Autor:

El Centro de Investigación Científica y de Educación Superior de Ensenada encabeza el proyecto científico de agricultura de precisión, que emplea drones para elaborar mapas de suelo y evaluaciones periódicas de fisiología de viñedos y olivos en Valle de Guadalupe, Baja California.

En esa zona vitivinícola opera el 87 por ciento de las empresas mexicanas del sector, refiere el Consejo Nacional de Ciencia y Tecnología (Conacyt) al citar datos de la Secretaría de Agricultura, Ganadería, Desarrollo Rural, Pesca y Alimentación.

Este proyecto –financiado por el Fondo Sectorial de Investigación Conacyt-Inegi– ha determinado que “la topografía de la zona de cultivo es uno de los factores de mayor incidencia para determinar las propiedades del suelo y la vulnerabilidad de las plantas a la sequía”.

La agricultura de precisión combina el uso de vehículos aéreos no tripulados, conocidos como drones, y estudios fisiológicos de las plantas en campo, que analizan la acidez y la cantidad de materia orgánica en el suelo, refiere el Conacyt.

Nancy Flores