Autor:

Comité Ejecutivo Nacional Democrático del SNTE en Lucha*

En aproximadamente 18 meses se ha despedido a más de 120 maestros de educación básica y media superior, muchos de ellos con más de 20 años de experiencia frente a grupo. Este hecho es contrario a la política educativa de otros países de primer mundo, en donde se valora a los maestros, se premia su trabajo y se invierte un presupuesto elevado en educación pública. En contraste, en México el gobierno federal de Enrique Peña Nieto y, en este caso, el del estado de Querétaro, encabezado por Francisco Domínguez Servien, menosprecian, desprecian y violentan a los maestros.

maestros despedidos send-snte

Las decisiones de ambos gobiernos han tenido un primer impacto: el hacinamiento de niños y niñas en grupos que superan los 40 alumnos por aula. La saturación de grupos es una consecuencia de la cancelación de turnos vespertinos y el cierre de escuelas completas. Todo porque, en el argumento de la nueva normativa de la reforma educativa, no se justifican los maestros en dichas escuelas. Esto resulta contrario incluso al discurso del secretario de Educación, Aurelio Nuño, de garantizar la inclusión educativa y la educación para los niños. No sólo se dejaron de construir nuevas escuelas, sino que ahora se ejecuta el despido ipso facto, a todas luces ilegal, de 88 maestros la semana pasada (y 32 en los meses previos), violando los derechos y garantías que otorga la carta magna.

En ese sentido es totalmente valido hacer la reflexión del discurso gubernamental en materia educativa en favor de la educación pública, cuando la realidad es que comunidades enteras del estado de Querétaro han salido a las calles a defender a sus maestros. Tales son los casos de Tequisquiapan, El Marqués, San Juan del Río, Jalpan, Pedro Escobedo y otras. Son pueblos y ciudades en donde alumnos y padres de familia se han movilizado para exigir la reinstalación de los maestros y han expulsado a funcionarios de la Unidad de Servicios Educativos para la Educación Básica en el Estado de Querétaro (USEBEQ) cuando éstos han arribado a las escuelas con la intención de desplazar a los maestros sin algún procedimiento judicial previo.

El lunes 21 de agosto se presentaron varias situaciones atípicas en alrededor de 80 escuelas. Hubo casos de directores que de manera empática y amable dieron a conocer sus compañeros docentes que habían recibido la orden de no permitirles el ingreso ni firmar la hoja que acredita a los compañeros la asistencia a sus centros de trabajo; otros directores impidieron la entrada a las escuelas a estos profesores bajo el argumento de tener órdenes de no dejarlos pasar. En el mejor de los casos, algunos directores les permitieron el ingreso, con el anuncio de que a partir de ese momento ya no estaban considerados en la plantilla de personal de ese centro de trabajo. Todo ello sin previa notificación judicial.

La escuela pública se ha sostenido de manera histórica debido a tres grandes pilares: alumnos, padres de familia y profesores. Si el Estado persiste en desarticular esta lógica, la esencia de la escuela pública pierde su esencia y su materia de trabajo. Sin embargo esta política de saqueo y privatización de la escuela pública, de la neocolonización de la educación y de la incertidumbre laboral busca acabar con la escuela pública y los derechos de los trabajadores docentes.

Los maestros y padres de familia exigen la reinstalación de los maestros ilegalmente despedidos de Querétaro y del país. También, que se ponga fin a la persecución política en contra de los maestros que resisten dignamente a la evaluación punitiva.

 

Comité Ejecutivo Nacional Democrático del SNTE en Lucha*

*Movimiento del Magisterio Democrático Nacional

Destacado:

maestros, querétaro

Contralínea 555, del 4 al 10 septiembre de 2017portada-contralinea-555-fb