Autor:

En la delegación Cuauhtémoc, de la Ciudad de México, agentes y abogados de empresas inmobiliarias habrían empezado a rondar los edificios derrumbados y en alto riesgo de colapsar, denuncian vecinos. Éstos temen que en medio de la tragedia, se les despoje de sus propiedades incluso mediante expropiaciones.

Según las autoridades, en la demarcación colapsaron 14 inmuebles y 191 resultaron gravemente afectados por el sismo de 7.1, ocurrido el pasado 19 de septiembre.

En la lista oficial se encuentra el edificio ubicado en la calle de Cozumel número 52, colonia Roma Norte, que alberga 27 departamentos de uso habitacional.

[contextly_auto_sidebar]

Respecto de éste, el señor Luciano Martínez –quien representa a los residentes– señala que se cuenta con un informe privado de inspección post-sísmica que indica que no hay daño estructural severo, por lo que se recomienda su apuntalamiento.

No obstante, indica, la delegación a través de su área de Protección Civil no ha emitido el permiso para la obra, con el argumento de que el lugar está a punto de colapsar.

Los vecinos, dice Martínez, exigen pruebas de que el edificio corre un riesgo inminente. “No queremos morir ahí adentro, pero tampoco queremos que se cometa una injusticia con nuestro patrimonio: si hay que tirarlo, reconstruirlo o sólo repararlo, pues que se haga, pero con evaluaciones serias”.

El afectado denuncia que en el lugar se han apersonado agentes y abogados de empresas inmobiliarias para recabar datos de los inmuebles, por lo que los vecinos temen que se esté preparando una ruta de despojo.

Señala que éstos han sido vistos por los afectados en oficinas de autoridades delegacionales, capitalinas y hasta federales, por lo que no descartan que las inmobiliarias intenten aprovecharse del momento y acaparar las áreas afectadas.

“Entendemos que hay mucha urgencia en otros lugares y que muchas personas tienen que ser rescatadas aún. No estamos pidiendo recursos públicos, sólo que nos dejen apuntalar el edificio. Eso es algo que se tiene que hacer en cualquier escenario, incluso en el de la demolición. Las autoridades deberían ser diligentes ante la emergencia y con todos los afectados.”

Nancy Flores