Autor:

La Auditoría Superior de la Federación (ASF) encontró que cientos de contribuyentes han encontrado un modus operandi para evitar pagar impuestos, tan perjudicial como los son la evasión y la elusión. Éste consiste en dar de baja a sus empresas y crear nuevas, cuando las primeras ya están endeudas con el fisco.

ilegal

El hallazgo se dio al auditar los créditos fiscales controvertidos con sentencia a favor del Servicio de Administración Tributaria (SAT). De los cuales, en 2016 el SAT omitió cobrar más de 7 mil 560 millones 304.8 mil pesos, revela el más reciente informe de la ASF.

Y es que de la muestra auditada (por 7 mil 726 millones 836.5 mil pesos), la autoridad fiscal sólo logró cobrar el 2.2 por ciento (166 millones 531.7 mil pesos). Pero en ese ejercicio, el SAT debió recuperar 10 mil 913 millones 230.2 mil pesos, que es el total de créditos fiscales que ganó.

Para el máximo órgano de fiscalización de México, la poca efectividad de la autoridad se debe, sobre todo, a ese modus operandi creado para no pagar impuestos:

“Algunos contribuyentes, de manera intencional, establecen estrategias mediante las que, paulatinamente, disminuyen sus operaciones comerciales y las trasladan a otras empresas; de tal forma que, cuando la autoridad fiscal, finalmente puede proceder a cobrar el crédito fiscal, no tengan operaciones ni bienes sobre los que se pueda realizar su cobro, prácticas que afectan al fisco federal con efectos similares a la elusión o la evasión fiscal.”

La problemática en la recuperación de dichos créditos, refiere la ASF, es que la autoridad fiscal llega a un punto en el ya no está en posibilidad de lograr el cobro.

Ello, porque los contribuyentes se declaran en insolvencia, principalmente por dos escenarios: el primero, “la antigüedad que llegan a tener los adeudos”; y el segundo, “el tiempo que se lleva gestionar el pago de una omisión de contribuciones, como se verificó en la revisión practicada, en la que se identificaron créditos fiscales en los que transcurrieron de 10 hasta 20 años para ser dados de baja, sin cobro alguno, o incluso, aún siguen activos en proceso de investigación de bienes”.

Por ello, la Auditoría Superior recomendó al SAT que “incorpore a su Programa Anual de Mejora Continua las acciones que ha implementado para atender las causas que influyen negativamente en la gestión oportuna del cobro de los créditos fiscales vinculados a juicios con sentencia definitiva favorable a ese órgano desconcentrado. Específicamente, con la muestra revisada en 2016, por 7 mil 726 millones 836.5 mil pesos, la autoridad fiscal cobró 166 millones 531.7 mil pesos, que representaron el 2.2 por ciento de la muestra, y los restantes 7 mil 560 millones 304.8 mil pesos, equivalentes al 97.8 por ciento, no se materializaron como un ingreso para el fisco federal, al no lograrse su cobro”.

Nancy Flores