Autor:

La agencia antidrogas estadunidense –la Drug Enforcement Administration (DEA)– señala que los remanentes de la otrora Organización Beltrán Leyva siguen operando de manera independiente y muchas veces en confrontaciones directas entre sí.

Beltrán Leyva

En su más reciente informe, 2017 National Drug Threat Assessment, la DEA identifica dentro de estos grupos a Los Rojos y Guerreros Unidos, que asolan el estado de Guerrero. Ninguno de estos reductos de los Beltrán Leyva puede acceder al mercado estadunidense por sí solo y necesita de la alianza con otros cárteles, generalmente enemigos del de Sinaloa.

En el documento se recuerda que los Beltrán Leyva fueron originalmente una escisión del Cártel de Sinaloa. Los hermanos, Arturo, Carlos y Héctor Beltrán Leyva y sus redes de asociados de tráfico de drogas se separaron del cártel del Chapo en 2008.

Los hermanos Beltrán Leyva hoy están muertos o detenidos, pero los restos de su organización continúan operando en varias partes de México, como Guerrero, Morelos, Nayarit y Sinaloa. “Si bien estos grupos escindidos funcionan de manera autónoma, todavía se los considera bajo el manto general de la Organización Beltrán Leyva, aunque a menudo entran en conflicto entre sí”.

El informe de la DEA señala como subgrupos de los Beltrán Leyva a Los Rojos, los Guerrero Unidos, la Organización Chapo Isidro y Los Mazatlecos. Están aliados con el Cártel de Jalisco Nueva Generación, el Cártel de Juárez y Los Zetas para acceder a los corredores de contrabando de drogas a lo largo del suroeste de Estados Unidos. Trafican principalmente marihuana, cocaína, heroína y metanfetamina, y mantienen centros de distribución en Phoenix, Los Ángeles, Chicago y Atlanta.

En el documento sólo se identifica como líderes a José Luis Ruelas Torres y a Fausto Isidro Meza Flores.