Autor:

Integrantes de la organización Frentes Unidos en Defensa de Tepoztlán fueron reprimidos el pasado 2 de noviembre. El plantón que mantienen en defensa del Corredor Biológico Ajusco Chichinautzin fue desalojado con uso excesivo de violencia, señalan afectados.

Represión en TepoztlánDe ello responsabilizan al gobierno municipal que encabeza Lauro Salazar Garrido y al expresidente municipal Gabino Ríos. Ambos, indican, armaron un “grupo de choque” para intimidarlos y algunos manifestantes incluso fueron golpeados.

Los afectados indican, además, que les fueron robados dos bocinas, sillas, dos camionetas, parte del acopio para los damnificados de Morelos (medicamentos, artículos de higiene, herramienta, ropa). También se llevaron la propaganda en defensa del Corredor Biológico.

Frentes Unidos en Defensa de Tepoztlán resiste desde hace más de 5 años la imposición del megaproyecto de ampliación de la autopista La Pera-Cuautla, en el municipio de Tepoztlán, Morelos, obra encabezada por el gobierno federal, a través de la Secretaría de Comunicaciones y Transportes. Ésta inició en abril pasado y ya devastó parte del Corredor.

Ubicado en la entidad que gobierna el perredista Graco Ramírez (donde abarca 12 municipios), en el Estado de México (un municipio) y en la Ciudad de México (dos delegaciones), el Corredor fue salvaguardado desde el 30 de noviembre de 1988. Desde entonces, su superficie de 65 mil 721 hectáreas se declaró Área de Protección de Flora y Fauna, que incluye los Parques Nacionales Lagunas de Zempoala (4 mil 562 hectáreas) y El Tepozteco (23 mil 286.51 hectáreas).

Este último, además, está amparado desde la década de 1930, gracias al decreto presidencial que establece la creación del Parque Nacional El Tepozteco, emitido por el general Lázaro Cárdenas. Una protección que, sin embargo, de nada ha servido para frenar la expansión de la autopista que promueve la SCT en sociedad con el gobierno de Morelos.

La lucha por la defensa del Corredor Biológico Ajusco Chichinautzin forma parte de la Campaña Nacional de Defensa de la Madre Tierra y el Territorio, que aglutina 97 movimientos de resistencia civil y pacífica contra proyectos “de despojo y depredación contra la tierra y el territorio” .

De acuerdo con la activista Angélica Ayala Galván, la autopista La Pera-Cuatla afecta unas 25 mil hectáreas. “Pasa por todo el centro de Tepoztlán, por las comunidades de Ixcatepec y Santiago Tepetlapa”.

La ampliación de la autopista cuenta con un presupuesto de 1 mil 200 millones de pesos, indicó la SCT en febrero pasado. A través de un boletín de prensa, en el que anunció el reinicio de la obra, la Secretaría aseguró que esos trabajos “no” afectarán el Área Natural Protegida, porque serán vigilados por la Procuraduría Federal de Protección al Ambiente, la Secretaría de Medio Ambiente y Recursos Naturales y la Comisión Nacional de Áreas Naturales Protegidas.

Represión en Tepoztlán