracias resulta que los pobres son más poderosos que los ricos, ya que son más, y la opinión de la mayoría es la autoridad soberana… existen varias formas de democracia e igualmente de los demás regímenes”. Con introducción de Miguel Candel Sanmartín, son 438 páginas que deben recorrerse detenidamente, tomar notas y subrayar lo que a cada quien le parezca sobresaliente de este texto investigado y escrito por el primer político mucho muy superior a Platón: el alumno superando al maestro, como corresponde en todo proceso pedagógico para pensar por sí mismo conforme a la divisa de Kant: “¡Atrévete a pensar!”. Así que la lectura y relectura de: Política, es parte formativa para comprender la política, lo político y al político, máxime si es en torno a la democracia y el republicanismo como proponía nada menos que Nicolás Maquiavelo, el recreador de ese tríptico.

Ficha bibliográfica:

Autor:   Aristóteles

Título:   Política  (Con traducción de Manuela García Valdés)

Editorial:              Gredos (y otras ediciones)

Álvaro Cepeda Neri

[BLOQUE: MISCELÁNEO][SECCIÓN: EX LIBRIS]