Nuestros lectores

Autor:

Demandan excarcelación de anarquista Fernando Bárcenas

Fernando Bárcenas Castillo de 22 años, está preso en el Reclusorio Norte desde el 13 de diciembre de 2013, cuando fue detenido durante una protesta contra el alza a la tarifa del Metro y sentenciado a 6 años de prisión por ataques a la paz pública y asociación delictuosa ante la quema de un anuncio publicitario, aun cuando durante su proceso penal se le negaron las supuestas garantías procesales a las que en teoría toda persona tiene derecho. Puesto que, desde su ingreso al penal, Fernando ha animado diversos proyectos culturales y educativos –entre los que destacan la formación de una biblioteca y la edición de un periódico–, en represalia las autoridades de la institución lo han relegado continuamente a zonas de castigo.

Denunciamos que, desde septiembre de 2016, fecha en la que Fernando participó en una huelga de hambre junto con tres compañeros, también detenidos en el contexto de manifestaciones políticas, la institución lo ha mantenido en aislamiento, causando serios daños a su integridad física y emocional. Demandamos a las autoridades del Reclusorio Norte que Fernando Bárcenas sea sacado de la zona de castigo y reubicado inmediatamente. Exigimos respeto a su vida y el cese a las agresiones en su contra. Hacemos responsable a las autoridades del Reclusorio Norte, en particular al director, Enrique Serrano Flores, y al Estado mexicano de cualquier daño moral o físico que pueda sufrir Fernando Bárcenas, quien es uno de los rehenes que el Estado mexicano posee para justificar su discurso de garante de la seguridad de la sociedad, cuando lo único que ejerce contra ésta es una violencia generalizada.

Finalmente, le recordamos al Poder Judicial del Distrito Federal que Fernando Bárcenas ya ha cumplido el lapso de sentencia requerido para obtener su libertad anticipada, por lo que exigimos que se le respete este derecho y sea excarcelado.

Asociación Espoir Chiapas, Francia; Adherentes a la Sexta de Barcelona, Estado Español; Comité de Solidarité avec les Peuples du Chiapas en Lutte (CSPCL), Paris, Francia; Mario Luna Romero, Vícam, Sonora; Adriana López Monjardín, profesora del Posgrado en Antropología Social, Escuela Nacional de Antropología e Historia (ENAH); Luz Olivia Domínguez Prieto, jefa del Posgrado en Antropología Social, ENAH; Isaura Rosas Reinhold, maestra en biología, Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM); Luis de la Peña Martínez, profesor, ENAH; Sandra Odeth Gerardo Pérez, profesora, ENAH; Carolina Concepción González González, profesora, La Paz, Baja California Sur; Amaury Jiménez Mora, estudiante, La Paz, Baja California Sur; Elvira Nava y Courrech; Malú Huacuja del Toro, escritora; Florentino Moreno Beltrán, Movimiento Magisterial Jaliscience; Ramona Avilés Gómez, La Paz, Baja California Sur, miembro del Comité Ejecutivo Nacional Democrático (CEND), sección 3 del Sindicatp Nacional de Trabajadores de la Educación (SNTE) en Lucha; doctor Emmanuel Gómez García, médico ortopedista; Daniel Alejandro Mekler, músico universitario, La Paz, Baja California Sur; Gerardo González Pereyda, técnico A del CEND del SNTE en Lucha, Michoacán; Alejandro Etiel Gerardo Pérez, estudiante, Facultad Ingeniería, UNAM; Elia Baltazar; Verónica Canchola; Eduardo Pineda Pineda; Fernando Caamaño Uribe; Enrique González González; Gonzalo Amozurrutia Nava; Diego Amozurrutia Nava; Unitierra Puebla; Erika González Esquivel; Lizbeth Zambrano Villalobos, escenógrafa; Julio Itzayán Anaya López, estudiante de posgrado, ENAH; Nuria Ramírez Solano, estudiante de posgrado, ENAH; Juliana Vanessa Maldonado, Centro de Investigaciones y estudios Superiores en Antropología Social (CIESAS); José Roberto Romero Navarro, ENAH; Lourdes Janett Gallardo Robles, CIESAS

Por movilización social liberan a integrantes del FNLS, dice

El 26 de junio se anunciaron los trabajos de la exhumación del compañero Humberto Morales Sántiz, de escasos 13 años de edad, originario de la comunidad del Carrizal, municipio de Ocosingo, estado de Chiapas; fue torturado y ejecutado extrajudicialmente, por el grupo-banda paramilitar Los Petules. Este grupo está protegido por el Estado policiaco-militar para seguir cometiendo crímenes de lesa humanidad contra el pueblo.

Se cumplieron cuatro meses el 28 de junio del presente año y nada de respuesta del Estado; sólo la represión, hostigamiento, tortura, desapariciones forzadas contra los compañeros integrantes del Frente Nacional de Lucha por el Socialismo (FNLS), como el caso del compañero Fidencio Gómez Sántiz, detenido-desaparecido y el asesinato político de Héctor Sántiz López.

La necropsia de nuestro compañero Humberto se realizó en el Servicio Médico Forense (Semefo), de la ciudad de Tuxtla Gutiérrez. Se partió desde la comunidad El Carrizal, el día 27 de junio por la mañana, con una marcha-caravana que acompañaba sus restos. La manifestación se topó con un bloqueo en la carretera federal, por lo que tuvo que dar vuelta por otra vía, llegando a Tuxtla a las 23 horas. El trabajo del Equipo Argentino de Antropología Forense inició el 28 de junio a las 10 de la mañana. Sin embargo, los peritos que estaban nombrados o comisionados por la Procuraduría General de Estado, de manera intencionada, llegaban tarde y entorpecían el trabajo aun cuando ya existía un horario para el inicio de la necropsia de ley.

Además, en las instalaciones de la Semefo no tenían el aparato de rayos X, situación que retrasó aún más los trabajos periciales. Quedó clara la actitud del Estado de no estar de acuerdo para que se hiciera la investigación del crimen cometido del cual es responsable. La política de Estado es seguir sometiendo al pueblo trabajador y para ello es seguir fortaleciendo el desarrollo político-económico de los grandes empresarios nacionales e internacionales.

El 29 de junio, a las 8:40, una comisión del FNLS nos encontrábamos manifestando y repartiendo volantes sobre el caso de nuestro compañero Humberto en las inmediaciones de la caseta ubicada en Chiapa de Corzo. Minutos después fuimos desalojados violentamente por la policía: el Mando Único, la Policía Federal, Estatal y Fuerza Civil. Al lugar llegaron más de 100 elementos. Uno de ellos se colocó a la orilla de la carretera y apuntó hacia nosotros con un arma de alto poder. Dos de ellos se acercaron hasta donde estábamos, tomando fotos para intimidar. Los compas se acercaron a la policía con la intención de dialogar y dar a conocer los motivos de nuestra presencia y en ese momento llegó en un camión Dina un grupo mucho más grande de policías. Se bajaron y de inmediato se lanzaron contra nosotros sin decir ninguna palabra, llegaron con golpes, empujones y disparando cartuchos de gas lacrimógeno contra nosotros; a dos de los compas, Gumersindo y Ollin, se los llevaron arrastrando y golpeando; a otros dos, a la compañera Adriana la tenían rodeada y a Roberto igual.

Mientras al compañero Carlos lo venían correteando, yo intenté defenderlo del policía, por lo que me persiguen. A unos metros me alcanzaron y como venían muchos me agarraron, me aventaron dos patadas, una en el tobillo izquierdo y otra en la mera rodilla izquierda, me querían tumbar, todavía alcance a sostenerme, me dieron un golpe con el escudo en el brazo izquierdo y un puñetazo en la cara; entre seis policías me llevaban jalando y de ahí me llevaron donde estaba la patrulla, uno de ellos me iba agarrando del cuello y dos en los brazos y en el cinturón. Llegando a la patrulla 40037 decían: “Súbete, hijo tu chingada madre”. Como me tenían agarrado de los dos brazos y por el golpe que me dieron no podía subirme; entre más me sometían menos podía sostenerme. En ese momento aprovechan para quitarme mi mochilita tipo portafolio que contenía una funda de una cámara canon, una memoria de 2 Gb, una cartera que contenía 800 pesos en efectivo, recurso que me habían dado los compañeros para mi pasaje de regreso, mi identificación que me acredita como vicepresidente del Comité de Derechos Humanos de la Huasteca y Sierra Oriental (CODHHSO) así como mi credencial de elector.

Es un robo lo que cometieron los dos policías, porque me di cuenta a donde botaron mis cosas, fue en la cabina y todavía les reclamé, les exigí que me dieran mi mochila, él me dijo “cuando llegues allá se le entregara”. En la detención fuimos 13 compañeros, entre ellos cuatro mujeres, íbamos custodiados por seis policías en cada patrulla, nos trasladaron a la Fiscalía de Chiapa de Corzo donde fuimos sometidos y amenazados sicológicamente. Cada 15 minutos pasaban conmigo, me pedían datos de dirección y nombre completo, estuvimos 2 horas en pleno solazo.

Después un ministerial nos preguntó si veníamos golpeados o lastimados. Se le dijo que sí, el respondió “tenemos un médico de la misma corporación, los va a atender, vayan pasando uno por uno”. El médico legista confirmó que estaba golpeado, minimizando mis lesiones.

A las dos horas u hora y media de estar en el sol, nos llevaron a todos adentro de la fiscalía. Una vez entrando ahí, llegó un hombre moreno vestido de civil, supuestamente policía ministerial, encomendado por su jefe de la misma corporación para tomarnos datos; a uno de los compas lo agarró por separado aprovechando que éste no entiende español claramente; nosotros le dijimos que por qué estaba tomando datos si ya nos los habían tomado varias veces, él contestó que era para tener conocimiento de cuántos éramos los detenidos.

En la entrevista ante el Fiscal, cada uno de nosotros nos reservamos el derecho a declarar; todavía estuvimos buen rato en la Fiscalía esperando la resolución; los abogados continuaban en diálogo con el jefe de esa institución cuando entraron como 30 policías y sin ninguna explicación nos sacaron a los detenidos, uno por uno, yo me quede al último porque no estaba seguro si los abogados sabían de nuestro traslado que fue a las 00:52 horas. Finalmente fuimos trasladados a las oficinas de la FGJ del estado de Chiapas, a la que llegamos a la 1:30 horas aproximadamente.

Fuimos liberados exactamente a las 14 horas, no sin antes firmar la boleta de libertad con nombre completo y firma de puño y letra de cada uno de nosotros. Al salir, nuestros compañeros ya nos estaban esperando afuera de la fiscalía.

Fue la exigencia de nuestra libertad por parte de organizaciones solidarias y personalidades que se combinó con la movilización y acciones políticas de masas que desarrollaron nuestros compañeros en los estados donde hay presencia del Frente Nacional de Lucha por el Socialismo como se logró nuestra libertad.

Combativamente

Francisco Antonio Hernández Domínguez, vicepresidente CODHHSO

Invitan a conmemorar 100 años de monseñor Romero

El próximo 15 de agosto diversas organizaciones y colectividades celebraremos los 100 años del nacimiento de Oscar Arnulfo Romero.

Las causas por las que él luchó y motivo por el que le arrebataron la vida con un vil asesinato, están vigentes. La pobreza, la desigualdad, el gran contraste entre quienes poseen la riqueza de nuestros pueblos, a quienes se les ha arrebatado, allí están. La violencia, la expulsión y desplazamiento de miles de mujeres y hombres de todo el mundo cada día es mayor. El Salvador, y casi toda Centroamérica, sufre los estragos de la voracidad de las trasnacionales en complicidad con gobiernos que se someten a sus exigencias.

Este pueblo latinoamericano continúa defendiendo lo que le pertenece, pero la maquinaria de un sistema capitalista neoliberal y patriarcal es depredador y nunca puede calmar sus ansias de poseerlo todo. Por lo tanto, al recordar la vida de Romero nos damos cuenta que el sueño de construir una sociedad justa, y solidaria allí está.

Si en los tiempos de Romero habían surgido movimientos civiles y armados para recuperar la soberanía de los pueblos, hoy más que nunca a 37 años de su Pascua, la realidad nos grita que busquemos juntos nuevos caminos y surja de nuevo la solidaridad entre comunidades y pueblos de América Latina, para impedir que la embestida de los actuales dueños del mundo,  se empeñe en  arrebatarnos lo que es nuestro.

Proponemos una Jornada  Cívico-Político- Cultural  de conmemoración del Centenario de Romero, a través del arte, la difusión, el debate, actividades que nos sensibilicen, nos impulsen, nos lancen sin miedo y seguros de que es “nestra hora”. Ya no podemos esperar…

Entrada libre.

Actividades:

25 de julio (11horas). Lanzamiento de la Jornada por el Centenario de Monseñor Óscar Arnulfo Romero y Galdámez. Lugar: Cencos (Medellín 33, Roma, Cuauhtémoc, Ciudad de México).

25 de julio (17horas). Participación en el programa de radio Voces del Periodista, ABC Radio, 760 de AM.

26 de julio (17horas). Proyección de la película Romero (1989). Lugar: Ágora del Centro Universitario Cultural (CUC, Odontología, 35 Copilco-Universidad, Coyoacán, Ciudad de México).

5 de agosto (16:30 horas). Proyección de la película Romero (1989). Lugar: Institución Javeriana (Maple, 43, Santa María Insurgentes).

12 de agosto (17 horas). Celebración Ecuménica en la Parroquia Anglicana de la Sagrada Familia (Oriente 87, 2426, Emiliano Zapata, Gustavo A Madero, Ciudad de México).

12 de agosto. Acto Cultural en Guadalajara (Parroquia Anglicana San Marcos, Chichimecas, 836, Prados Providencia, Guadalajara).

15 de agosto. Encuentro Cultural por los 100 Años de Monseñor Romero en Casa de la Solidaridad (Patricio Sanz, 449, Del Valle Norte, Benito Juárez, Ciudad de México).

[NUESTROS LECTORES]

Contralínea 549 / del 24 al 30 de Julio de 2017

Comments

comments