Autor:

Las nuevas formas de esclavitud afectan a miles de migrantes, sobre todo de origen africano. Narcotráfico y prostitución son las principales actividades de trata. Tan sólo en el comercio sexual se calcula que hay 4.5 millones de personas afectadas en el mundo

Roma. La mayoría son mujeres, y también hay muchos niños y adolescentes; los más provienen de África, casi todos huyendo de la miseria, los conflictos armados y sociales, todos marcados por una travesía por tierra y mar de explotación y abusos.

Historias de esperanzas coartadas por el fraude, el engaño, que los arrojan al tráfico de drogas y la prostitución, trabajar para otros bajo amenazas y coacciones.

Víctimas de trata humana que para muchos comienza  de manera “voluntaria” cuando contraen una deuda con el traficante, que les promete traer a puerto seguro a este lado del mundo.

La Organización Mundial del Trabajo (OIT) reconoce 4.5 millones de personas que sufren de explotación sexual, que muchas veces comenzó por la promesa de un delincuente al que se le entregó dinero y también sueños a cambio de llevarlos a una “mejor vida”.

Igual estima la OIT en unos 21 millones los hombres, mujeres y niños subordinados al capricho de los empleadores o intermediarios que procuraron un contrato y las “facilidades” de la movilidad del país de origen al de destino.

La Convención de las Naciones Unidas contra la Delincuencia Organizada Transnacional, realizada en diciembre del año 2000 en Palermo, Italia, acogió, entre otros protocolos, el de la lucha contra la trata de personas, que entró en vigor el 25 de diciembre de 2003 y fue ratificado por más de un centenar de países, comprometidos a prevenir y combatir ese flagelo.

A 17 años de la presentación y a 14 de la aprobación de la llamada Convención de Palermo, el último informe de la ONG Save de Children en Italia, recientemente publicado, señala cuán complejo es adentrarse en la naturaleza sumergida de este crimen y las dificultades en la identificación de las víctimas y los delincuentes. Mientras, apuntó, el número de niños involucrados en este fenómeno está creciendo a un ritmo constante.

“Pequeños esclavos invisibles 2017” es el título del estudio de la reconocida organización no gubernamental, el cual presenta en toda su crudeza la creciente presencia, signada por un mayor flujo migratorio, de menores víctimas de la trata y de la explotación sexual en Italia.

Save de Children señaló que en este país, en 2016, las víctimas de la trata en programas de protección fueron 1 mil 172, entre ellos 954 mujeres y 111 niños y adolescentes, el 84 por ciento niñas.

Las víctimas menores de 18 años son básicamente de Nigeria, con el 67 por ciento, y la práctica más presente y con tendencias de crecimiento es la explotación sexual.

Señala además que un trabajo de sus unidades móviles en 2016 y en los primeros seis meses de 2017, muestra un número cada vez mayor de niños de nacionalidad nigeriana y rumana obligados a la prostitución callejera.

El monitoreo sacó a relucir también un aumento significativo de los niños de Bangladesh y Egipto, que terminan en el circuito de explotación laboral y las actividades irregulares, tales como la venta de drogas y la prostitución.

De igual modo, miles de menores eritreos en tránsito en Italia también corren el riesgo de caer atrapados en virtud del lento proceso de reubicación.

Mientras se enfrentan las dimensiones del fenómeno, sobre todo en su componente sumergido, la trata y la explotación de los menores en la calle crece a un ritmo alarmante, precisa el documento.

El estudio presenta una valoración sobre el último mapa nacional de las víctimas de la trata, elaborado en mayo de este año por la red de actores y auspiciado por la Plataforma Nacional Antitrata.

En una sola noche se identificó, según el texto, la presencia en las calles de 3 mil 280 personas, víctimas reales o potenciales, entre ellos 167 niños o adolescentes presuntas o víctimas de la trata.

La encuesta abarcó 50 provincias de 93 y 11 ciudades metropolitanas, además se acumuló información de 93 áreas territoriales diferentes, que involucraron a 19 regiones.

bound hands

La investigación añade que la presencia masiva de menores explotados en la calle está demostrada también por las diversas investigaciones realizadas por la policía del estado.

Señala las pesquisas de numerosas fiscalías con resultados investigativos que muestran una ramificación del fenómeno en casi todas las regiones del territorio italiano.

El expediente, en particular, explora los datos y perfiles de los grupos más vulnerables y expuestos en Italia, las funciones y responsabilidades de los explotadores o delincuente que dirigen el tráfico y la trata hacia y en este país, y la alarma planteada en particular por algunos territorios.

El contingente de extranjeros menores no acompañados que llegan por vía marítima a Italia en el 2016 supera numéricamente el doble de los registrados en 2015, con 25 mil 486, y aumentó más aún en el primer semestre de 2017.

Se confirmó que son grupos de niños y adolescentes que están más expuestos a diferentes formas de trata y la explotación en Italia.

Las niñas nigerianas traídas acá con el engaño y obligadas a prostituirse ocupan las mayores cifras, seguidas de un número creciente de menores procedentes de Europa Oriental.

De igual modo niños bengalíes víctimas de explotación laboral, y considerados “en tránsito” en Italia con aspiraciones de continuar viaje hacia el norte de Europa, son, de hecho, las víctimas más frecuentes de un negocio criminal que en el mundo mueve miles de millones de dólares, el segundo ingreso después del tráfico de droga de las organizaciones criminales.

En ese negocio, según la propia fuente, Europa tiene al menos 12 mil 760 delincuentes adultos o sospechosos acusados, de ellos 3 mil 187 mujeres.

En Italia, aunque las pruebas de campo de Save the Children muestran un número mayor, son 324 los adultos sospechosos o acusados de delitos relacionados con el tráfico o explotación, en su mayoría hombres, de origen rumano 89, nigerianos 85 e italianos 47.

La era del Cibertráfico

Según estudios de la Comisión Europea, retomado por Save de Children en su dossier, cada vez más se utiliza Internet para la contratación de los servicios para las víctimas y la publicidad de sus “ofertas”.

Pruebas reunidas por ese ente confirman que las nuevas tecnologías como los teléfonos móviles, son cada vez más importantes, tanto en la contratación como en el control de las jóvenes víctimas.

También, acotó,  está registrado que en otros países de la Unión Europea muchas de las víctimas de explotación sexual y laboral son reclutadas en línea a través de las redes sociales y mensajerías.

El monitoreo del ente internacional pudo constatar que varios menores egipcios, bangladesíes y eritreos fueron atraídos a Italia por los delincuentes en línea, con la oferta de regalos y dinero a cambio de favores sexuales.

Una vía para mantenerlos controlados  y seguir sus movimientos es a través de los teléfonos móviles.

Pequeños esclavos invisibles

“Pequeños esclavos invisibles 2017” muestra datos, imágenes e historias contadas por las propias víctimas cargadas de engaño y dolor en torno al tráfico y la explotación grave de los niños y adolescentes en Italia.

El documento, de 98 páginas divididas en cinco capítulos, además de ofrecer información detallada de la vulnerabilidad de las víctimas, muestra evidencias de las conexiones entre las nuevas tendencias de la migración y los vejámenes de que son víctimas los menores de edad.

En particular hay una mirada detenida en los principales problemas en torno al tema en Ventimiglia, Roma y Calabria, donde el fenómeno alcanza “rasgos alarmantes”, con perfiles de los que cada día se aprovechan de los menores.

El estudio hace referencia a programa de asistencia diseñado para garantizar una protección específica y eficaz, los recursos financieros existentes e incluso a la ley 199 de 2016 sobre medidas para contrarrestar el fenómeno del trabajo no declarado, la explotación laboral en la agricultura, además del programa de Emergencia, Asistencia e Integración Social aprobado el mismo año.

Incluye recomendaciones, entre otros, para los ministerios de Interior y Justicia, y al gobierno le reclama definir “sin demora la aplicación de la Ley 47/2017 y en particular su Artículo 17, relacionado con la asignación de recursos para garantizar una protección adecuada y asistencia a los niños víctimas reales y potenciales de la trata.

Save the Children, organización internacional que desde 1919 lucha para salvar vidas de niños y darles un futuro, realizó su dossier “Pequeños esclavos invisibles” con el propósito declarado de “restaurar una imagen fiel de la cadena de la delincuencia” y que sea “útil para estructurar un plan de acción política y programática contra este delito aberrante”.

Silvia Martínez/ Prensa Latina

[LÍNEA GLOBAL]

 

 

Contralínea 552 / del 14 al 20 de Agosto de 2017

Comments

comments