Autor:

La imagen de Mark Zukerberg con cinta pegada en la cámara y micrófono de su computadora nos recuerda que nadie tiene la privacidad asegurada.