Autor:

El exgobernador de Veracruz, Javier Duarte de Ochoa, debe ser juzgado por los crímenes de lesa humanidad que ocurrieron durante su mandato, exige el Movimiento por Nuestros Desaparecidos en México. En especial por las decenas de desapariciones, asesinatos y violaciones graves a los derechos humanos en los que incurrió su administración.

Integrado por más de 49 colectivos de familias de personas desaparecidas en México y Centroamérica, el Movimiento denuncia que la Procuraduría General de la República (PGR) ha sido incapaz, incluso, para juzgarlo por los delitos de delincuencia organizada y lavado de dinero.

La organización señala que durante su mandato desaparecieron al menos 665 personas,  según el Registro Nacional de Personas Extraviadas o Desaparecidas. Sin embargo, indica, “la cifra es mucho mayor si consideramos que desde mediados de 2014, al menos la Fiscalía de Veracruz dejó de reportar adecuadamente los casos de desaparición; para 2015, sólo se registraron ocho casos y un caso 2016”.

En un comunicado de prensa, agrega que “la gravedad de la situación de las desapariciones en Veracruz se refleja en el descubrimiento de fosas clandestinas por colectivos de familias de personas desaparecidas”.

El Movimiento recuerda que “los delitos internacionales no prescriben, como lo es la desaparición forzada, y mucho menos cuando se constata como ataque generalizado y sistemático contra la población civil. Prueba de ello son las fosas, como una radiografía de los crímenes de lesa humanidad que pretenden enterrar”.

Para las familias que integran el Movimiento, “Duarte expresa la inmunidad con la que cuentan gobernantes estatales y federales que han sumido a México en terror y muerte. La impunidad en Veracruz es un reflejo de la situación que existe en el país, que deja en evidencia que a las autoridades no les interesa esclarecer, investigar y castigar a los responsables de las violaciones graves a los derechos humanos cometidos en México y proporcionar justicia a las miles de víctimas y familiares de personas desparecidas”.

Nancy Flores