Autor:

En Puebla, este 6 de julio fue asesinada una mujer transexual que trabajaba en un bar como mesera. Ese mismo día, organizaciones civiles denunciaron ante la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) que seis personas de la comunidad lésbico, gay, bisexual, trans e intersexuales (LGBTI) son asesinadas cada mes en México por su orientación sexual o identidad de género.

Las organizaciones expusieron por primera vez la discriminación a la que se enfrenta la comunidad LGBTI, al participar en la audiencia 163 del periodo extraordinario de sesiones de la Comisión, que se lleva a cabo en Lima, Perú.

“De enero de 2014 a diciembre de 2016, 202 personas LGBTI, o percibidas como tales, fueron asesinadas en México, presuntamente, por la orientación sexual, la identidad o expresión de género de las víctimas. En promedio, esa cifra significa 67 asesinatos por año y alrededor de seis al mes”, indicaron.

Según las organizaciones, “del total de homicidios señalados, 108 correspondiron a mujeres trans (travestis, transgénero y transexuales), 93 a hombres gays u homosexuales, y uno relativo a mujeres lesbianas. De acuerdo con Letra S, 2016 fue el primer año en el que el número de mujeres trans asesinadas fue mayor al de hombres gays”.

Por ello, Asistencia Legal por los Derechos Humanos, Balance, Centro de Apoyo a las Identidades Trans, Clóset de Sor Juana, Equis Justicia para las Mujeres, Fundación Arcoiris, Las Reinas Chulas Cabaret y Derechos Humanos, Letra S, México Igualitario, Red de Juventudes Trans México y Sin Fronteras solicitaron la visita a México del relator de la CIDH sobre el tema.

Y es que en la sesión señalaron que México “ocupa el segundo lugar a nivel mundial, sólo por debajo de Brasil, en cuanto al mayor número de homicidios por prejuicio respecto de la identidad o expresión de género de las personas. Estos crímenes, no dan lugar a ninguna investigación o son objeto de investigaciones viciadas, guiadas por estereotipos y prejuicios”.

De acuerdo con las organizaciones, “la violencia a lesbianas y mujeres bisexuales se refleja en violencia sicológica, física, patrimonial, económica, sexual, entre otras y es el resultado de la perpetuación y replicación de estereotipos”.

Agregan que “a esto se suma la violencia contra las y los defensores de derechos LGBTI, ya que de los crímenes denunciados, sólo el 2 por ciento  son resueltos y del 98 por ciento restante no existe siquiera averiguación previa”.