Autor:

En la terna que están a horas de presentar los integrantes de la Comisión de Vigilancia de la Cámara de Diputados, para elegir al próximo auditor superior de la Federación, podría quedar nominado Alejandro Romero Gudiño, severamente cuestionado por su intervención en la tragedia de la mina Pasta de Conchos, que cobró la vida de 65 mineros el 19 de febrero de 2006.

Pasta de Conchos,

Según su perfil elaborado por órganos de inteligencia del Estado mexicano, Romero Gudiño se desempeñaba entonces como director general de Inspección Federal del Trabajo, de la Secretaría del Trabajo y Previsión Social.

El documento, al que Contralínea tuvo acceso, refiere que, en ese carácter, “Romero emprendió una serie de acciones para proteger a Grupo México [dueño de la mina], en contubernio con los dirigentes del Sindicato Nacional de Trabajadores Mineros, Metalúrgicos y Similares de la República Mexicana, que dirige Napoleón Gómez Urrutia”.

Agrega que este fuerte aspirante a encabezar la Auditoría Superior de la Federación fue el encargado de emitir el dictamen que exoneró a la empresa del magnate Germán Larrea.

En dicho dictamen, indica, “se establecía que Grupo México no tuvo ninguna responsabilidad legal en las explosiones ocurridas en la mina Pasta de Conchos”.

Además, ese dictamen “no avaló la realización del rescate de los 65 mineros que quedaron atrapados en esa mina, amparado en un dictamen realizado por encargo suyo por el Foro Consultivo Científico, resolución que fue duramente criticada no sólo por los familiares de las víctimas sino por amplios sectores de la población”.

No obstante lo anterior, el perfil apunta que Alejandro Romero es apoyado en sus actuales aspiraciones por el priísta Manlio Fabio Beltrones y legisladores del PRI.

Nancy Flores

Comments

comments

 

Leave a Reply