Autor:

La Fuerza Aérea Mexicana inicia este 10 de julio el ejercicio militar AMALGAM EAGLE 2017, en territorio y espacio aéreo mexicanos, junto con el Comando Norte de Estados Unidos (USNORTHCOM, por su sigla en inglés) y el Comando Norteamericano de Defensa Aeroespacial (NORAD, por su sigla en inglés). 

Los ejercicios se desarrollarán hasta el jueves 14 en la Base Aérea Militar 18, ubicada en Hermosillo, Sonora. La delegación estadunidense está encabezada por Joseph Bonet III, jefe de la División de Ejercicios Conjuntos del NORAD y del USNORTHCOM. También se encuentran representantes de otras tres agencias de Estados Unidos: la Federal de Aviación, la de Seguridad de Transportes y la de Aduanas y Protección Fronteriza.

De acuerdo con un comunicado de la Secretaría de la Defensa Nacional (Sedena), la delegación mexicana está conformada “por personal” de la Fuerza Aérea, la Secretaría de Gobernación, la Dirección General de Aeronáutica Civil, los Servicios de Navegación del Espacio Aéreo y la Policía Federal.

En los ejercicios participan aeronaves equipadas para la detección e intercepción “que permitan la reacción y el fortalecimiento de los vínculos de coordinación entre los participantes, desarrollando sus actividades desde diversos puntos y con pleno respeto a la soberanía de cada país, operando cada quien en su territorio, haciendo la entrega del blanco en la Frontera”.

Entre los objetivos formales de estos ejercicios militares se encuentran “obtener un concepto operacional común del ámbito aéreo internacional” entre la Sedena, el USNORTHCOM y el NORAD. Además, “emplear inteligencia para conducir operaciones y la interdicción aérea contra objetivos aéreos que puedan ser declarados sospechosos, ilícitos o de amenaza”.