Autor:

Los sismos de septiembre confirman el repudio ciudadano hacia gobernantes, partidos políticos y legisladores, y serán un factor decisivo del proceso electoral de 2018

Enrique Peña Nieto

La catástrofe de los sismos de septiembre, con su secuela de muertos, heridos y damnificados, confirma la desconfianza ciudadana en el gobierno, los partidos políticos y legisladores, genera nuevos activos de organización y evidencia la falta de un sistema nacional de protección civil, consideran académicos y expertos en seguridad nacional.

El catedrático de la Facultad Latinoamericana de Ciencias Sociales (Flacso), Nicolás Lazo Otero sostiene que los sismos tendrán más consecuencias que las visibles, no sólo se demolerán edificios para construir otros, sino además afectarán la economía del país, a la sociedad y la política mexicana, y serán un factor determinante para la elección presidencial del 2018.

“El presidente Peña Nieto, los partidos políticos y los legisladores han sido los peor avaluados en su desempeño desde mucho antes de los sismos y ahora los sismos los han puesto al borde del abismo y contribuyen para que caigan”, subraya el doctor en ciencias políticas.

Precisa el especialista que antes de los sismos ya había un ambiente social antipolítico en el que la sociedad en general, periodistas y líderes de opinión criticaban a los partidos políticos porque consumen muchos recursos, a los legisladores de ineficientes y a los funcionarios de irresponsables y corruptos.

“Más allá de lo electoral, vamos a ver un gran cuestionamiento a la capacidad administrativa del gobierno federal, gobiernos locales y su conducta moral saldrá a flote por la corrupción como el mayor mal de la sociedad, así como el tema de quién va a administrar los recursos de la reconstrucción y cuyo desenlace serán cambios en la administración pública federal y local”, enfatiza.

La tercera encuesta nacional ciudadana de GIA-ISA sobre la percepción sísmica (realizada entre el 8 y 11 de septiembre y el 22 y 23 de septiembre a mil 436 personas en entrevistas presenciales y vía telefónica en las cinco entidades del país más afectadas), resultó que menos del 1 por ciento de los entrevistados dijo que donaría al gobierno y 25 por ciento que han donado a la Cruz Roja.

En medio de esa desconfianza total al gobierno y parcial a la Cruz Roja, hay muchas instituciones que son vistas con desconfianza por los ciudadanos, con excepción de las universidades, “vamos a ver si esta crisis de confianza se profundiza y qué efectos va a tener en la capacidad de gobernar de los funcionarios”, señala Lazo Otero.

Sin embargo, precisa que aunque la gente desconfía de las instituciones públicas, frente a la tragedia de los sismos el 63 por ciento de los capitalinos entrevistados aprueba el trabajo del jefe de gobierno de la Ciudad de México, Miguel Ángel Mancera, y el 55 por ciento el de Enrique Peña Nieto, aunque aclara que no se registró un aumento en el nivel de aprobación de ambos políticos.

Respecto a las propuestas de los partidos políticos de renunciar al financiamiento público y eliminar la figura de los diputados plurinominales, el catedrático de la Flacso apunta que es un paso importante que ha dado la sociedad en un ambiente contrario a las organizaciones partidistas.

De acuerdo con Lazo Otero, maestro en sociología por el Colegio de México, el modelo de campaña electoral y el financiamiento público se acabaron como se conocieron antes del 19 de septiembre, sea por la renuncia de los partidos políticos a ellos o por una reforma legal.

Frente Ciudadano

“Vamos a ver a los legisladores acordando una reforma constitucional para modificar los montos de financiamiento a los partidos políticos y la desaparición o reducción de los diputados plurinominales, una figura que la gente ve con buenos ojos que desaparezca”, apunta.

Sin embargo, acota que será difícil que desparezca por completo el financiamiento a los partidos políticos y la figura de los diputados plurinominales, luego de que la constituyente de la Ciudad de México decidió que el 50 por ciento de los diputados sean plurinominales, lo cual apunta a un consenso entre los partidos de mantener el sistema mixto en la Cámara de Diputados.

Para el doctor en ciencias políticas por la UNAM, Emilio Vizarretea Rosales, los estragos de los sismos es un asunto que pone en riesgo la seguridad nacional y debe resultar no solo en asuntos de protección civil, sino valorar de qué tamaño es el castigo ante la demanda ciudadana de casos ejemplares que han violentado la ley y abusado del derecho.

“En el ámbito de la seguridad pública, nacional e interior, la tragedia de los sismos es una oportunidad para hacer un exorcismo de los demonios de quienes tienen la responsabilidad de tomar decisiones, porque no solo es un tema de gobierno, sino de la sociedad, cuya participación está más allá de los legisladores, gobernadores y partidos políticos, y eso ha logrado calar en cierta medida”, subraya.

Vizarretea Rosales estima que la desgracia le dio una gran concentración de poder en la toma de decisiones al presidente Enrique Peña Nieto, “pero no sé si de eso haya que preocuparse, y si toma decisiones adecuadas tampoco hay que descartarlo, pero ahora el mandatario tiene la opción de tratar directamente con los grupos antisistema de la Coordinadora Nacional de Trabajadores de la Educación (CNTE) en Oaxaca y Chiapas, a quienes prometió construir sus casas en menos de un mes”.

Lo anterior es atípico, dice, en virtud de que se trata del mismo lugar, el mismo estado (Oaxaca), donde una semana antes de los sismos hubo cohetones y bazucazos, y donde el gobierno federal ahora estaría esgrimiendo el guante blanco y removiendo las bases sociales en la zona.

Incluso, subraya el experto en seguridad nacional, las circunstancias de la tragedia permiten al presidente tomar ciertos controles y decidir incluso quién podría ser su candidato a la Presidencia de la República.

En ese sentido, explica que la coyuntura de la catástrofe favorece al gobierno en general y al presidente Peña Nieto en particular, quien se convirtió en un elemento activo con una capacidad mediática de reflectores en el manejo de su imagen y su mensaje ha logrado penetrar los rincones más difíciles de la geografía territorial, y en particular de la geografía electoral.

“Y si a eso se suma el retiro de los recursos a los partidos políticos se vuelve en una desventaja darwuiniana, en la que sólo los más fuerte sobrevivirán. La propuesta del PRI de desaparecer los diputados plurinominales es brutalmente dura para las estructuras de los partidos, en la que sólo los que tengan bases en el gobierno podrán hacer algo muy limitado debido a la fiscalización de los recursos públicos”, agrega.

El efecto político en la CDMX

Mientras tanto, en la Ciudad de México los sismos dejan tocados a quienes ejercen el gobierno, “ni modo que se responsabilice a Peña Nieto de lo que ocurre en la capital”, arguye Vizarretea Rosales. Vaticina que incluso Mancera podría ser el fiscal federal en lugar de aspirar a la Presidencia de la República.

Escuela sismos

Considera que si el electorado mantiene la memoria en 8 meses tendría suficiente tiempo para modificar su voto. Además, podría haber un cambio en la redistribución del poder si Ricardo Monreal acepta ir por el PRI o por el verde, si Alejandra Barrales se mantiene en el pacto, en un escenario en el que el único que sale perjudicado es Andrés Manuel López Obrador.

Por otra parte, dice el experto en seguridad nacional, Ricardo Monreal le quitaría entre 1 millón y 1.5 millones de votos a López Obrador (AMLO), lo cual considera que son muchos sufragios dada la diferencia con que, por ejemplo, se gana la Presidencia de la República.

De tal manera que la coyuntura obliga a reconocer que la necedad en política es mala consejera y AMLO tiene que recuperar las banderas en las que sus seguidores creían: la honestidad valiente, la compra de votos, la manipulación, etcétera. “Le están ganando hasta las propuestas en una batalla que va a hacer muy compleja”, considera.

El panorama cambia en la Ciudad de México, pues en el terreno de la competencia política la izquierda está rebasada y no tiene una propuesta integral, argumenta.

Nicolás Lazo Otero explica que en lo inmediato, lo que el electorado está viendo en la Ciudad de México, es por ejemplo en Tlalpan, con Claudia Sheinbaum, a quien podrían fincarle responsabilidades, “pero hay que hacer notar que los tres últimos delegados de Tlalpan han sido de Morena y hay que ver a quien le atribuyen la responsabilidad jurídica de la tragedia en el colegio Rébsamen, al gobierno, al PRD o a la delegada, lo cual es importante electoralmente”.

“Los damnificados, la gente vulnerable tiende a buscar no quién se las hizo, sino quién se las pague, y de las cinco delegaciones más afectadas tres son de Morena, una perredista y una panista, quizás el electorado de la ciudad que era pro Morena gire esa preferencia hacia otro partido o en un candidato independiente, pero sin duda tendrá un desenlace en el que uno, dos o tres partidos van a pagar los platos rotos”, puntualiza.

En medio de la destrucción y reconstrucción en su primera fase, AMLO anuncia un fideicomiso con recursos del partido, qué percepción va a dominar, la que promueve AMLO de renunciar a sus recursos o la de sus adversarios de que se trata de una forma simulada de clientelismo. Creo que va a prevalecer la de AMLO porque es un político muy popular, pero no lo sabremos hasta que haya mediciones confiables y así podrían ver partido por partido.

El terremoto va a impactar en los candidatos, pero es muy pronto saber en qué medida, se requiere trabajo de campo, pero seguro les va a afectar. La gente descalifica por igual a todos los partidos políticos y todos los candidatos, y posiblemente se incline por un candidato independiente, no sabemos si eso va a pasar, pero se abre una oportunidad para estos candidatos.

Por otro lado, el catedrático de la Flacso desestima que los sismos aseguren la victoria del PRI, partido que la tiene muy difícil antes del sismo y después del sismo. No creo que los sismos pongan de nuevo a las puertas de Los Pinos al PRI, dada su puntuación tan baja que tenía de un 18 por ciento, quizá obtenga un 4 o 5 por ciento más y eso mismo ocurre con los demás partidos.

Considera que el único partido que podría tener una ganancia o caída mayor es Morena, porque ha construido una imagen diferente a la de los corruptos anteriores y es probable que lo que cada partido pierda, de tres a cinco por ciento de intención del voto, Morena gane unos 15 puntos. O al revés, que este partido pase al núcleo de los partidos corruptos y pierda algunos puntos.

Por el momento es muy pronto para especular, hay que esperar las encuestas de los efectos del sismo, pueden ocurrir muchas variables, el sismo y sus efectos suelen ser impredecibles.

Finalmente, en el plano económico Lazo Otero estima que la destrucción de casas es muy grave y se requieren miles de millones de pesos, equivalente a lo que se construye a nivel nacional en un año, pero pasarán un par de años o más para poder ver a ciudades como Juchitán como estaban antes de los sismos.

¿Qué hacer?

Emilio Vizarretea alerta que la experiencia sísmica obliga a establecer estructuras de gobierno más sólidas en el ámbito de protección civil, no solo en la parte militar, que cuente con recursos, tecnología de punta, capacitación. “Que nadie titubee frente a la tragedia. El riego sigue y vendrá el ajuste, los señalamientos, las críticas, incluso el modelo de reconstrucción que deberá ser de antología que el proceso electoral va a demandar en 8 meses”.

Además, dice, habrá que hacer una investigación para ver qué tipo de empresas y arreglos mal habidos con las autoridades locales para deslindar responsabilidades, ya que hay evidencias de que se están pisoteando los acuerdos con las inmobiliarias y constructoras, y hay un derroche de recursos.

Frente al desajuste y la descompensación se requiere repensar la protección civil y la necesidad de estar preparados. Se ha detectado lo que falta, no es un asunto de voluntarismo, debe haber un grado de control y vigilancia de las construcciones por parte de la sociedad civil y se requiere institucionalizar la protección civil, la profesionalización en todos los niveles y llevarlo a las escuelas como una materia obligatoria.

Contralínea 560 / del 09 al 15 de Octubre de 2017

Comments

comments

 

Leave a Reply