Autor:

I. Ya me había topado antes con Samuel Johnson, conocido simplemente como el doctor Johnson (Lichfield, Staffordshire, 18 de septiembre de 1709-Londres, 13 de diciembre de 1784). Poeta y ensayista quien no es ni irlandés ni escocés, sino inglés de pura cepa, es una de las figuras literarias más importantes de Inglaterra; además de biógrafo, lexicógrafo y novelista es considerado por muchos como el mejor crítico literario en idioma inglés. Johnson era poseedor de un gran talento y de una prosa con un estilo inigualable. Británico europeisante, es decir, consciente de su hábitat continental, de esa Europa alumbradora de cultura en todas sus manifestaciones. Y creadora de, al menos, dos Revoluciones: la inglesa de 1688 y la francesa de 1789; en torno a las que han girado las demás. La estadunidense de 1774. Las latinoamericanas de los 1800 (las nuestras de 1810, 1854 y 1910). La rusa de 1917. Esta digresión no interrumpe el tema central de esta reseña, información a secas, sobre Samuel Johnson, de quien Angus Ross nos regala la mejor síntesis de su biografía, en el Diccionario de Literatura Anglosajona, de alianza editorial, traducción de Alberto Adell.

II. No es fácil dar con este autor, ya que son pocas sus obras vertidas al español y mínima parte de su voluminosa obra; y quien, con otros ingleses, creó un diccionario de la lengua inglesa. Editor de las obras de Shakespeare con base en la primera recopilación de un Shakespeare que dejó su trabajo casi sin importarle su destino inmediato. Pero el también periodista Samuel Johnson tiene a nuestra disposición sus tres maravillosos textos: Propuesta para imprimir las obras dramáticas, el “Prefacio” y las “Observaciones generales de William Shakespeare. ¡Qué manera de abrirse paso entre las creaciones shakespereanas! Y qué manera de abordar a los siete principales poetas de su país y del mundo: John Milton, Abraham Cowley, Matthew Prior, Jonathan Swift, Joseph Addison, Alexander Pope y Thomas Gray. Los más célebres: Milton, Swift y Pope (éste último autor del verso aquel: “Y Dios dijo sea la luz y fue Newton”). En esta obra, Johnson muestra su genio, su conocimiento poético y sabiduría para analizar los versos de esas poesías: El Paraíso Perdido de Milton. El memorable de Swift: Los Viajes de Gulliver. Y de Pope: Ensayo sobre el Hombre. Estos ensayos se han publicado en editorial Cátedra: Vidas de los poetas ingleses. En edición de Acantilado: Prefacio a Shakespeare, con traducción de Carmen Toledano.

III. Es un texto donde encontramos las características originales de Johnson; es decir, sus cualidades de explorar a los creadores más singulares de entonces. Y que siguen siendo actuales para ser leídos con la frescura de cuando fueron redactados. Por cierto, existe una biografía sobre Samuel Johnson realizada por James Boswell. Pero lo más importante es que hay que adentrarse en los escritos de Johnson para, a su vez, conocerlo a él mirando sobre los hombros de quienes analizó sin concesiones. Ya en otra reseña me ocupé del Prefacio al genio del teatro y de quien estamos recordando los 400 años de su nacimiento: William Shakespeare. Y en esta ocasión tenemos al periodista Johnson, del que da cuenta quien suscribe el prólogo a la recopilación que ahora presento: Gonzalo Torné (uno de los tres actuales traductores, con Antonio José Soria y Ernesto Castro). Este libro es para leerlo y aprender lo que es la ilustración literaria. Y nada como hacerlo en la reciente publicación.

Ficha bibliográfica:

Autor:   Samuel Johnson

Título:   Ensayos literarios

Editorial:              Galaxia Gutenberg, 2015

Álvaro Cepeda Neri

[BLOQUE: MISCELÁNEO][SECCIÓN: EX LIBRIS]