Autor:

De los 32 exdesgobernadores que han parido los sexenios de Fox, Calderón y Peña, ya 14 de ellos están en las redes. Son del Partido Revolucionario Institucional (PRI) y del (Partido Acción Nacional (PAN), a reserva de los que están en capilla del Partido de la Revolución Democrática (PRD); los tres partidos que se han repartido las gubernaturas como botín. Y nos falta esculcar a tres o cuatro e incluso, cinco, que se han puesto la Banda Presidencial: Salinas, Zedillo, Fox, Calderón… y Peña; porque sospechamos –o yo sospecho– que al nadar en el pantano de la corrupción, se embarraron, tanto como lo hicieron antes Miguel Alemán, López Mateos, Díaz Ordaz, Echeverría, López Portillo (“¡Agarren a López por pillo!”, rezaba la cartelera teatral) y De la Madrid, al que John Andersson pilló con más de 600 millones de dólares –de aquellos tiempos– y que luego el columnista Manuel Buendía ahondó en la investigación hasta que fue asesinado, como hasta la fecha ocurre contra los periodistas que cumplen con su deber de investigar, informar y criticar.

Duarte

Ya necesitamos someter a un deslinde de responsabilidades por ladrones, al menos, a los tres últimos de la lista (basta ver el periodismo de investigación de hechos de Raúl Olmos y Valeria Durán: Fox: negocios a la sombra del poder; editorial Grijalbo). Y es que desde la cúspide del presidencialismo, seguido por sus empleados, en Petróleos Mexicanos (Pemex), la Comisión Federal de Electricidad (CFE), las secretarías del despacho presidencial, sobre todo CT, Hacienda, Energía, Gobernación, Sedesol, Semarnat, la Consejería Jurídica de Los Pinos, Sagarpa, Salud, SEP, STPS, Turismo, Conagua, ISSSTE e IMSS, la pesca con antifaz ha sido y es una veta que conduce a la cueva, ahora de Atlacomulco, superior y más rapaz que la de los 40 ladrones de Alí Babá, porque cada seis años los rateros llevan a cabo puntualmente aquello del año de Hidalgo: ¡chingue a su madre el que deje algo!.

La lista de los 14 exdesgobernadores está encabezada por Javier Duarte, el priísta que negoció en la cúpula, cuando Peña fue a Guatemala, estando el veracruzano preso, que respetaran a Karime, su esposa, quien vive como reina en Londres con millonaria fortuna en libras y dólares. Y le sigue el panista-calderonista: Padrés. Y el otro Duarte de Chihuahua. Granier de Tabasco, Reyna de Michoacán. Borge de Quintana Roo. Yarrington y Hernández de Tamaulipas. Medina de Nuevo León. Sandoval de Nayarit. Reyes de Zacatecas. Vallejo de Michoacán. Anguiano Moreno de Colima y Herrera Caldera de Durango. Ahí está el texto de Misael Zavala (El Universal, 9 de octubre de 2017). Y falta el de Oaxaca: Cué y su pandilla; Fidel Herrera de Veracruz.

Está más que claro que no podremos arrancar de raíz las corrupciones hasta no sentar en el banquillo de los acusados, como presuntos responsables de mil y una atrocidades y rapiñas, a la plaga de funcionarios hampones que encabeza el presidente de nuestra República; misma que está necesitada, más bien urgida, de otra restauración (consultar de Daniel Cosío Villegas: La República restaurada; edición Taurus, Clío; y de Benito Juárez: Manifiesto de 1867, editor Miguel Ángel Porrúa, 2017).

No hay un desgobernador en los últimos 70 años que no haya robado, como lo siguen haciendo solapados por la impunidad que se prodigan unos a otros. Se han enriquecido y hasta son exitosos empresarios; siendo los primeros en la lista los presidentes que imitan autoritariamente a Porfirio Díaz y como rateros a Santa Anna. Perversos comportamientos que representan las dos caras del presidencialismo; y que han sido peor que los sismos, huracanes y terremotos que han azotado a nuestro territorio. Si no suprimimos esas conductas rateriles, no podremos como nación recobrar el auténtico camino del republicanismo sustentado en la democracia representativa vía la democracia directa en las urnas; y atenta, con protestas y críticas al lado de las libertades de prensa, para evitar al máximo que nos desgobiernen pandillas de las delincuencias organizadas en torno a los poderes públicos.

Álvaro Cepeda Neri

[BLOQUE: OPINIÓN][SECCIÓN: CONTRAPODER]