Autor:

El Sistema Nacional Anticorrupción está destinado al fracaso porque no busca atacar el peor escenario de la corrupción: la captura del Estado, que genera masivas y recurrentes violaciones a los derechos humanos.