Autor:

El relator especial de la Organización de las Naciones Unidas sobre la Situación de los Defensores de Derechos Humanos, Michel Forst, condenó el asesinato de Silvestre de la Toba Camacho, presidente de la Comisión de Derechos Humanos de Baja California Sur.

Michel Forst

El relator especial de la Organización de las Naciones Unidas sobre la Situación de los Defensores de Derechos Humanos, Michel Forst. Foto: Cuartoscuro

Forst llamó al gobierno mexicano a instrumentar mecanismos de protección para personas defensoras en riesgo, incluyendo a quienes trabajan en instituciones nacionales y estatales de derechos humanos.

De la Toba Camacho fue asesinado el 20 de noviembre pasado. Durante el ataque su hijo también falleció, y su hija y su esposa resultaron severamente lesionadas.

“Condeno, en los términos más enérgicos, el asesinato de Silvestre de la Toba Camacho, y expreso mi profunda indignación por el ataque a su familia”, afirmó el relator.

“Hago un llamado a las autoridades estatales y federales para que garanticen que la investigación sea exhaustiva y que los perpetradores sean llevados ante la justicia”, agregó.

El relator Forst recordó que, tras su misión a México en enero de este año, llegó a la conclusión de que uno de los principales retos del país era terminar el ciclo de impunidad actual, indica el comunicado de la ONU.

Según el relator, “la mejor manera para garantizar la seguridad de los defensores de derechos humanos es llevando a las personas que intentan hacerles daño ante la justicia”.

Para Forst, “las instituciones nacionales de derechos humanos juegan un rol crucial en la protección de los derechos humanos. Por ello, los gobiernos deben de asegurar la existencia de mecanismos de protección que garanticen que quienes trabajan en ellas puedan ejercer sus funciones de una manera segura y autónoma.”