Autor:

La Comisión Nacional de los Derechos Humanos (CNDH) y la Oficina en México del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos (ONU-DH) hicieron un “llamado urgente” al Estado mexicano para que se abstenga de aprobar el proyecto de la Ley de Seguridad Interior que hoy se someterá a consideración de las Comisiones dictaminadoras del Senado de la República. Lo anterior, “atendiendo a sus obligaciones constitucionales y convencionales relativas a la preservación y defensa de los derechos humanos”.

 

A través de un comunicado conjunto, los organismos se manifestaron por la apertura de un “diálogo nacional sobre el modelo de seguridad en México bajo un esquema que, sin inhibir la actuación legítima del Estado, preserve y garantice los derechos fundamentales de las personas”. La Ley de Seguridad Interior permitiría que las Fuerzas Armadas realicen labores policiacas.

Pese a que ha habido modificaciones en el proyecto de Ley original, mencionan las instituciones,  el mismo sigue presentando aspectos “altamente preocupantes para la vigencia y respeto de los derechos humanos en México”.

Se pronunciaron por la “indispensable la materialización de una deliberación amplia, honesta e inclusiva que atienda de manera efectiva los múltiples señalamientos formulados, en el marco del respeto a la dignidad humana”, ante las manifestaciones en contra de dicha Ley; así como, las observaciones que hay en su contra.

La CNDH y la ONU-DH consideran que no existen las condiciones propicias para aprobar el Proyecto de Ley durante el proceso legislativo que termina el próximo viernes 15 de diciembre.

En tanto, organizaciones de la sociedad civil han convocado a una velada nocturna que partirá del Ángel de la Independencia al Senado de la República, para llevar a cabo una “clausura simbólica” del recinto legislativo y, así, manifestar su inconformidad ante esta Ley.

Érika Ramírez